Costumbres españolas en la mesa… que el resto del mundo no entiende

Spain is different. Ya lo dice el dicho y, cuando el dicho dice algo, es por algo. Pues sí, España en diferente a los países de nuestro entorno -y más aún a los más lejanos- en todos los sentidos. También en la comida como vamos a ver en este post en el que vamos a poner el acento en todas aquellas costumbres alrededor de la mesa que tenemos interiorizadas y que en el resto del mundo siguen sorprendiendo cada vez que las tratamos de explicar.

El pan… hasta en la sopa

Mientras que en otras culturas el pan se limita a su presencia en sandwiches o pizza, cada vez que un extranjero llega a España alucina viendo como le ponemos pan a las tapas, cómo nos comemos bocadillos que son media barra de pan o cómo acompañamos la comida con pan en cualquier bar, y claro está, también en casa. Que encima le echemos pan a la sopa, como sucede en muchos platos tradicionales ya lo consideran el colmo. Para muchos somos el país del pan.

El desayuno, por obligación

Mientras que en la mayoría de países el desayuno es la comida más importante del día -en Estados Unidos, a menudo la más fuerte- en España hay mucha gente que desayuna por mera obligación. Entre la ducha y salir por la puerta pitando le pegamos un par de tragos al café y mordemos algo de bollería o una pieza fruta. Lo fuerte lo dejamos para la comida… o para la cena, lo que extraña y mucho fuera.

Tapa gratis con la bebida

Si algo sorprende a los anglosajones es que en muchas ciudades de España, cada vez que pides una cerveza o un vino te saquen un tapa para acompañarla completamente gratis. Tanto que muchos no dudan decir al camarero que no la han pedido o, si deciden tomarla, que se les ha olvidado ponerla en la cuenta. Eso se traduce en muchos casos en una tremenda alegría… y también en una suculenta propina.

La hora de la cena

Mientras en la mayoría de Europa a las 7 se está cenando y a las 20 sólo queda algún rezagado, en España, en parte como consecuencia del mundo laboral pero también de las tradiciones, no hay una hora de cena. Hay quien cena a las 21.30, a las 22.00 o más tarde. Muchos cuando pueden y algunos van cambiando sus horario. Fuera, cuesta mucho de explicar cómo muchos bares te permiten pedir la cena a las 23.30 o a medianoche.

Con la tradición no se metan

Si en muchos países se permiten deslices con las recetas tradicionales, lo que sucede en España con la tortilla de patata -que sólo puede admitir o no la cebolla-, la paella -que debe ser la valenciana para no pasar a ser arroz- con el gazpacho -que es religión en Andalucía- y otros platos regionales asusta. Estos nos tienen por auténticos talibanes de la comida… o al menos de nuestros platos más emblemáticos. Con nuestras recetas de siempre no se juega.

Puntuación
[Total: 0 Valoración: 0 de 5]
Compártelo
error

Deja un comentario