Las comidas más extrañas del mundo

Cada zona del planeta y cada cultura tienen sus propios platos. Lo que para algunos es auténtico asco, para otros es un manjar. Así lo demuestra la lista que a continuación les pasamos con las comidas más raras del mundo que uno puede probar cogiendo un avión. Ojo porque no tiene desperdicio.

Los platos más asquerosos y raros del planeta

Tarántula crujiente, Camboya

Este mortal arácnido es todo un manjar en Camboya. Allí se la comen frita y dicen que su sabor es una mezcla entre pollo y bacalao. Si no te da asco comerte las peludas patas de este animal igual hasta lo disfrutas. Una comida solo apta valientes… con estómagos a prueba de bomba.

Jugo de ojo de oveja, Mongolia

Dicen en Mongolia que no hay mejor remedio para la resaca que beber un beso repleto de zumo de tomate, vinagre y ojos de ovejas. Según estos, los ojos de estos animales están repletos de vitaminas y te quitan el dolor de cabeza más rápido que cualquier otro remedio. Eso sí, a cambio igual acabas vomitando.

Huevo centenario, China

Completamente podridos y negros tras haber sido mezclados durante meses con arcilla, cenizas y cal, destacan por su potente olor a azufre. Si consigues metértelo en la boca y no sacarlo ipso facto estás listo para vivir en la China rural.

Grasa y piel de ballena congelada, Groenlandia

El “muktuk”, como lo conocen los nórdicos, es todo un manjar en Groenlandia. Aceitoso y con grumos, pero con una alta concentración de vitaminas C y D, tanto la piel como la grasa de la ballena boreal se degusta cruda o frita. Dicen que quien la prueba repite.

Patas de gallina, China

Crujientes y fritas, las patas de gallina son los frutos secos de aquí. Además de esta versión de ir por casa también existe otra que las cocina hervidas, otra que las embadurna en barbacoa y otra que las marina para ablandar su dureza.

Queso con gusanos, Cerdeña

Muy cerca de España gustan de consumir un queso completamente podrido. Parecido al gorgonzola, este queso de leche de oveja blando destaca por estar descompuesto y repleto de larvas de mosca. De hecho, al abrirlo, se ven los insectos vivos en su interior y dispuestos a saltar antes de que te lo metas en la boca.

Escamoles (larvas de hormiga), México

Hablar de escamoles es de hacerlo de una de las larvas más agresivas y grandes que hay en el mundo. Estos habitualmente se consumen fritos con mantequilla y especias además de envueltos en una tortilla. Los que los suelen consumir aseguran que tiene una textura parecida al requesón y un sabor a medio camino entre la mantequilla y las nueces. Ojo porque están considerados el caviar de los insectos.

Como nos hemos dejado unos cuantos de los platos más asquerosos y desagrables en la chistera, les emplazamos a una nueva entrega aquí de los platos más raros y poco apetitosos del mundo que desarrollaremos la próxima semana. Dicen que no hay comida mala.

Compártelo

2 pensamientos en “Las comidas más extrañas del mundo”

  1. Te ha faltado mencionar los saltamontes fritos de México, los pepinos de mar hervidos de países asiáticos y los pulpitos vivos de Japón (con sus tentáculos moviéndose por tu boca mientras lo masticas, que si te descuidas se te escapa por la cara).

Deja un comentario