Café de finca: bondades y virtudes del café de especialidad

Cada vez son más los amantes del café que no se conforman con el típico paquete de café molido en grano de torrefacto tras degustar distintos cafés de especialidad que les han llevado a descubrir, primero el amplio mundo del café, y segundo qué tipo de café quieren para rellenar sus tazas.

Fruto de este creciente interés y conocimiento del café es como muchos de los cafeteros más exigentes han llegado al conocido como café de finca. Un tipo específico de café de origen único que ha sido cultivado en una sola finca o conjunto de explotaciones que comparten tratamiento y procesado en una misma zona geográfica, lo que permite un mayor esmero en busca de la máxima calidad del grano.

Además de proveer a los cafeteros de postín de cafés de máxima calidad, el café de finca promueve un comercio directo, a menudo sin intermediarios, diferenciándose así del tradicional comercializado a gran escala, lo que se traduce en un comercio justo y en un apoyo del consumidor a los pequeños productores de café.

Las principales virtudes y bondades de este café son, pues:

-Se trata de un café crecido de forma natural en tierras cafeteras
-Se consigue un café homogéneo, al proceder todo el grano de una única explotación
-Resulta en un café de máxima calidad al tratarse de una pequeña explotación de fácil control
-Ofrece una máxima trazabilidad al eliminar intermediarios
-La práctica totalidad del coste repercute en los pequeños productores de café

Por todo ello no es de extrañar que sea el café de finca el que recoge las mejores valoraciones en las principales catas cafeteras.

Café de micro lote, el café de finca gourmet

Dentro del café de finca encontramos el café de micro lote. Este no es otro que el café de máxima calidad que se consigue dentre de esamisma cosecha del café de finca.

Los lotes de café de micro lote suelen separarse y tratarse con un especial mimo a lo largo de la plantación, la fermentación, el secado, la clasificación, el empaquetado y la distribución.

Es por eso que suele ser la producción más costosa para el productor y, en consecuencia, también para el consumidor. Al tratarse de una producción de más coste, conseguirse una pequeña producción y ser la de más calidad de una finca, se trata de un café exclusivo.

Así pues, si el café de finca ya está destinado a un consumidor exigente y concienciado en la importancia de ayudar a los pequeños productores que miman el producto que  estos consumen a diario, el café de micro lote está básicamente dirigido a un público exigente con el proceso de tratado de grano y con un paladar gourmet.

Esa es la razón por la que este, a diferencia de la gran mayoría de cafés, siempre cuenta con un etiquetado especial en el que se detalla el nombre del productor, la explotación, la variedad del café, la fecha del tostado y apuntes relacionados con el sabor que el consumidor encontrará al degustarlo.

Deja una respuesta