La importancia de la buena imagen del servicio en la hostelería

A veces no basta con que las cosas sean buenas, sino que además de serlo deben parecerlo. Algo que se antoja imprescindible en los sectores en los que se trabaja con un materia tan delicado como lo es, por ejemplo, la comida en el sector hostelero.

Es por eso que la buena imagen del servicio en la hostelería es capital. Esta, al igual que sucede con el letrero, el propio local o la carta es lo primero que ven los clientes que se acercan a ver si les convencemos con nuestra propuesta actuando como tarjeta de presentación de nuestra filosofía que se debe traducir, a la postre, en una experiencia que invite a volver a nuestros comensales.

Así pues, dependiendo del tipo de local de restauración con el que contemos, será imprescindible que tanto el servicio como la cocina dispongan de unos atuendos lo más presentables y acordes con aquello que queremos transmitir a nuestros clientes y potenciales clientes.

Podrá encontrar vestuario de hostelería en Lorcaepis.

Ropa para camareros y cocineros

En este sentido, mientras que, por ejemplo, en un chiringuito de playa se puede echar mano de una camiseta -siempre corporativa- y un pantalón corto a juego que haga más llevadero el trabajo del servicio, en una cafetería o una cervecería de ciudad se podrá optar por un polo serigrafiado con los motivos de nuestra marca y en un restaurante se deberá echar mano de una camisa, un pantalón y unos zapatos, cuando no un chaleco, una pajarita o una corbata, si así lo exige nuestra propuesta.

De la misma forma, en el caso de que dispongamos de una open kitchen, tanto en un chiringuito como en un restaurante -siendo una de las grandes tendencias de los últimos tiempos-, el equipo de cocina deberá trabajar debidamente uniformado y luciendo los colores y los motivos que más se amolden a la imagen que queremos ofrecer a nuestros comensales.

Tipos de uniformes para la restauración

Teniendo en cuenta que cada vez son más las posibilidades a la hora de uniformar al servicio y al equipo de cocina, dependiendo de las temperaturas a las que estén estos sometidos, las posibles alergias de los trabajadores y también, claro está, el deseo estético del propietario, se podrá optar entre distintos materiales, de igual forma que es posible elegir entre distintas formas y cortes para cada prenda.

Lo que durante mucho tiempo parecía reservado a locales de cierto nivel se ha convertido de un tiempo a esta parte en una necesidad para los propietarios de locales de restauración una vez los clientes, cada vez más exigentes, se han acostumbrado a que un buen servicio empieza en una buena imagen de quienes les atienden, ayudándoles en muchos casos a detectar antes de entrar a un local si es aquello que estaban buscando.

En este asunto, como en otros tantos campos, no debe haber margen a la improvisación. La diferencia entre el éxito y el fracaso de un proyecto empresarial en un contexto de una competencia cada vez mayor y más centrada en los pequeños detalles está precisamente en eso, en los pequeños detalles.

Compártelo

Deja un comentario