Costumbres espa√Īolas en la mesa… que el resto del mundo no entiende II

Seguimos con el repaso de las ‘extra√Īas’ costumbres que los espa√Īoles tenemos alrededor de la mesa con algunos de los asuntos m√°s dif√≠ciles de comprender para los extranjeros que nos visitan… o se encuentran con alg√ļn ib√©rico expatriado en alg√ļn pa√≠s del mundo. Tomen nota que seguro les toca explicar m√°s de una a alg√ļn amigo ‘guiri’.

Con la paella no se juega

El afamado cocinero ingl√©s Jamie Oliver ya sabe c√≥mo nos las gastamos en este asunto. Paella s√≥lo hay una y luego hay arroces que puedes hacer c√≥mo te den la gana. Esta, por mucho que algunos se empe√Īen, no lleva ni cebolla… ¬°ni por supuesto chorizo!. Cocinen el arroz como les plazca, pero h√°ganos un favor, no lo llamen paella si esta no es la t√≠pica con pollo, conejo, garrof√≥, tomate, jud√≠a y, si gustan, alcachofa y caracoles.

Bebidas del tiempo

Para los ‘guiris’ el agua s√≥lo puede tomarse normal, si no se dice nada, o fr√≠a, si te la reclama el cliente como ¬ęcold¬Ľ. Sin embargo, una expresi√≥n muy patria casi imposible de explicar es la que dice que si queremos una bebida fr√≠a, ya sea agua o caf√©, lo pediremos del tiempo. Aunque fuera hagan cuarenta grados. S√≠, as√≠ somos los espa√Īoles.

Los negocios se cierran en la mesa

Aunque nadie niega que las oficinas, las reuniones en los lobbys de hoteles o en las convenciones y ferias se cierren muchos negocios, como más nos gustan cerrarlos por aquí es alrededor de una mesa. Nada nos predispone más y nos acerca más a nuestro interlocutor que una buena comida con una sobre mesa sin hora de finalización. Algo que sigue sorprendiendo a muchos empresarios foráneos.

La siesta… no es sagrada

No. Ni somos mexicanos, ni todos los espa√Īoles hacemos la siesta. De hecho, son minoria los trabajadores que pueden disfrutar de un par√©ntesis que les d√© para comer, hacer la siesta, volver a espabilarse y retornar al tiempo de trabajo. De la misma manera, ¬°qu√© decepci√≥n! no tenemos camas en las oficinas para echar una cabezadita. Qu√© m√°s quisi√©ramos

Cumplea√Īos sin regalos

Si algo est√° estructurado como tradici√≥n en todos los pa√≠ses occidentales menos Espa√Īa es que cuando te invitan a un cumplea√Īos todos los presentes deben llevar un regalo. Pues en Espa√Īa no siempre es as√≠. A veces este se celebra como una simple reuni√≥n de amigos en la que los m√°s detallistas acuden con algo. Por si esto fuera poco, la mayor√≠a de veces… ¬°la cena la paga el cumplea√Īero! algo incre√≠ble fuera.

La fiesta en invierno se acaba con churros y chocolate

Aqu√≠ no nos cierran los locales a las tres de la ma√Īana, sino cuando el sol vuelve a salir. Algo que ya nos diferencia de la mayor√≠a de pa√≠ses de Occidente. Tan tarde acabamos que el hambre nos sacude sin piedad y, para rematar la fiesta, decidimos ir con los amigos a desayunar por ah√≠. Si es verano lo podemos cerrar con unas tapas y una ca√Īa, si es invierno, nada mejor que un chocolate con churros.

Deja una respuesta