Receta de pisto manchego

Ya inmersos en el otoño y con las temperaturas bajando gradualmente hasta que el invierno asome por la ventana es el momento de empezar a introducir algunos de los platos más típicos de la gastronomía española que, igual se pueden convertir en un plato de lo más contenido que en una auténtica bomba calórica, al gusto o la tradición de los comensales.

Y es que hablar de pisto manchego es hacerlo de pimiento, tomate, calabacín, ajo o cebolla, pero también de acompañamientos mucho más potentes como lo son el pan o los huevos, cuando no convertimos este pisto en una guarnición de una carne o un pescado.

Sea como fuere, vamos a tratar de ofrecer una receta fácil del tan tradicional como delicioso pisto manchego:

Ingredientes pisto manchego para 4 personas

2 dientes de ajo
2 cebollas
250 g pimiento verde
200 g pimiento rojo
200 g tomate
4 calabacines
300 g Sal
Pimienta negra molida
Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer pisto manchego

El primer paso para cocinar un pisto manchego es el que nos lleva a buscar una cacerola grande donde meteremos agua hasta llevarla a ebullución con la intención de hervir los tomates durante entre 15 o 20 segundos. Una vez los saquemos será el momento de cortar la cocción en un bol con hielos, secarlos, pelarlos y triturarlos.

Lo que pelaremos después serán los dientes de ajo y las cebollas que picaremos bien fino. Con el resto de las verduras las lavaremos y las cortaremos a trocitos del mismo tamaño que el ajo y la cebolla separándolas en distintos cuentos para agregar a la cazuela, poco a poco y en orden.

En otra cazuela colocaremos ahora una ingente cantidad de aceite de oliva virgen extra para pochar ahí el ajo y la cebolla durante, más o menos, un cuarto de hora a fuego lento. Tras este tiempo agregaremos el pimiento picado y seguiremos pochando otros 15 minutos más. Ya al final le meteremos también el calabacín y el tomate triturado. Ahora solo quedará salpimentar al gusto, tapar y tener pochando durante otra hora y media más.

Una vez ha pasado este tiempo subiremos el fuego notablemente sin descuidarlo para que no se nos queme nada y coceremos durante otro cuarto de hora hasta que veamos que el agua del tomate se evapora en su totalidad. La intención es que esté blandito, pero no mojado, generando un todo homogéneo y consistente que serviremos después en el plato.

Acompañamiento para el pisto manchego

Si bien este se puede consumir como plato único es habitual que se sirva con huevos fritos y pan. No obstante, este también puede hacer las veces de guarnición para distintos tipos de carne o pescados, así como con salchichas, quedando en todos los casos como un delicioso acompañante.

Sea como fuere, lo que parece claro es que si les queda como en la fotografía adjuntada como imagen principal en esta entrada, acabarán siendo alabados por los comensales. Y es que nada mejor que empezar a introducir apetecibles platos de cuchara cuando octubre encarrila su fase final.

Compártelo

Deja un comentario