Receta pan: Cómo hacer una hogaza casera sin masa madre

Una de las sensaciones más gratas de todo cocinero amateur es la que se siente cuando te das cuenta que eres capaz de elaborar una barra de pan con ese aroma tan particular propio de las hogazas caseras y cuyo sabor, mucho más potente y natural que el del pan industrial, tanto gusta a uno mismo y a los invitados a su degustación.

Es por eso que en este post nos hemos marcado el objetivo de enseñar a todo el mundo a hacer pan casero, y lo que parece más complicado, hacerlo sin masa madre y de una manera rápida y sencilla. Es por eso que, si no eres muy habilidoso en la cocina, no te preocupes y sigue paso a paso la receta y verás como eres capaz de acabar comiéndote tu propia hogaza de pan casera tras el primer intento. Vamos allá:

Ingredientes para elaborar una hogaza casera:

– 350 gramos de harina de trigo de fuerza
– 190 miligramos de agua a temperatura ambiente
– 5 gramos de levadura seca
– 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
– 1 cucharadita pequeña de las de café, de sal

Elaboración, paso a paso, de una hogaza de pan casera:

Para empezar debemos poner el líquido elemento en un bol y agregarle, siguiendo este orden mientras removemos tras añadir cada ingrediente, la levadura, la harina, el aceite y la sal. Repetirmos que es capital no alterar el orden ya que si la lavadura y la sal entran en contacto echaremos por tierra la receta.

Una vez tenemos esto removido será el momento de amasar hasta que consigamos hacer una masa compacta y homogénea que nos permita manipular tranquilamente su forma con nuetras manos.

Espolvorea un poquito de harina sorbe una tabla o la encimera y colócala después encima para seguir masajeándola durante unos diez minutos. El masajeo debe realizarse doblándola una y otra vez sobre sí misma.

Pasado ese tiempo haremos con ella una bola que volveremos a dejar en el bol, cubierta ahora con papel film. La dejaremos así durante una hora. Una vez pase este tiempo veremos como esta se ha hecho prácticamente el doble de grande.

Será pues el momento de sacarla del bol y amasarla hasta dejarla plana, para seguir amasándola como antes, es decir, doblándola encima de sí misma hasta dejarle la forma de hogaza, si es que no se quiere dejar otra forma como la de una barra o una baguette. En este caso, le haremos la forma de hogaza.

Cuando la tengamos la colocaremos sorbe papel de horno tapada con un trapo nuevo para dejarla reposar así durante otros 50 minutos.

Ahora será el turno de precalentar el horno a 250 grados, si puede ser, activando la opción vapor. Si tu horno no dispone de ella, coloca un recipiente con agua en su interior mientras se hornea nuestra hogaza. Antes de dejarla dentro, recuerda hacerle unos cortes con un cuchillo para hacerla más atractiva visualmente.

Hogaza dentro del horno, en la zona central del mismo y horneado durante un cuarto de hora a esos 250 grados a los que habíamos precalentado. Pasado este tiempo bajaremos la temperatura a 225 durante media hora más.

Durante todo este proceso iremos vigilando la hogaza ya que, dependiendo del horno, el tiempo puede extenderse.

(Visitado 30 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *