Alimentos básicos que no pueden faltar en nuestra dieta de otoño – invierno

Los nutricionistas lo tienen claro: no hay nada mejor que utilizar los productos de temporada a la hora de conformar una dieta sana. Es por eso por lo que vamos a detallar cuáles son los que no deberían faltar en nuestra dieta este otoño – invierno.

Productos de temporada otoño – invierno para elaborar un menú sano y nutritivo

Pescados azules: Salmón, sardinas o anchoas son algunos de los pescados de temporada en estos momento. Dada su gran cantidad de minerales, multiplicando por 25 a los de cualquier otro alimento animal, son unos básicos de nuestra dieta en esta época del año. Gracias a su alto contenido en Omega 3, antioxidantes, vitamina B y C, ayudan a mejorar nuestro sistema óseo y nervioso, respectivamente.

Setas y champiñones: Los hongos destacan por su alto contenido en en proteínas de valor biológico, hierro, fósforo y potasio y minerales vitales favoreciendo el correcto funcionamiento del organismo. Perfectos para consumir a la plancha, como guarnición, en forma de revuelto o en cremas.

Espinacas: Ideales para dietas hipocalóricas por su poder saciante y su bajo aporte calórico. Además, contienen una gran cantidad de hierro y facilitan el tránsito alimenticio. Un alimento que no puede faltar en esta época del año.

Calabacín y calabaza: De nuevo un alimento bajo en calorías, pero rico en vitaminas. De ahí que se convierta en un excepcional acompañamiento para un plato principal, o para consumir como entrante o plato único en forma de crema con algún que otro sólido.

Coles de bruselas: Uno de los alimentos con más propiedades al ser ricas en vitaminas, fibra y minerales. Estas se antojan ideales para dietas en las que se requiera bajar el colesterol, personas con diabetes e hipertensos.

Espárragos trigueros. Quizás estemos ante el alimento más diurético que encontramos en la huerta española. Especialmente indicado para personas que sufren la retención de líquidos o problemas en su riñón. Las posibilidades que estos ofrecen como principal o guarnición son casi infinitas.

Endivias, escarolas, lechugas. Estos tres verdes son los perfectos para combinar en las ensaladas de esta época del año. Con apenas calorías son un alimento perfecto para incluir casi a diario en el menú sin importar la cantidad.

Frutos secos: Algunos de los frutos secos más interesantes para consumir en esta época sonlas avellanas, las almendras, los piñones, las nueces o las castañas. Si bien son una enorme fuente de hierro, fósforo, vitaminas y nutrientes, es recomendables consumirles en pequeñas cantidades dado el gran aporte calórico que estos tienen. Con alrededor de 100 gramos diarios es más que suficiente.

Pasas y dátiles. Similares a los anteriores en propiedades, pero con muchas menos calorías. Se antojan perfectas tanto para comer entre horas como para ingerirse durante un picoteo o como entrante o incluso usar en guarnición.

Legumbres: En una época en la que apetece más cuchara que nunca no podemos olvidarnos de esta pieza fundamental de toda dieta. Lentejas, alubias o garbanzos son algunos de los elementos principales de esos pucheros que tantas vitaminas, magnesio y soja nos aportan en cada ración.

Compártelo

Deja un comentario