Qué alimentos no contienen potasio

Mantener una buena alimentación es esencial para gozar de un buen estado de salud y, también, para ayudar a corregir algunos problemas que puedan ir surgiendo a lo largo de la vida.

Algo que podemos conseguir tanto incrementando el consumo de determinados componentes presentes en los alimentos como reduciéndolos en función de cuál sea la recomendación médica para cada caso en concreto.

Un buen ejemplo de ello es el potasio, imprescindible para mantener una buena salud, pero que tanto en exceso como en defecto puede llegar a provocar problemas de distinta consideración en nuestro organismo.

Y es que, aunque en la mayor√≠a de casos lo que existe es un d√©ficit de este componente en nuestro organismo que debe ser reparado a trav√©s del consumo de determinados alimentos en otras debe ser controlado, cuando no reducido para poder solventar alg√ļn problema de salud.

Cómo subir los niveles de potasio

A menudo escuchamos casos de personas cercanas que sufren hipocalemia. Es decir, que tienen niveles bajos de potasio. Una condici√≥n que suele acompa√Īar tanto a las personas suelen tener una presi√≥n arterial alta y necesitan mejorar sus niveles de potasio como a las personas que toman diur√©ticos y determinados medicamentos que provocan una p√©rdida de potasio.

A los hipocalémicos se les suele recetar la ingesta de plátanos, papayas, pasas, mangos, melón o peras, entre otros muchos alimentos altos en potasio, para mejorar su salud.

Cómo bajar los niveles de potasio

Justo en el otro lado de la balanza encontramos a los que son diagnosticados con hipercalemia por su elevado √≠ndice de potasio en el organismo. Algo que tambi√©n le sucede a los que sufren alg√ļn tipo de enfermedad o renal. A todos ellos se les prescrible m√©dicamente evitar la ingesta excesiva de los alimentos antes mencionados y la inclusi√≥n de aquellos que contienen niveles bajos de esta sustancia.

En el caso de las personas que sufren nefropatía, para que puedan evolucionar en el menor tiempo posible de su insuficiencia renal les recomiendan que no superen la ingesta de entre 1.500 y 1.600 miligramos de potasio al día. Cantidades que gran parte de los alimentos que tenemos incorporados en nuestra dieta diaria superan con creces.

Es por eso que es importante saber qué alimentos contienen un índice bajo de potasio en contraposición a los enumerados más arriba. Veamos, pues, cuáles son los principales alimentos que deben consumir las personas que por cuestiones médicas deben limitar la cantidad de potasio que ingieren diariamente.

Alimentos con bajos niveles de potasio

Frutas con niveles de potasio bajos:

Hasta 120 miligramos por 100 gramos de fruta: Manzana, pera, sandia, ar√°ndanos rojos y azules y mandarina.
Entre 120 y 200 miligramos por 100 gramos de fruta: Melocotón y limón.
Sobre de 200 miligramos por 100 gramos de fruta: Naranja, ciruela y membrillo.
M√°s de 200 miligramos por 100 gramos de fruta: Todas las que no han sido mencionadas m√°s arriba.

Verduras y hortalizas con niveles de potasio bajos:

Todos los alimentos incluidos en la siguiente lista cuentan con menos de 200 miligramos por 100 gramos de cada alimento:

El calabacín, tanto en crudo como hervido
La cebolla tanto cruda como hervida
La col, la coliflor, el repollo y la lombarda cuando se cuecen.
Los nabos hervidos.
Los pepinos, tanto en crudo como hervidos.
Los pimientos, tanto crudos como cocidos.
Las berenjenas ya sean crudas o cocidas.
Los esp√°rragos, tanto crudos como cocidos.
La lechuga, ya se consuma cruda y cocinada.

Otros alimentos con un índice de potasio bajo

Aunque resulte excelente para el resto de personas, el aceite de oliva es uno de los aceites que deberemos evitar si queremos rebajar la presencia de potasio en nuestro organismo. Y es que existen alternativas al del oro líquido que no tienen ni un solo miligramo de potasio por cada cucharada como es el el caso del aceite de canola, cacahuate, cártamo, sésamo, soya y también del aceite de girasol.)

Si bien contiene algo, la mantequilla, que también podemos utilizar como sustituta del aceite de oliva, cuenta con menos de 5 miligramos po cada cucharada.

Tampoco contiene potasio el az√ļcar, tanto granulada como en su versi√≥n glas, por lo que consumirlo, aunque pueda no ser lo m√°s sano, no afectar√° en absoluto a nuestros niveles de potasio.

Algo parecido se puede decir de la pasta, con tan solo 30 miligramos por cada media taza. La mitad, eso sí, que el arroz y el trigo inflado, cuyos niveles de potasio son tremendamente bajos y por lo tanto recomendamos para las personas que deben alejarse de esta sustancia.

Una rebanada de pan también entraría dentro de un alimento bajo en potasio al sumar no más de 60 miligramos, lo que supone 10 miligramos menos que un panecillo.

Rebanada que bien podríamos untar con hummus, al ser esta pasta de garbanzo tremendamente baja en potasio al contar con 35 miligramos por cada cucharada.

La sopa, la pi√Īa, el queso, el sorbete, la tortilla de pan o las salchichas son otros de esos alimentos que, en raciones peque√Īas de no mucho m√°s de 100 gramos, pueden ayudarnos a mantener a raya nuestros niveles de potasio al contar con √≠ndices de esta sustancia especialmente bajos.

En cuanto a las bebidas, además del agua, se puede recurrir a las gaseosas, las sodas, la tónica o el ginger ale, todos ellos con niveles bajísimos de potasio por cada 100 mililitros.

Ciudado con el potasio oculto

Algunos alimentos y bebidas contienen potasio oculto y lo mismo sucede con muchos elementos dietéticos que, en la mayoría de los casos, están pensados para personas con déficits, más que con exceso de elementos como el potasio.

Un buen ejemplo de ello son las bebidas dietéticas y proteínicas o las bebidas isotónicas para recuperar minerales y otras sustancias que se pierden durante la práctica deportiva.

En esa misma línea encontramos las barras dietéticas, en su mayoría compuestas por altos niveles de potasio.

Esa es la razón por la que, cuando debemos rebajar el potasio de nuestro cuerpo, es aconsejable revisar detenidamente las etiquetas de todo aquello que compramos y rehusar adquirir los productos que no sean claros o no indiquen todos y cada uno de sus componentes por cada miligramo o mililitro.

Deja una respuesta