Tarta de la abuela

CategoríaMétodo cocciónEtiquetas

DificultadBásicoTiempo total45 mins

Receta casera de tarta de la abuela

Nuestro chef

Una de las tartas más fáciles de hacer y que más gustan es la famosa tarta de la abuela. Una elaboración tradicional que tiene en la galleta y el chocolate sus dos principales ingredientes y que resulta una excelente opción tanto para convertirla en una tarta de cumpleaños como para disfrutarla en cualquier otra ocasión.

Como suele repetir con este tipo de recetas cuyos orígenes se remontan a varios decenios atrás, existen distintas formas de realizarla, siempre partiendo de unos mismos ingredientes, para adaptarla a los gustos de cada comensal.

En este caso la que os traemos es la versión fácil con la idea de que todos los que alguna vez la hayan probado y deseen volver a degustarla, quieran volver a recuperar un sabor de la infancia o quieran estrenarse como resposteros apostando por una elaboración sencilla y sabrosa puedan saciar su apetito.

Dicho esto, vamos con el paso a paso para cocinar una estupenda tarta de la abuela para cuatro personas. Veras lo sencillo que puede resultar hacer este delicioso postre tradicional español.

Ingredientes

 150 g chocolate para tartas
 150 ml nata para montar
 1 l leche entera(y 100 ml extra para empapar las galletas)
 6 cucharada azúcar
 2 sobres de preparado para flan
 3 paquetes de galletas rectangulares o cuadradas

Cómo hacer Tarta de la abuela

1

En primer lugar cogemos un vaso del litro de leche y lo mezclamos con los dos sobres de preparado para flan y lo removemos hasta que se integre y no quede ningún grumo. El reto de la leche lo echaremos en un cazo con el azúcar que tendremos a fuego medio y, cuando la leche con el azúcar rompa a hervir, agregaremos la mezcla del preparado de flan y la leche restante. Cuando comience a hacerse espeso lo apartaremos del fuego.

2

Cogemos un plato y echamos esos 100 ml de leche extra que habíamos comentado en el apartado de ingredientes y ponemos a remojar las galletas. Coge un molde o recipiente y ves colocándolas en el punto previo a que se ablanden.

3

Poco a poco vamos haciendo una base de galleta hasta completar la totalidad de la superficie del recipiente. Cuando tengamos el primer piso, lo cubriremos por una capa de flan y, si sois golosos, de chocolate.

4

Para poder incorpoar el chocolate en cada piso fundiremos el chocolate para repostería en una olla. En cuanto esté totalmente derretido lo sacaremos del fuego y lo iremos colocando sobre cada piso. Si no somos tan golosos, lo reservamos únicamente para la cobertura de la tarta.

5

Sigamos un camino u otro, se trata de ir haciendo pisos, al menos tres, que concluirán con una capa de galleta sobre la que vertiremos la cobertura de chocolate.

6

La metemos en la nevera un par de horas y la tenemos lista para consumir. Así de fácil.

Ingredientes

 150 g chocolate para tartas
 150 ml nata para montar
 1 l leche entera(y 100 ml extra para empapar las galletas)
 6 cucharada azúcar
 2 sobres de preparado para flan
 3 paquetes de galletas rectangulares o cuadradas

Pasos

1

En primer lugar cogemos un vaso del litro de leche y lo mezclamos con los dos sobres de preparado para flan y lo removemos hasta que se integre y no quede ningún grumo. El reto de la leche lo echaremos en un cazo con el azúcar que tendremos a fuego medio y, cuando la leche con el azúcar rompa a hervir, agregaremos la mezcla del preparado de flan y la leche restante. Cuando comience a hacerse espeso lo apartaremos del fuego.

2

Cogemos un plato y echamos esos 100 ml de leche extra que habíamos comentado en el apartado de ingredientes y ponemos a remojar las galletas. Coge un molde o recipiente y ves colocándolas en el punto previo a que se ablanden.

3

Poco a poco vamos haciendo una base de galleta hasta completar la totalidad de la superficie del recipiente. Cuando tengamos el primer piso, lo cubriremos por una capa de flan y, si sois golosos, de chocolate.

4

Para poder incorpoar el chocolate en cada piso fundiremos el chocolate para repostería en una olla. En cuanto esté totalmente derretido lo sacaremos del fuego y lo iremos colocando sobre cada piso. Si no somos tan golosos, lo reservamos únicamente para la cobertura de la tarta.

5

Sigamos un camino u otro, se trata de ir haciendo pisos, al menos tres, que concluirán con una capa de galleta sobre la que vertiremos la cobertura de chocolate.

6

La metemos en la nevera un par de horas y la tenemos lista para consumir. Así de fácil.

Tarta de la abuela
Compártelo

Deja una respuesta