¿Por qué gustan tanto las tapas fuera de España?

No hay gran ciudad en el mundo que se precie que no cuente ya con un bar de tapas que se precie. La razón por la que esto es así es bien sencilla: a los extranjeros no solo les encantan nuestros productos y nuestras elaboraciones, sino que también les encanta la forma en la que las devoramos.

Y es que, a diferencia de lo que ocurre en muchos países de Medio Oriente, donde es habitual llenar la mesa con distintas elaboraciones para que todos los comensales puedan disfrutar de distintos sabores durante una velada de charla y fraternidad, en Occidente esta fórmula de varios platitos pequeños para compartir es algo que no se estilaba hasta internacionalización de nuestra gastronomía y, sobre todo, de nuestra manera de disfrutar de los almuerzos, las comidas, las precenas o de las cenas.

Porque esa dos son las principales razones por las que tapas gustan cada vez a más personas de más países: Por un lado, por el hecho de disfrutar de muy distintos bocados durante una misma comida y, por otro, por el hecho de permitirte disfrutar de una comida más informal, más amena, en la que la charla se impone a las estrecheces de un menú, y donde cada uno puede elegir cuánto prueba y cuánto come.

Ni que decir tiene que la variedad de tapas que existen en nuestra gastronomía son casi infinitas, destacando platitos para el centro como los clásicos de jamón y queso, la ensaladilla rusa, las aceitunas, las patatas bravas, las croquetas, las albóndigas, la puntilla, los boquerones en vinagre, los encurtidos, los frutos secos salados o las tapitas típicas de cada una de las regiones de España con las que cautivamos a los millones de turistas que nos visitan cada año y que juran volver tras degustar alguno de nuestros platos más emblemáticos.

Platos que, además, pueden regarse con algunos de los mejores vinos tintos, blancos o rosados del mundo, con algunos de los cavas o espumosos con más fama, con cervezas de muy distintos tipos y con aperitivos nuestros tan singulares y valorados como el vermú.

Razones por las que cada vez abren más bares de tapas fuera de España

Porque a nadie se le escapa que, hoy en día, en pleno boom gastronómico, la buena comida, el buen comer y el disfrutar de una experiencia que va más allá de tragar comida o bebida, son algunos de los valores añadidos que todos tenemos en cuenta a la hora de elegir un destino. Y es ahí donde pocos países, por no decir ninguno, pueden competir con el nuestro.

Con todo esto, a nadie le cabe duda que España seguirá exportando sus productos, sus platos y su forma de entender las relaciones sociales alrededor de la mesa disfrutando tanto de la compañía como de algunos sabores que solo nosotros sabemos elaborar en todo el mundo. Parece que el futuro de las tapas tanto dentro como más allá de nuestras fronteras está más que garantizado. Qué viva el buen comer.

Compártelo
error

Deja un comentario