Comida India: Qué pedir para disfrutar al máximo y no morir de picante en el intento

Si hay una comida que cada vez está más de moda esa es la india. La gran variedad de sus platos en función de las decenas de regiones de su amplio país, la infinita gama de especias utilizadas en sus platos y lo sabrosas de sus milenarias recetas tienen la culpa. El exotismo tiene el resto.

Es por eso que, para los menos duchos en la gastronomía india y más curiosos gastronómicamente vamos a tratar de introducirlos en la apasionante y casi infinita comida del país asiático que tanto adeptos cosecha en todo el mundo.

Lo primero que debemos saber de la comida india es que allí, a diferencia de en los países occidentales, no hay entrantes, primeros, principales… ni platos propios. Toda la comida que se pone encima de la mesa tiene el mismo rango y toda se comparte. Algo que ahora seguro explica muchas de tus dudas.

Si hay una comida que más o menos se extiende a lo largo y ancho del subcontienente indio esa es el thali. Una especia de menú degustación de salsas especiadas que se acompañan de arroz y que se sirven sobre hoja de banano. Obviamente, toco con las manos.

Al lado de este menú degustación que estamos elaborando colocaríamos un plato de samosas, que no son más que empanadillas indias con carne o verduras y unas pakoras, que serían como unos buñuelos de verduras especiados que son ideales para complementar con algo más sólido el thali.

Si hay un plato especialmente sabroso es el humilde dal, o guiso de lentejas picante que es toda una delicia y que en su versión makhani es toda una gozada. Otros platos vegetarianos -la mayoría lo son porque el país lo es en su gran mayoría- son el aloo gobhi, o curry de patatas y coliflor, y el okra o judía verde.

Los lácteos son otro de los complementos habituales en sus salsas como sucede en el paneer palak, un guiso de espinacas. Ante la ausencia de ternera, prohibida en la mayoría de lugares, el consumo proteínico recae sobre el cordero y el pollo, ya que el cerdo también es una rara avis, sobre todo en la zona norte del país y en la frontera con Pakistán a través de Kachemira.

Es allí donde sirven el rogan josh, un guido de cordero espectacular que vale la pena probar. Los amantes del pescado y el marisco lo podrán encontrar, sobre todo, en la zona del Golfo de Bengala donde uno de sus platos estrella es el narial jhinga que puede llevar gambas o pescado con curry y leche de coco.

Picante, más o menos, pero picante

El naan bread, hecho en horno, las especialidades tandoori, también al horno y las masalas -mezclas de especias- no pueden faltar junto al pan en una comida elaborada con un alto nivel de especias picantes para un paladar español. De hecho, en la mayoría de ocasiones, cuando pidamos un plato ‘nada picante’ encontraremos uno que lo será en menor grado pero lo seguirá siendo. No saben cocinar sin él y debes tenerlo claro antes de sumergirte en esta comida. Vale la pena.

(Visitado 20 veces, 1 visitas hoy)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *