Archivo de la categoría: Verduras

Comida India: Qué pedir para disfrutar al máximo y no morir de picante en el intento

Si hay una comida que cada vez está más de moda esa es la india. La gran variedad de sus platos en función de las decenas de regiones de su amplio país, la infinita gama de especias utilizadas en sus platos y lo sabrosas de sus milenarias recetas tienen la culpa. El exotismo tiene el resto.

Es por eso que, para los menos duchos en la gastronomía india y más curiosos gastronómicamente vamos a tratar de introducirlos en la apasionante y casi infinita comida del país asiático que tanto adeptos cosecha en todo el mundo.

Lo primero que debemos saber de la comida india es que allí, a diferencia de en los países occidentales, no hay entrantes, primeros, principales… ni platos propios. Toda la comida que se pone encima de la mesa tiene el mismo rango y toda se comparte. Algo que ahora seguro explica muchas de tus dudas.

Si hay una comida que más o menos se extiende a lo largo y ancho del subcontienente indio esa es el thali. Una especia de menú degustación de salsas especiadas que se acompañan de arroz y que se sirven sobre hoja de banano. Obviamente, toco con las manos.

Al lado de este menú degustación que estamos elaborando colocaríamos un plato de samosas, que no son más que empanadillas indias con carne o verduras y unas pakoras, que serían como unos buñuelos de verduras especiados que son ideales para complementar con algo más sólido el thali.

Si hay un plato especialmente sabroso es el humilde dal, o guiso de lentejas picante que es toda una delicia y que en su versión makhani es toda una gozada. Otros platos vegetarianos -la mayoría lo son porque el país lo es en su gran mayoría- son el aloo gobhi, o curry de patatas y coliflor, y el okra o judía verde.

Los lácteos son otro de los complementos habituales en sus salsas como sucede en el paneer palak, un guiso de espinacas. Ante la ausencia de ternera, prohibida en la mayoría de lugares, el consumo proteínico recae sobre el cordero y el pollo, ya que el cerdo también es una rara avis, sobre todo en la zona norte del país y en la frontera con Pakistán a través de Kachemira.

Es allí donde sirven el rogan josh, un guido de cordero espectacular que vale la pena probar. Los amantes del pescado y el marisco lo podrán encontrar, sobre todo, en la zona del Golfo de Bengala donde uno de sus platos estrella es el narial jhinga que puede llevar gambas o pescado con curry y leche de coco.

Picante, más o menos, pero picante

El naan bread, hecho en horno, las especialidades tandoori, también al horno y las masalas -mezclas de especias- no pueden faltar junto al pan en una comida elaborada con un alto nivel de especias picantes para un paladar español. De hecho, en la mayoría de ocasiones, cuando pidamos un plato ‘nada picante’ encontraremos uno que lo será en menor grado pero lo seguirá siendo. No saben cocinar sin él y debes tenerlo claro antes de sumergirte en esta comida. Vale la pena.

Cuál es la dieta idónea de un runner y cómo debe ser el desayuno previo a una carrera

Qué difícil es, hoy en día, no haber sucumbido a la excelente moda de cuidarse y estar corriendo de vez en cuando en alguna de las carrera populares que inundan todas las ciudades de España o, como mínimo, tener a familiares y amigos cercanos que son todos unos ‘adictos’ a correr.

Si este es vuestro caso, o lo es de vuestra pareja, o vuestro hijo, seguro que os habéis preguntado cómo debe ser la alimentación de una persona con un nivel de gasto energético por encima de lo normal, es decir, por encima de las 1.500 calorías en el caso de las mujeres y de alrededor de las 2.000 en el de los hombres.

Pues bien, lo cierto es que lo ideal para estos, como para el resto, es seguir la dieta mediterránea que está compuesta por un 50 por ciento de hidratos de carbono, un 30 por ciento de proteínas y un 20 por ciento grasas, que extraeremos mayoritariamente de la fruta, la verdura y del arroz y la pasta que combinaremos con carnes, pescados y legumbres y que regaremos con agua y zumos recién exprimidos.

Así pues, un menú ideal, perfecto para cualquier persona que se quiere cuidar y hace deporte podría empezar con un desayuno con una tostada con aceite de olvida y una lonchita de pavo o jamón, un poquito de muesli, una manzana o una naranja y un café.

