Cómo evitar que la comida se estropee en verano

Las altísimas temperaturas propias del verano favorece la aparición de microorganismos en los alimentos que hace que estos se empeores más rápidamente. Es por eso que, para evitar que estos acaben siendo desechados antes de lo que nos gustaría la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha hecho públicas una serie de medidas encaminadas a la correcta conservación de los productos alimenticios.

Cómo conservar los alimentos en verano para que duren más tiempo en perfectas condiciones

1- Cuida al máximo tu higiene personal y la de la zona en la que manipulas los alimentos. De esta forma evitamos la proliferación de microorganismos que provoca que estos se pongan malos más rápidamente.

2- Una vez hemos acabado de cocinar mete la comida que quieras guardar en la nevera una vez ya no queme. En el caso de que no sepamos con seguridad cuándo vamos a echar mano de estos, lo mejor es optar por congearlos para poder así poder conservarlos en su mejor estado durante más tiempo.

3- Si tienes previsto llevar comida para hacer un picnic, ya sea en la playa o en la montaña, recuerda poner la comida en recipientes limpios y herméticamente cerrados. Estos deben ir en una nevera transportín para evitar la pronta aparición de bacterias que echen a perder el perfecto estado de los alimentos.

4- Si al finalizar la comida hay sobras guárdalas cuanto antes en la nevera. No esperes a que finalice la sobremesa para hacerlo. En el caso de las latas, si no las has apurado, saca lo que estas contienen y almacena esos restos en un recipiente de plástico o cristal.

5- Tanto aquellos alimentos que tenemos previstos guardar tras una comida como los que conservamos fuera de la nevera deben estar siempre perfectamente tapados y protegidos para que acaben convirtiéndose, antes que después, en pasto de los insectos.

6- Durante el proceso de cocinado no compartas platos, tablas o cubiertos en los que has estado manipulando alimentos crudos. Si no tenemos más platos o cubiertos lávalos muy bien con jabón antes de que vuelvan a tocar alimentos cocinados.

7- Al a hora de recalentar comida calienta solo aquella cantidad que tengas previsto consumir. Así evitaremos romper las cadenas de frío y calor que están detrás del mal estado de muchos productos conservados en nuestras neveras.

8- A la hora de hacer la compra coge en último lugar los alimentos que se conservan en la nevera o el congelados para, de nuevo, evitar romper estas cadenas. Si vas a tardar en llegar a casa mételos en una bolsa nevera y, nada más llegues, guárdalos en la nevera o el congelador.

9- Revisa diariamente el estado de los alimentos que se conservan en la nevera y pon más a mano aquellos cuya fecha de caducidad es más próxima.

10- En cuanto a la organización del frigorífico, separa bien las zonas colocando las carnes, los pescados y los platos preparados en la zona más fría, de cero grados si tu nevera la tiene. Las verduras y las frutas las podremos conservar en la zona más templada.

(Visitado 26 veces, 1 visitas hoy)
Compártelo

Deja un comentario