Hígado encebollado

CategoríaCocinaMétodo cocciónEtiquetas

DificultadBásicoTiempo total30 mins

Receta tradicional de hígado encebollado

Nuestro chef

Aunque muchos no lo sepan y crean que se trata de una elaboración puramente española, lo cierto es que el hígado encebollado es un plato que forma parte del recetario de familias de todo el mundo, siendo la principal razón la abundancia de hígados de res y de cebollas, los dos ingredientes principales de este exquisito estofado.

Las otras razones por las que prepara hígado encebollado en buena parte del globo son, lo económico que resulta hacerse con los ingredientes para cocinarlo y lo sencillo que resulta prepararlo, ya que en apenas media hora es posible conseguir un estupendo hígado estofado con cebolla.

Un plato tremendamente completo a nivel de nutrientes y con el que podemos conseguir que hasta los más pequeños de la casa disfruten degustándolo, ya que el punto jugosito en el que queda, así como el caldito que sueltan las verduras cocinadas suavizan muchísimo el sabor clásico del hígado.

Por todo ello, y también porque ya sois varios los que nos lo estabais pidiendo, nos hemos lanzado -no sin antes poner en práctica varias recetas- ofreceros la más sencilla y sabrosa para cocinar un riquísimo hígado encebollado para cuatro personas. Vamos a ello.

Ingredientes

 500 g hígado de res
 2 cucharadita sal
 ½ cucharadita pimienta negra
 4 cucharada aceite de oliva virgen extra
 4 cebollas
 1 diente de ajo
 200 g manteca de cerdo(o mantequilla si se prefiere)
 3 vasos de Oporto(o un vino dulce o blanco suave)
 1 pizca pimentón
 2 cucharada harina

Cómo hacer Hígado encebollado

1

Cogemos el hígado y, si no nos lo han cortado en la carnicería, los cortamos en filetes
o tacos los sazonamos con sal y pimienta y los reservamos.

2

Después pelamos las cebollas a tiras o aritos y pelamos el ajo y lo cortamos a laminitas.

3

Cogemos una sartén y calentamos la mitad del aceite y la manteca de cerdo. Cuando coja temperatura sofreímos los trozos de hígado durante un par de minutos moviéndolos bien para asegurarnos que se doran por todos los lados.

4

Cuando esté doradito lo sacamos y lo reservamos. Bajamos la potencia del fuego para ponerlo bajo y echamos el resto de aceite y manteca de cerdo junto a la pizca de pimentón. Es ahora cuando sofreímos las cebollas.

5

Cuando estén blanditas, volvemos a echar los trocitos de hígado frito, eso sí, después de pasarlos levemente por harina. Lo removemos todo hasta que el hígado y la cebolla queden como un todo y el punto de la carne sea jugoso y apetitoso.

6

Cuando esté apunto de estar listo para sacar, unos cinco minutos antes, echamos el vinito, cuando este se evapore, tendremos el hígado encebollado listo para devorarse.

7

Nuestra receta está lista. Quien guste puede acompañarlo de un puré de patata y verdra, de verduritas salteadas en aceite o de unos champiñoncitos con ajo. En cualquiera de estas formas estará delicioso.

Ingredientes

 500 g hígado de res
 2 cucharadita sal
 ½ cucharadita pimienta negra
 4 cucharada aceite de oliva virgen extra
 4 cebollas
 1 diente de ajo
 200 g manteca de cerdo(o mantequilla si se prefiere)
 3 vasos de Oporto(o un vino dulce o blanco suave)
 1 pizca pimentón
 2 cucharada harina

Pasos

1

Cogemos el hígado y, si no nos lo han cortado en la carnicería, los cortamos en filetes
o tacos los sazonamos con sal y pimienta y los reservamos.

2

Después pelamos las cebollas a tiras o aritos y pelamos el ajo y lo cortamos a laminitas.

3

Cogemos una sartén y calentamos la mitad del aceite y la manteca de cerdo. Cuando coja temperatura sofreímos los trozos de hígado durante un par de minutos moviéndolos bien para asegurarnos que se doran por todos los lados.

4

Cuando esté doradito lo sacamos y lo reservamos. Bajamos la potencia del fuego para ponerlo bajo y echamos el resto de aceite y manteca de cerdo junto a la pizca de pimentón. Es ahora cuando sofreímos las cebollas.

5

Cuando estén blanditas, volvemos a echar los trocitos de hígado frito, eso sí, después de pasarlos levemente por harina. Lo removemos todo hasta que el hígado y la cebolla queden como un todo y el punto de la carne sea jugoso y apetitoso.

6

Cuando esté apunto de estar listo para sacar, unos cinco minutos antes, echamos el vinito, cuando este se evapore, tendremos el hígado encebollado listo para devorarse.

7

Nuestra receta está lista. Quien guste puede acompañarlo de un puré de patata y verdra, de verduritas salteadas en aceite o de unos champiñoncitos con ajo. En cualquiera de estas formas estará delicioso.

Hígado encebollado
Compártelo

Deja una respuesta