Cómo hacer una Sangría de Cava exquisita

Pocas bebidas típicas españolas son tan apreciadas tanto dentro como fuera de nuestras fronteras como la sangría. Un bebida que muchos creemos ha dado un salto exponencial en su versión elaborada con cava, consiguiendo matices mucho más interesantes y transformando una bebida veraniega en un excelente acompañamiento para cualquier plato o, simplemente, para una excelente charla.

Sin embargo, como suele suceder con la sangría tradicional, aunque la oferta que existe es extensa, no todos los locales que la ofrecen la saben hacer con las proporciones exactas para sacar el máximo partido a un brebaje que muchos comensales consideran un auténtico placer, cuando se hace bien. Esa es la razón por la que hemos querido subir un post en el que, de la mano de los mayores expertos en sangría de cava, enseñaros cómo prepararla para poderla disfrutar en cualquier momento en casa. Tomen papel y boli y apunten:

Lo primero que tenemos que hacer es ir al supermercado y comprar los siguientes ingredientes en las cantidades señaladas: 1,5 litros de Cava, 5 naranjas; medio vaso de ginebra; medio vaso de Cointreau, medio limón, 100 g de azúcar, medio kilo de mezcla de frutas (melocotones, nectarinas, melón, uvas, manzanas y fresas) y hielo picado.

Una vez hemos conseguido que el cava coja frío en la nevera, cogemos un recipiente y echamos las partes de ginebra y Cointreau indicadas anteriormente y le agregamos la piel de un par de naranjas.

En paralelo exprimimos tres naranjas y reservamos el zumo. Cuando las tengamos picamos las naranjas que nos quedan en rodajas y luego por la mitad.

Llega el momento de pelar, quitar las semillas y cortar el resto de frutas en trozos pequeños. Cuando las hayamos cortado las colocaremos en un recipiente al que le agregaremos el zumo de naranja, el de limón y el azúcar que removeremos bien.

Cuando lo tengamos mezclaremos las fruta y los licores con un poco de hielo, lo removeremos y lo dejaremos reposar media hora en la nevera. Antes de servirlo buscaremos una jarra grande transparente a la que echaremos un poco de hielo picado, la sangría y, por último, el cava bien frío. Para disfrutarlo al máximo, deberemos servirlo de inmediato en copas, evitando hacer espuma.

Es el momento de brindar y disfrutar de una bebida que nos sirve tanto para disfrutar a diario como para reservar para ocasiones especiales en las que sacar el máximo jugo a una visita especial a nuestro hogar. Y es que con una copita de sangría de cava, cualquier reunión es mucho mejor que sin ella.

Sangría de cava embotellada

A diferencia de lo que ocurría hace años, actualmente existen un sinfín de productos embotellados que ofrecen la misma calidad, cuando no más, que muchas de las que uno se puede tomar en el centro de los principales núcleos urbanos españoles.

Algo que se aprecia claramente en un producto tan especial como este, donde cualquiera que pruebe la famosa sangría de cava La Petarda comprobará cómo es posible disfrutar de una sangría de cava de 10, tanto en cualquier chiringuito, restaurante o local de copas como en casa.

Compártelo
error

Deja un comentario