Archivo de la etiqueta: comer

Cómo se debe actuar en un restaurante de postín

Cada vez se están poniendo más de moda los viajes gastronómicos y las visitas a restaurantes de postín, a menudo de chefs estrella con estrella Michelín, por parte de todo tipo de clientes. El boom gastronómico que viven nuestro país así lo está confirmando.

Muchos de ellos nunca han estado en un local de este calibre donde, si bien no existen normas escritas, sí se espera ciertos detalles de decoro de los comensales. Es por eso que vamos a tratar de poner en valor algunos de ellos que, por otro lado, responden al sentido común.

Vestir correctamente: Aunque el abanico es muy amplio, debemos saber que no estamos en un chiringuito de playa por lo que nada de camisetas, bañadores, chanclas ni nada parecido. Los hombres pueden llevar una camiseta si esta no es excesivamente playera y unos pantalones cortos si no son bañador, aunque lo aconsejable es camisa y pantalón largo, con zapatos por supuesto. En cuanto a las mujeres, cualquier indumentaria habitual de salir a cenar por ahí un poco más arreglada valdría, siendo el vestido o el pantalón liso y una manga larga lo recomendable, con zapatos con altura.

Educación: De nuevo debemos alejarnos al máximo del local de playa. No debemos levantar el volumen de nuestra conversación por encima del que imponen el resto de comensales. Tampoco llamaremos al camarero a grito pelado. Los expertos en protocolo recomiendan no pedir salsas, no pasarse pidiendo pan, coloca la servilleta en el regazo, limpiarse recatadamente y ni dejar el bolso, la cartera o el teléfono encima de la mesa.

Avisar sobre intolerancias: Aunque casi con toda seguridad nos preguntarán por ellas, es imprescindible a la hora de realizar la misma reserva informar al respecto. Y es que en los menús de los chefs estrellados el menú está ya confeccionado, elaborando, eso sí, alternativas para las distintas intolerancias habituales entre los clientes.

Preguntar: A pesar de lo que pudiera parecer en un principio, es recomendable preguntar todo aquello que deseemos satisfacer como curiosidad al personal puesto a nuestra disposición. El servicio estará encantado y más que preparado para solventarles cualquier duda sobre el funcionamiento del local, el menú, las elaboraciones o cualquier otro detalle. Siempre, obviamente, que se haga con educación y discreción.

El vino: No es obligatorio pedir vino, aunque es más que posible que se nos ofrezca una larga carta, cuando no la posibilidad de maridar nuestros platos con el vino que el chef considera mejor le queda a cada elaboración. Cada vez son más los locales que ofrecen cervezas de distintos tipos como alternativa. Si no, el agua es la comanda más elegante, claramente por delante de los refrescos.

Como ven, saber comportarse, que es a lo que se reduce la lista, no es tan complicado como algunos puedan llegar a pensar. Sentido común, educación, respeto por uno mismo, el resto de la mesa y el resto de comensales son los ingredientes necesarios para disfrutar de una velada perfecta en pareja o en grupo.