Receta Tarta de Oreo (versión fácil)

Se acerca el verano y, si bien hay que cuidar la figura, es un excelente momento para invitar gente a casa y ofrecerles una comida que coronar con un excelente, y si puede ser fresco, postre mejor.

Hoy os vamos a indicar aquí cómo elaborar la famosa y deliciosa tarta Oreo en su versión más sencilla y con la que triunfar al cien por cien. Toma nota de todos los pasos porque aunque sea un auténtico zote en la cocina, seguro que la puedes hacer sin problemas.

Ingredientes para la tarta Oreo para 4 personas:

Ingredientes para la base de la tarta:

1 paquete de galletas Oreo de 160 gramos
50 gramos de mantequilla

Ingredientes para la tarta:

250 gramos de queso crema (estilo Philadelphia)
500 mililitros de nata para montar o crema de leche
150 gramos de azúcar
2 sobres de cuajada de 128 gramos
300 mililitros de leche entera
Medio paquete de galletas Oreo para adornar la superficie una vez finalizada

Cómo hacer la tarta de Oreo fácil, paso a paso:

Empezaremos con la base. Para eso debemos quitar la crema de las dos tapas y reservar esa parte blanca. El resto, es decir, las dos partes de chocolate negras las colocaremos para triturar y utilizar como la base. Unas pocas las utilizaremos para decorar la superficie una vez finalizada.

Ya trituradas y echas polvo, mezclaremos esta tierra con mantequilla derretida creando una masa que colocaremos sorbe la base de nuestro recipiente ayudándonos de una cuchara repartiéndola uniformemente hasta tapar todos los huecos. Si ponéis papel vegetal en la base será más fácil desmontarla cuando la queramos consumir. Al frigorífico.

En paralelo, en un cazo, calentamos la nata, la leche, el queso, el azúcar y la crema de las galletas que habíamos retirado antes y lo ponemos todo a fuego lento mientras nos ponemos con la cuajada.

En un vaso echaremos la leche que calentaremos un poquito en el microondas y le añadiremos los sobres de cuajada que removeremos hasta que no quede grumo alguno.

Una vez la tengamos se le echaremos al resto del cazo y removeremos constantemente para que se pegue ni se queme el fondo, siendo este el gran peligro de la elaboración. De ahí que cocinemos con fuego bajo. Habrá que remover con paciencia hasta que eche a hervir.

Cuando comience a hervir, apartaremos el cazo del fuego y lo echaremos sobre el molde que teníamos en el frigorífico para echar la mezcla ya en el molde.

Después de dejar unos quince minutos que temple, la colocaremos en el frigorífico durante un período mínimo de tres horas para que cuaje completamente.

Tras este tiempo, será el momento retirarla, sacarla cuidadosamente del molde, y colocar sobre el plato en el que queremos presentarla.

Antes de esta presentación retomaremos las bases de galleta negra que teníamos reservadas y las colocaremos enteras o partidas sobre la superficie de la tarta a modo de decoración. Ya la tenemos.

El último paso es el mejor, llevarla a la mesa y ver la cara de felicidad cuando la prueben mientras recogemos la enhorabuena. Y es que la tarda de Oreo, aunque sea de lo más fácil, nunca falla.

Compártelo

Deja un comentario