Los bares y restaurantes reducen sus gastos… y sus cartas

Desde que comenzase el calvario de la pandemia, los propietarios de locales de restauraci├│n han visto como su actividad ha ca├şdo alrededor del 80%.

Unas cifras inasumibles para un sector al que vuelven a golpear las nuevas restricciones de movilidad en todas las regiones y al que, seg├║n las asociaciones de empresarios hosteleros, le espera un futuro nefasto, de no empezar a implementarse ayudas.

Y es que, seg├║n datos oficiales, la facturaci├│n de bares y restaurantes en Espa├▒a es entre un 20% y un 30% de lo que facturaban hace un a├▒o, lo que ha provocado que sean miles los hosteleros que hayan decidido ya bajar la persiana.

Los pocos que todavia sobreviven, tal y como afirma la principal asociaci├│n de hosteleros de la capital de Espa├▒a, se han visto obligados a reducir sus cartas ante la imposibilidad de saber cada d├şa y de ante mano cuantas comandas recibir├ín.

Ante este panorama muchos due├▒os de bares y restaurantes han decidido reducir su carta a la mitad, manteniendo aquellas propuestas por las que siguen optando sus parroquianos o que saben son un ÔÇśbest sellerÔÇÖ y eliminando casi todas las dem├ís, sobre todo si est├ín elaboradas con producto extremadamente perecedero.

En el caso de Madrid, muchos bares y restaurantes han decidido suprimir el servicio de cenas, dadas las limitaciones para poder seguir abiertos más allá de las 10 de la noche.

Por lo que si tenemos en cuenta que es a partir de esa hora cuando tienen lugar un buen n├║mero de cenas con sus correspondientes sobremesas, se entiende mejor la complicada situaci├│n por la que est├í atravesando la hosteler├şa espa├▒ola desde hace ya m├ís de medio a├▒o.

Los hosteleros temen la llegada del invierno

En cuanto a lo que les espera en los pr├│ximos meses la palabra m├ís repetida es ┬źincertidumbre┬╗ y ┬źmiedo┬╗. Sobre todo en las zonas con climas m├ís severos y donde el fr├şo puede suponer el en├ęsimo problema para la supervivencia de muchos bares y restaurantes.

Y es que son muchos los locales de restauración que si siguen las medidas de seguridad para el servicio en el interior, y ante la imposibilidad de tener terraza, no podrán ni siquiera cubrir gastos cada vez que suben la persiana.

En relaci├│n al miedo, todos coinciden en que un nuevo confinamiento podr├şa acabar con decenas de miles de bares de toda Espa├▒a, con el consecuente da├▒o que esto supondr├şa para una econom├şa basada en el sector servicios.

Despu├ęs de lo sufrido entre marzo y julio, nadie quiere oir hablar de las palabras ┬źconfinamiento┬╗, ┬źrebrote┬╗, ┬źsegunda ola┬╗ o ┬źteletrabajo┬╗. Conceptos, todos ellos, que han ido abriendo una dolorosa herida para un sector que ya ha destruido alrededor del 20% de su tejido nacional.

Un porcentaje que, de no empezar a recibirse ayudas, de no rebajarse los impuestos, de no acabar con las restricciones de horarios y movilidad y de no empezar a llegar a los turistas no dejará de ir aumentando, con lo que eso supone para las decenas de miles de familias que viven de la restauración en España.

Deja una respuesta