Ya a media mañana podríamos tomar una segunda pieza de fruta a elegir y que será el último bocado previo a la comida. En cuanto a la comida, ya se sabe, hay que comer de todo, pero si por ejemplo tenemos una carrera al día siguiente podríamos empezar el acopio de hidratos comiendo algo de arroz, pasta o patatas, combinándolo con verduras y finalizando, en el postre, con otra pieza de fruta, la tercera del día.

La merienda, sí, han adivinado, volverá a contener una pieza de fruta que regaremos con agua o zumo, nunca con bebidas carbonatadas, completamente descartadas a la hora de hacer deporte, sobre todo si estamos cerca de una competición. Ni que hablar de que el alcohol está completamente prohibido.

Ya para la cena, una ensalada, un trocito de pechuga a la plancha con un golpe de aceite de oliva y, si corremos mañana, una patata hervida, o de nuevo un poquito de arroz o pasta blanca, sería ideal para irse a la cama, no sin antes volver a tomar la quinta pieza de fruta diaria.

El desayuno perfecto de los corredores

Como estamos partiendo en la elaboración de este menú en que tenemos una carrera cercana, el día de la carrera no variaremos el menú del desayuno. Sólo nos aseguraremos de que la fruta sea un plátano y podremos variar el muesli por gelatina si nos espera una carrera muy larga en kilómetros y horas. Es importante que los días de antes, y también hasta el inicio de la carrera, se vaya bebiendo agua constantemente, pero en pequeños tragos, para llenar las reservas de líquidos del cuerpo antes de que lo pongamos al límite.

Receta tradicional del gazpacho andaluz

Con el verano encima y el calor apretando de lo lindo media España empieza a desempolvar la receta de uno de los platos más famosos y reconocidos de la gastronomía española: El gazpacho andaluz.

Una receta controvertida ya que, como sucede con otros platos tradicionales, casi cada familia tiene una forma de hacerlo e incorpora según qué ingredientes de temporada y la zona en la que vive. No obstante, existe una receta tradicional comúnmente aceptada por los grandes cocineros de gazpacho que es la que aquí vamos a presentarles y que, como verán, es realmente económica y sencilla de llevar a cabo.

Ingredientes del gazpacho andaluz para 6 personas

8 tomates maduros / 1,2 kilos
1 pimiento verde
1 diente de ajo
1 pepino mediano
250 ml de aceite de oliva virgen extra
50 ml de vinagre de Jerez
100 gramos de pan duro
Sal
Agua fría
Opcional al gusto: Una pizca de comino y un cuarto de cebolla

Cómo hacer el verdadero gazpacho andaluz

Una vez tenemos los ingredientes organizados encima de la mesa es el momento de trocearlos todos en un tamaño pequeño y agregar en el vaso de la batidora, trituradora o Turmix junto a 250 mililitros de agua fría, la misma cantidad de aceite de oliva, 50 mililitros de vinagre de Jerez y proceder a triturar todo.

En este paso no será necesario que pelemos ni los tomates ni los pimientos ya que antes de consumirlo pasaremos el resultante por un colador fino. Sin embargo, sí que pelaremos el diente de ajo.

En cuanto a los tiempos, aquellos que dispongan de Thermomix, después de incorporar dentro del vaso todos los ingredientes tal y como hemos indicado en el primer párrafo, activarán a velocidad máxima el apartado y triturarán durante cuatro minutos para conseguir la textura ideal. La idea, independientemente del aparato a utilizar, es activar la opción de máxima potencia durante un mínimo de cuatro minutos hasta que veamos a ojo que se ha conseguido una crema homogénea y sin tropezones.

Una vez lo tenemos todo trituradito sólo tenemos que pasarlo por el chino ayudándonos de una cuchara o de algún elemento que nos ayude a empujar quedando en el recipiente una crema sin piel ni semillas. Antes se servirlo es recomendable dejarlo durante al menos dos horas en la nevera para que este se enfríe bien cubierto con papel film para que no se oxide ni coja sabores o pierda aromas.

En cuanto a la presentación de nuevo nos encontramos con distintas opciones posibles ya que hay comensales que desean degustarlo con cuchara en un plato y otros que prefieren ingerirlo como si se tratase de una bebida, especialmente cuando la crema es muy fina.

En aquellos que opten por servirlo en un plato hondo es recomendable presentar cortando de manera muy fina en la parte de arriba un poco de pimiento verde o pepino, colocar unos pocos picatostes de pan para acompañar en una fuente aparte, y aderezar al gusto con comino para aquellos que quieran dotar de más matices a esta estupenda propuesta gastronómica para el verano.