Consejos para comer sano cuando no se puede hacer en casa

Si bien todos sabemos que las comidas deben ser variadas, que debemos ingerir más fruta y verdura que carne roja, que debemos evitar las grasas y los azúcares y que las raciones deben ser más pequeñas que grandes no todos sabemos cómo poder llevar a cabo lo que tenemos claro es sano para nosotros cada vez que estamos obligados a comer fuera casa.

Lo que por otro lado es una realidad para muchos que no tienen más remedio que hacerlo cada día por motivos laborales.

Recomendaciones para los que tienen que comer fuera de casa y quieran llevar una dieta sana

En primer lugar debemos tener muy presente la recomendación de la Organización Mundial de la Salud sobre las comidas y no olvidar que lo recomendable es emplear al menos unos 40 minutos para la hora de la comida.

La segunda recomendación que realiza este estamento pasa por tener una hora habitual para comer y tratar de ajustarse a ella en la medida de lo posible. Si el trabajo no lo permite trataremos de no alejarnos mucho o de acompasar la cena para que no se nos junte demasiado con esta ingesta.

Una vez asumido que no podremos ir a casa a comer debemos tener muy presente que es imprescindible ingerir alimentos variados, en su correcta proporción y sin pasarnos del tamaño de los platos. Si estos son pequeños mejor y si tenemos que elegir entre hincharnos o quedarnos con hambre apostaremos por lo último, sabedores de que una pieza de fruta a media tarde saciará nuestra hambre de la forma más sana.

A la hora de comer deberemos hacerlo despacio, masticando lentamente y sin ansiedad para así favorecer la digestión y, de paso, quedar saciados antes que si comemos rápidamente. Algo que, además, evita la aparición de numerosos trastornos digestivos.

Es recomendable evitar mirar la televisión o el teléfono móvil mientras se come ya que nos hace olvidarnos de las cantidades de ingerimos cada porción, de la cadencia de la comida y de las cantidades que estamos ingieriendo.

Si vamos a pasar toda la jornada laboral fuera será recomendable evitar las salsas y los alimentos grasos tales como la repostería.

Dicho de otra manera, lo recomendable será ingerir platos compuestos por verduras, hidratos y legumbres como principales o como guarniciones de otros con pescados y carnes blancas que son digeridos con mayor facilidad.

Si nuestro plato contiene fritos lo recomendable es pedir estos se sustituyan por una ensalada, puré o verduras en la cocina.

En cuanto a los principales es recomendable apostar por aquellos hechos a la plancha o el horno antes que los elaborados con aceite.

A la hora de cerrar la comida será mucho mejor acabar con una fruta que repostería o un helado. En cuanto al café o la infusión lo más recomendable es apostar por las opciones descafeinadas.

Por último, recordar que un exceso un día no tiene mayor importancia dado que, a veces, no comemos solo y resulta muy complicado alejarse de ellos. Lo importante es no repetirlos.

Compártelo

Deja un comentario