Las comidas más extrañas del mundo II

A raíz del éxito que hemos comprobado ha tenido el artículo sobre las comidas más extrañas que podemos encontrar de viaje a lo largo y ancho de este estupendo planeta, hemos decidido seguir ofreciendo algunos de esos platos tan peculiares como atrevidos que nos hemos encontrado tras investigar los usos y costumbres gastronómicas de los distintos pueblos que componen la tierra. Vamos a verlos.

Los alimentos más raros que se comen en el planeta

Pez globo

También llamado Fugu en Japón es uno de los platos que te pueden matar si no es tratado por profesionales en la materia. Y es que estos contienen en su interior un veneno como la tetrodotoxina que podría mandar al otro barrio a nada más y nada menos que a 30 personas de un plumazo ya que no existe antídoto alguno para él. A pesar de ello, está considerado como un auténtico manjar entre los comidistas más viajados del mundo.

Cobaya

Una de las delicias de la gastronomía peruana de interior. Rico en proteína y bajo en colesterol, el “cuy”, como le llaman a este animal en tierras andinas es un clásico en los menús de determinadas zonas. Allí es fácil verlo relleno, asado o a la plancha. El chef español David Muñoz, que recientemente pasaba por allí, lo calificó como un plato brutal.

Cabellitos de mar, estrellas de mar o escorpiones

La gastronomía china más avezada contiene pinchos a la brasa de todo tipo de animales. Entre estos se encuentran los caballitos de mar o las impresionantes estrellas de mar. Si eres atrevido y no tienes problemas también puedes degustar escorpiones que todavía se mueven ligeramente tostados. Cosas de la siempre variada y llamativa comida china.

Feto desarrollado de pato

Uno de los platos que más aprensión genera en el mundo es el feto desarrollado de pato que sirven en Filipinas. El balut, también denominado “el huevo con patas” por cuestiones obvias, es considerado una exquisitez, aunque para disfrutarlo tengas que notar el pico, las plumas o los huesos del animal mientras lo degustas.

Lagarto seco

Dicen los que han tenido la suerte de encontrárselo por alguno de los muchos callejones en los que se sirve comida callejera en Hong Kong que este es crujiente y rico. Además de en snack también se consume en sopas. Algunos habitantes de la isla creen que este tiene propiedades medicinales de todo tipo.

Pulpo vivo

Más conocido como Sannakji este plato surcoreano genera todo tipo de reacciones. Quienes lo degustan acompañado de semillas y aceite de sésamo aseguran que la sensación de notar que los tentáculos se mueven por tu cuello al tragarlo es de lo más extraña.

Ojos de atún

El sushi llevado al extremo lleva a los nipones a disfrutar de los ojos de atún gigantes. Una vuelta de tuerca a la tradicional casquería, versión japonesa.

Vino de ratón

Para ayudar a tragar los platos enumerados anteriormente nada mejor que una botella de vino con ratón fermentado en su interior. Dicen que, aunque el sabor no es de lo más agradable, ayuda a curar problemas de hígado, piel… y hasta con el asma.

Compártelo

Deja un comentario