Print Options:

Risotto de setas casero

Yields1 ServingTiempo total45 mins

Si hay un rissoto clásico, ese es el de setas. Un plato que forma parte de la gastronomía italiana y que poco a poco se ha ido asentando como un habitual en muchas casas españolas al tratarse de una elaboración tan sencilla de prepara como exquisita.

Si bien hay muchas recetas de rissoto de setas, hoy aquí os vamos a mostrar la receta clásica del rissoto de setas tradicional, por lo que si la seguís paso a paso podréis elaborar un rissoto tal y como se lo comen las familias en Italia.

La clave para conseguir que el rissoto de setas sea una auténtica delicia está, en primer lugar, en la elección del arroz, ya que este debe ser especial un arroz para rissoto como sucede con el fantástico arroz SOS Especial Risotto, ideal para conseguir un ese punto de melosidad que exige este plato de origen transalpino.

El segundo aspecto que debemos tener en cuenta para conseguir un rissoto de 10, para lo que es necesario conseguir un rissoto cremoso, es no dejar de dar vueltas al arroz durante su elaboración. Y es que, a pesar de lo que mucha gente cree, el rissono no se hace con nata ni requiere de nata para conseguir su máxima expresión.

 300 g arroz SOS Especial Risotto
 300 g setas
 150 g champiñones
 125 g queso parmesano rallado
 90 g mantequilla
 1 l caldo de pollo o verduras
 1 cebolla mediana
 aceite de oliva
 pimienta molida
 sal
 perejil
1

Ponemos a calentar a fuego lento el caldo. Mientras coge temperatura limpiamos y laminamos las setas y los champiñones, en el caso de que los tengamos enteros.

2

Pelamos y picamos a cebolla, en trozos pequeños o rallada. Cogemos una sartén, le echamos aceite de oliva y lo calentamos a fuego medio. Cuando esté le echamos la cebolla y la sofríamos agregándole un poquito de sal.

3

Sin dejar de remover, cuando veamos que empieza a dorarse le agregamos los champiñones y las setas y los salteamos salpimentándolos. Una vez veamos que están blandos le echaremos el arroz, que deberá cocer durante al menos dos minutos sin parar de remover para evitar que se pegue.




4

Es ahora cuando, poco a poco, iremos agregando caldo que tendremos caliente. Como mucho dos cazo a la vez dejando que se vaya consumiendo a fuego medio. Así hasta que nos quedemos sin caldo y se vea que el arroz está en su punto, pero no duro. Si hace falta más caldo, lo agregamos.

5

Cuando lo tengamos, lo sacamos del fuego, le echamos la mantequilla y el queso parmesano y vamos removiendo hasta que consigamos una pasta cremosa. Es importante recordar que si usamos un buen arroz para risotto como el SOS Especial Risotto no hará falta recurrir a la nata para que quede cremoso.

6

Una vez lo tengamos, le echamos un poquito de perejil picado por encima y lo servimos.