Guisos tradicionales para entrar en calor este invierno

Con el fresquito llega el momento de recuperar la cuchara y convertirla en un elemento básico en la cubertería de casa hasta que la primavera asome al final de la esquina.

Es por eso que en esta entrada nos hemos marcado la intención de poner en valor algunos de los guisos tradicionales españoles más conocidos con los que disfrutar de una estupenda comida y, a la vez, calentarse a golpe de cucharazo. Ahí van.

Algunos de los platos de cuchara más sabrosos para el invierno


Cocido madrileño:
Este plato fuerte servido en dos tramos es uno de los clásicos castellanos. A la sopa de fideos le acompañada un guiso de garbanzos, col, jamón, pollo, ternera, chorizo, morcilla y algún ingrediente más que baila en función de quien lo prepara. Toda una bomba calórica… y de sabor.

Lentejas: Tanto en su versión vegetariana como en su versión más potente, con chorizo, morcilla y jamón para darle fuerza al plato es un imprescindible tanto por su alto contenido en hierro y fibra como por su maravilloso gusto en las dos versiones.

Alubias: No hay región en España en la que no se trabajen las alubias en estas fechas. Desde las Alubias de Tolosa a las de La Bañeza, pasando por los Judiones de La Granja, los moros y cristianos el arroz con fesols i naps o con botifarra. Ni hablar de la fabada.Qué placer.

Atascaburras: Este plato de siempre tiene al bacalao previamente desalado desde la noche anterior en su ingrediente principal. A este se le agregan patatas cocidas, aceite de oliva, ajo y nueces que acaban en el plato en forma de puré. Delicioso no, lo siguiente.

Callos: Aunque los de Madrid son los más famosos cada vez hay más versiones de este plato capitalino que tiene a la casquería como centro de fuente. Esta, compuesta por trozos de estómago de vaca, se cocina lentamente junto a chorizo, morcilla, salsa de tomate y especias y pimentón.

Escudella: Nos vamos hasta Cataluña para disfrutar de un caldo elaborado con verduras, butifarra, patata o garbanzos. Cuando se cocina en Navidad se le agrega, además la pasta que se conoce como galets. Mientras que la pilota se elabora con ternera, pollo, cerdo y cordero el resto del plato incluye legumbres, zanahoria, patata, apio, col verde, nabo y chirivía.

Marmitako: El plato por excelencia de la gastronomía vasca tiene al bacalao como protagonista. Dice la tradición que este se debe acompañar por patatas, cebolla, pimientos y tomates y cocinarse, si se quiere seguir la receta de la abuela, en cazuela de barro. Una maravilla.

Patatas riojana: Tan barato como riquísimo este plato se compone de patatas, chorizo y pimentón. Cocinado a fuego lento y degustado en cuchara, las sobras, ya que dicen está más buenos los días siguientes, se conservan en las orzas o vasijas de barro.

Con estas propuestas tenemos de sobra para disfrutar de la cuchara en invierno, tengamos la temperatura que tengamos fuera. El frio, como las penas, con pan, son menos penas.

Compártelo

Deja un comentario