Receta de la tarta de queso y chocolate

Pocas cosas en el mundo hay más golosas que los postres y, dentro de estos, las tartas de queso y los postres que llevan chocolate como ingrediente principal.

Pues bien, aunque no es la versión más común existe una interpretación de la cheesecake que incorpora el chocolate como protagonista en una ideada para compartir y conquistar a partes iguales y que es tan fácil y sencilla como os mostramos a continuación.

Ingredientes tarta de queso y chocolate para 2 personas

1 huevo
200 gramos de queso crema
40 gramos de Yogur natural o queso fresco batido tipo quark o mascarpone
30 gramos de azúcar (solo para los más golosos)
100 gramos de chocolate negro de buena calidad
5 mililitros de esencia de vainilla
Una pizca de sal
5 gramos de cacao en polvo
Agua

Elaboración de la tarta de queso y chocolate para 2 personas

Lo primero que debemos hacer es sacar media hora antes todos los ingredientes de la nevera para que no estén fríos para la elaboración. A la par iremos precalentando el horno a 170 grados y engrasando un molde redondo de unos 15 centímetros de diámetro que, si podemos, lo forraremos de papel sulfurizado.

El siguiente paso consistirá en derretir el chocolate. Para ello, como siempre, echaremos mano de la técnica del baño maría para posteriormente dejarlo enfriar ligeramente.

Mientras se enfría echaremos el queso crema a un recipiente mediano al que también agregaremos el huevo, la vainilla, la sal y el azúcar, si es que nos gustan los postres golosos. Una vez todo en el recipiente lo batiremos lentamente hasta que nos quede una crema homogénea.

Ahora ya podremos agregar el chocolate derretido que mezclaremos poco a poco con unas varillas para evitar que le entre más aire. Batiremos hasta que nos quede una crema sin grumos.

Es en este momento cuando se le añade el yogur o algo más de queso si nos gusta cargada de este o los postres más espesos que de costumbre.

Toda esta mezcla irá a parar ahora al molde ayudándonos de una espátula para que quede la superficie plana y la mezcla bien repartida.

Después de hornear durante unos 50 minutos o, lo que es lo mismo, hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio o muy poco manchado. Y es que es mejor quedarse corto de cocción que pasarse en este postre.

Una vez la tengamos la dejaremos enfriar durante un par de hotas en la nevera antes de desmoldarla. Mientras podemos ir organizando el glaseado.

Para dejarla bien bonita lo ideal es mezclar un poquito de cacao en polvo con agua tibia hasta que todo quede bien espeso. Iremos jugando hasta que nos quede el tamizado como deseamos. Si este está demasiado amargo podemos agregar un pelín de azúcar.

Por último, recordar que también la podemos acompañar de helado, de frutos rojos, de mermelada o de nata, según lo que más nos guste. Si lo que buscáis es no pasaros con las porciones de tarta pueden llegar a salir hasta cuatro pequeñas porciones para acompañar con el café.

(Visitado 56 veces, 1 visitas hoy)
Compártelo

Deja un comentario