Las cajas para restauración y catering

Las cajas y la restauración llevan desarrollando una relación profesional desde el minuto uno en el que esta última se convirtió en una actividad profesional. Desde entonces ambas han venido trabajando de la mano estableciendo una relación sólida y a la que no se le divisa final, pese a la aparición de todo tipo de objetos para transportar y embalar.

Cajas de verduras y hortalizas, de pescado, de vino, de refrescos… echar un vistazo a una nevera o a una despensa de un bar, restaurante, pub o discoteca es hacerlo a un espacio en el que estas se apilan tratando de aprovechar al máximo el espacio en busca de almacenar todo aquello a lo que se tendrá que recurrir a lo largo de la jornada laboral.

Estas cajas son de todos los tamaños, siendo su dimensión habitual la de 610 x 367 x 345, con la intención de adaptarse a todo tipo de productos hosteleros soportando pesos superiores a la decena de kilos, sin ningún tipo de problemas.

Amén de los tamaños, también se pueden encontrar cajas de muy distintos materiales como lo son las cajas de madera, tradicionalmente utilizadas para el transporte de verduras y hortalizas; las cajas de plástico estacas, para transportar carnes y pescados a la temperatura necesaria garantizando que se respeta la cadena de frío – calor; las cajas de plástico troqueladas para el trasporte de bebidas de todo tipo o las cajas de cartón donde movilizar o guardar todo tipo de enseres relacionados con la actividad hostelera tales como manteles, servilletas, cubertería, posavasos, etc.

En el caso de las cajas de cartón a medida, existe un submodelo ideado para el transporte y el almacenamiento de productos frágiles como la vajilla que cuentan con un revestimiento interno o alcolchado que protege a estos elementos de cualquier golpe que pueda comprometer su integridad. En este tipo de cajas es habitual encontrar, también, una inscripción serigrafiada con la inscripción “muy frágil”, cuando no igualmente con una señal que indique qué tipo de material delicado se está transportando.

Cabe destacar que, además de las cajas, el mundo de la hostelería también utiliza distintos productos para el embalaje y el transporte de materia prima y materiales tales como las bandejas plásticas y de porex, los contenedores de cartón, los contenedores de madera armables, las jaulas de madera, los palets, las cajas de porex o el cartón red.

Las cajas más habituales en la restauración

Además de las cajas para transportar materias primas o bebidas, en la restauración son habituales las cajas de cartón para para picnic, catering, para portar pizza, pasteles, panes, bollos, cocas y, también, para transportar todo tipo de alimentos cocinados como los que ofrecen las casas de comidas preparadas o los establecimientos permitiendo que los clientes se lleven a casa las sobras.

En definitiva, como disponemos de diferentes modelos de cajas para el sector de la restauración que facilitan el consumo de sus productos en cualquier sitio. Los más habituales son las cajas de cartón y cartón compacto, las cajas de madera, las cajas plásticas, las cajitas de madera para marisco, las cajas de plástico o las cajas de porex.

Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]
Compártelo

Deja un comentario