Receta Roscón de Reyes casero

Se acercan los Reyes Magos y no hay mejor manera que celebrar un día tan señalado como disfrutando de un Roscón de Reyes. Como no hay nada mejor ni más rico que comerse algo hecho por nosotros mismos les dejamos aquí, paso a paso, la receta para conseguir un roscón tradicional en pocos y sencillos pasos:

Ingredientes Receta Roscón de Reyes casero

650 gramos de harina de fuerza
250 ml de leche tibia
30 gramos de levadura fresca
120 gramos de azúcar
120 gramos de mantequilla
2 huevos y 1 yema
10 gramos de sal
2 y media cucharadas de agua de azahar
Piel rallada de 1 limón grande y 1 naranja

Para decorar el Roscón:

Frutas escarchadas al gusto
Azúcar
1 huevo batido
Una naranja
Figuritas horneables

Cómo hacer un Roscón de Reyes casero, paso a paso

En primer lugar mezclamos la leche tibia con 2 ó 3 cucharadas de harina de fuerza. A continuación agregamos la levadura fresca desmenuzada y lo removemos todo junto. Dejamos tapado para que fermente entre un cuarto de hora y veinte minutos en un lugar cálido.

Una vez la masa de arranque ha fermentado en un recipiente grande agregamos el resto de la harina y poco a poco el resto de ingredientes como son el azúcar, la ralladura de limón y naranja, sal, leche, 2 huevos, azúcar, la masa de arranque fermentada, el agua de azahar y, como último paso, la mantequilla. Todo ello lo removeremos hasta que hagamos una masa homogénea.

Ahora es el paso de espolvorear harina sobre una superficie lisa para amasar. Cada vez que sea necesario le añadiremos más harina para poder ir haciendo la forma de bola a la masa. Una vez esté bien amasada la guardaremos tapada con unos paños húmedos durante alrededor de dos horas en un lugar cálido.

Ya tras esas dos horas, cuando nuestra masa se haya hecho el doble de grande la sacaremos y la colocaremos de nuevo en una superficie lisa con harina para volver a amasarla y darle la forma de nuestro roscón. En este caso, por las medidas que tenemos, podremos hacer dos roscones. Uno grande y otro pequeño o dos medianos.

Para hacer el agujero colocaremos los dedos y tendremos en cuenta que al hornear la masa el agujero menguará. Tras reposar una hora en un lugar cálido calentaremos el horno a 50 grados, lo apagaremos y los dejaremos dentro para que guarden la temperatura ideal.

Tras esto pintaremos nuestro roscón con huevo y lo decoraremos como nos guste ya sea con fruta escarchada, azúcar glass y lo agregaremos alguna figurita dentro del mismo. Una vez decorado y tras calentar el horno durante 20 minutos a 180 grados lo colocaremos unos 15 minutos. Hasta que veamos que este está dorado.

Cuando lo esté será el momento de cortarlos por la mitad y colocarles nuestro relleno preferido con nata, chocolate, nutella o lo que más nos guste. Tras este último paso ya solo queda colocarlo en un plato o fuente y servirlo tras la comida de Reyes para que toda la familia pueda disfrutar de uno de los platos más ricos y típicos de estas fiestas.

(Visitado 28 veces, 1 visitas hoy)
Compártelo

Deja un comentario