La razón por la que Dani García cierra su 3 Estrellas Michelín

¿Qué puede llevar a un chef que lleva toda la vida en busca de la excelencia culinaria a anunciar el cierre de su restaurante emblema a los pocos días de recibir la tercera estrella Michelín? Esa es la pregunta que muchos de sus colegas y sus comensales se hicieron al conocer la noticia de que esta sería la última temporada del restaurante Dani García de Marbella.

La respuesta no es sencilla. Tanto es así que el malagueño no dudó en hacer público un vídeo en el que aireaba que su decisión le había costado una enorme bronca con su madre, quien le había retirado la palabra poco después de preguntarle que quién le había comido la cabeza para bajar la persiana del que es ya, por méritos propios, uno de los mejores templos de la gastronomía de España y Europa.

Sin embargo, la explicación, o mejor dicho, los argumentos aportados por el andaluz parecen haber acabado convenciéndola. Por un lado, el primero, más personal y por lo tanto más importante tiene que ver con la necesidad de afrontar nuevos retos, toda vez ha conseguido la máxima distinción que se le puede otorgar a un restaurante. Para Dani “no habrá nunca más una segunda primera vez” en la que disfrutar de las tres estrellas conseguidas. Sin embargo, sí que las habrá para otros proyectos.

Uno de ellos es BiBo, en Madrid, que ya está considerado como uno de los mejores locales de la capital de España. De hecho son varios los críticos que apuntan a que su primera estrella Michelín está más cerca que nunca y que, sino este año, llegará el siguiente. No obstante, no es lo prioritario para el chef ni para su grupo Dani García.

Su prioridad es servir la mejor comida a precios asequibles para todo el mundo. Si bien en BiBo el público objetivo medio sí que está por encima de la media, con un ticket medio de unos 60 euros, en Lobito de Mar y el que será su próximo proyecto, el steakhouse que ocupará el espacio que ahora lo hace el restaurante triestrellado, sí que están al alcance de todo el mundo.

Dani García se hace ‘hamburguesero’

Y es que Dani García, a la vez que anunciaba el cierre de su restaurante homónimo, anunciaba la apertura en su lugar de un templo de la carne especializado en hamburguesas con el que convertirse en una referencia de este tipo de comida no solo en Málaga, sino en toda España demostrando que también es capaz de hacer las mejores burgers del panorama patrio.

Cabe destacar que en su decisión también ha influido el tiempo y el dinero. Según sus propias palabras estaba dedicando más del 80% del tiempo a algo que no suponía ni el 20% de los ingresos de su grupo gastronómico. De ahí que sea el momento de dedicar más tiempo a aquello más rentable.

Por último, señalar que Dani García aprovechará parte de su nuevo tiempo libre en realizar ponencias de cocina y hacer las veces de embajador de su tierra, Andalucía.

Compártelo

Deja un comentario