Cómo hacer Agua de la Reina de Hungría, receta original

reina de Hungría

Cuando llega el verano, tenemos más tiempo libre para todo. En otras cosas para quedar con los nuestros y comer, cenar y tomar una copita.

Una de las mejores opciones para finalizar cualquier comidita por ahí o en casa con invitados es la famosa Agua de la Reina de Hungría, un destilado elaborado a base de flor de romero y aguardiente con mucha historia y más sabor.

Para los que no la conozcan el Agua de la Reina de Hungría es un espirituoso cuyo origen data del siglo XV, cuando la reina consorte de Hungría Isabel Lokietek la hizo famosa al mostrar una aspecto tremendamente juvenil durante la vejez, según ella, como consecuencia de los efectos tónicos de un combinado.

Este espirituoso a base de extracto de romero y alcohol de 96 grados pasó entonces a llamarse Agua de la Reina de Hungría popularizándose su consumo muchísimo y prolongándose su leyenda hasta el mismísimo día de hoy.

Tanto es así que son muchos los bares en los que se prepara a diario Agua de la Reina de Hungría para que sus comensales, en lugar de recurrir a las hierbas, finalicen sus banquetes con un digestivo de primera que cada alquimista prepara a su manera.

Dicho esto, existen algunos documentos que revelan cuál era la receta que se hizo famosa e nel siglo XV, que comenzó a producirse en masa de la mano de la corte francesa de Luis XIV y que se asentó en nuestro país a mediados del siglo XVIII, cuando la monarquía española la icluyó en su menú de licorería habitual.

Esa es la receta que vamos a tratar de ofreceros a quienes estéis buscando un digestivo de primera o a quienes queráis elaborar en casa una Agua de la Reina de Hungría tan buena o mejor como la que os hacen en vuestros particulares templos licoreros.

Así que, si quieres saber cómo hacer en tu casa Agua de la Reina de Hungría casera siguiendo el recetario clásico, sigue leyendo porque estás en el lugar idóneo para aprender a elaborar la mejor Agua de Hungría.

Receta del Agua de la Reina de Hungría paso a paso

Para poder elaborar el Agua de la Reina de Hungría siguiendo la receta de toda la vida tendrás que hacerte con los siguientes ingredientes en las cantidades exactas que te detallamos a continuación.

Y es que cualquier alteración en las proporciones, salvo en la cantidad de extracto de flor de romero que queráis agregarle, puede echar al traste el resultado final en tu agua húngara.

Ingredientes Agua de la Reina de Hungría:

800 gramos de Alcohol 96º
800 gramos de Agua de azahar
60 gramos de Piel de limón seca
60 gramos de Cáscara de naranja seca
50 gramos de Pétalos de rosas
30 gramos de Romero
30 gramos de Lavanda
15 gramos de Menta
Extracto de romero, al gusto
1 Envase de cristal vacío para llenar la botella de Agua de la Reina de Hungría

Paso a paso Agua de la Reina de Hungría:

Una vez hemos conseguido recopilar todos los elementos que formarán parte de nuestra Agua de la Reina de Hungría toca ponerse el mandil y proceder a iniciar una elaboración que no estará lista hasta dentro de un mes, ya que es este el tiempo de maceración mínimo que se necesita para que el espirituoso muestre su mejor versión. Dicho esto, vamos manos a la obra.

1- Cogemos todos los ingredientes, los pesamos por separado y los dejamos listos para empezar a proceder con ellos, uno a uno

2- Agarramos nuestro bote, bareño o recipiente para elaborar la mezcla y echamos la corteza de limón seca y cortada y la de naranja

3- A continuación le sumamos la lavanda, la menta, el romero y los pétalos de rosas, en las dosis indicadas en el apartado anterior

4- Es ahora cuando le echamos el alcohol y el agua de azahar, con un toque de extracto de Romero

5- Procedemos a agitar el bote con suavidad para que los ingredientes se mezclen

6- La dejamos en un lugar fresco y seco, donde no le dé la luz del sol durante más o menos un mes.

7- Pasadas esas cuatro semanas procedemos a envasar nuestra Agua de la Reina de Hungría en un o dos botellas de cristal

8 – La metemos en la nevera durante tres o cuatro horas

9 – La sacamos, la servimos en una copa y disfrutamos nuestra Agua de la Reina de Hungría casera

Como hemos venido indicando, es esencial que se respeten tanto los ingredientes mencionados, como las cantidades descritas como los pasos ofrecidos ya que, de no respetarse a rajatabla, es posible que el resultado no sea tan rico y milagroso como el que convirtió a la reina de Hungría, pasada la setentena, en una jovencita, al menos de puertas para afuera.

Si bien puede consumirse a temperatura ambiente, lo ideal es sacarlo bien frío de la nevera o del congelador y beberse de un trago en un vasito de chupito.

Los que lo prefiera también lo pueden disfrutar en una copa recién sacado de la heladera -en el caso de que se quiera evitar aguar con el agua que desprenden los hielos- o frío con uno o dos hielos para los que prefieran una Agua de la Reina de Hungría algo rebajada.

Tanto si la degustas en trago de chupito como si prefieres paladearla en una copa durante una charla, seguro que te acaba extasiando. Ya lo hizo con la realeza europea durante siglos primero antes de hacer lo propio con la peble.

Si tienes previsto elaborar tu propio brebaje de Agua de la Reina de Hungría, cuéntanos cómo te ha ido durante el proceso, si has seguido la receta o le has dado algún toque personal, y sobre todo, cuéntamos cuál ha sido el resultado final.

Seguro que si has respetado las cantidades de la receta original que te hemos facilitado y has seguido a pies juntillas los pasos indicados el resultado ha sido de 10. Pocas cosas hay más placenteras que disfrutar durante una sobremesa de una maravillosa Agua de la Reina de Hungría.

Deja una respuesta