Archivo de la categoría: Ensaladas

Las ensaladas más refrescantes para el verano

Si hay una época del año en la que apetece integrar la ensalada en cada comida, o incluso convertirla en plato único, esa es el verano.

Con tantos tipos como gustos e ingredientes, vamos a tratar de presentaros algunas de las más consumidas y sabrosas durante la época estival. Amantes de la ensalada: ¡Tomen buena nota!

Ensalada Caprese

De origen italiano, tiene como ingredientes el tomate, el aguacate, la lechuga y el queso burrata. Si la queremos hacer aún más italiana podremos incorporarle mozzarella y un poco de orégano o albahaca. Cuestión de gustos.

Ensalada de pera caramelizada, arándanos y nueces

Hay días que uno está goloso y gusta de una ensalada fresca y dulzona. Pues esta, con peras caramelizadas y arándanos, además de varios tipos de lechuga al gusto y nueces es un perfecto ejemplo. Aún podemos hacerla más dulzona con una buena mermelada de frutos rojos.

Ensalada mar y tierra

Una de las ideales para convertirlas en un plato único es esta ensalada que combina, además de lechuga y canónigos pechiga de pollo y gambas. Un poco de soja le queda ideal a este completísimo plato.

Ensalada de aceitunas negras, patatas y judías

Además de barata, una de las más completas a nivel energético y nutritivo. Una ensalada con patata, aceituna negra y judías, a modo de ensaladilla rusa sin mayonesa, es perfecta tanto en frío como en templado, si colocamos la patata nada más salir de la olla.

Ensalada de manzana, apio y nabo

En verano apetece mucho mezclar verdura y fruta en la ensalada. Una de las frutas que más presente está en las ensaladas es la manzana. Esta combina a la perfección con el apio y el nabo en un mix de vitaminas y hidratos y antioxidantes.

Ensalada de aguacate, sandía anchoas y crema de yogur

En la cocina es recomendable usar productos de temporada. Es por eso que mezclar aguacate, sandía anchoas y aliñarlo con una crema de yogur, a pesar de lo que pueda parecer en un inicio es una manera ideal de hacerlo.

Ensalada de naranja con foie

Hay pocas cosas más gustosas que una ensalada verde con naranja y foie. El ácido de la primera y la grasa del segundo son el acompañamiento perfecto a una ensalada verde. Puro disfrute que podemos aderezar con pipas.

Ensalada de bacalao con pomelo

Volviendo al mar, rescatamos la receta de la ensalada de cebolla roja, bacalao en salazón y pomelo. Si le agregamos una vinagreta de mostaza con miel disfrutaremos de bocados de lo más interesantes y equilibrados. Viva el dulce y viva el ácido.

Ensalada griega

Un clásico que no puede faltar en verano es la ensalada griega. Esta está compuesta por Tomates cherry, pepinos, queso feta, yogur y aceite de oliva. Vinagre al gusto para los más ‘vinagregros’.

Ensalada tropical

¡Qué se note que es verano! Es el momento de echarle piña, palmitos, palitos de cangrejo, manzana, mango, brotes verdes y una vinagreta dulce a nuestra ensalada. Otra incunable que pide volver cada verano.

Cuál es la dieta idónea de un runner y cómo debe ser el desayuno previo a una carrera

Qué difícil es, hoy en día, no haber sucumbido a la excelente moda de cuidarse y estar corriendo de vez en cuando en alguna de las carrera populares que inundan todas las ciudades de España o, como mínimo, tener a familiares y amigos cercanos que son todos unos ‘adictos’ a correr.

Si este es vuestro caso, o lo es de vuestra pareja, o vuestro hijo, seguro que os habéis preguntado cómo debe ser la alimentación de una persona con un nivel de gasto energético por encima de lo normal, es decir, por encima de las 1.500 calorías en el caso de las mujeres y de alrededor de las 2.000 en el de los hombres.

Pues bien, lo cierto es que lo ideal para estos, como para el resto, es seguir la dieta mediterránea que está compuesta por un 50 por ciento de hidratos de carbono, un 30 por ciento de proteínas y un 20 por ciento grasas, que extraeremos mayoritariamente de la fruta, la verdura y del arroz y la pasta que combinaremos con carnes, pescados y legumbres y que regaremos con agua y zumos recién exprimidos.

Así pues, un menú ideal, perfecto para cualquier persona que se quiere cuidar y hace deporte podría empezar con un desayuno con una tostada con aceite de olvida y una lonchita de pavo o jamón, un poquito de muesli, una manzana o una naranja y un café.

Ya a media mañana podríamos tomar una segunda pieza de fruta a elegir y que será el último bocado previo a la comida. En cuanto a la comida, ya se sabe, hay que comer de todo, pero si por ejemplo tenemos una carrera al día siguiente podríamos empezar el acopio de hidratos comiendo algo de arroz, pasta o patatas, combinándolo con verduras y finalizando, en el postre, con otra pieza de fruta, la tercera del día.

La merienda, sí, han adivinado, volverá a contener una pieza de fruta que regaremos con agua o zumo, nunca con bebidas carbonatadas, completamente descartadas a la hora de hacer deporte, sobre todo si estamos cerca de una competición. Ni que hablar de que el alcohol está completamente prohibido.

Ya para la cena, una ensalada, un trocito de pechuga a la plancha con un golpe de aceite de oliva y, si corremos mañana, una patata hervida, o de nuevo un poquito de arroz o pasta blanca, sería ideal para irse a la cama, no sin antes volver a tomar la quinta pieza de fruta diaria.

El desayuno perfecto de los corredores

Como estamos partiendo en la elaboración de este menú en que tenemos una carrera cercana, el día de la carrera no variaremos el menú del desayuno. Sólo nos aseguraremos de que la fruta sea un plátano y podremos variar el muesli por gelatina si nos espera una carrera muy larga en kilómetros y horas. Es importante que los días de antes, y también hasta el inicio de la carrera, se vaya bebiendo agua constantemente, pero en pequeños tragos, para llenar las reservas de líquidos del cuerpo antes de que lo pongamos al límite.

10 ensaladas para este verano de 2016

Con la llegada del calor es el momento de dejar apartadas las comidas pesadas y disfrutar de propuestas más frescas y apetecibles como lo son las ensaladas.

En esta entrada, sabedores de que hay casi tantas ensaladas como ingredientes, vamos a tratar de presentaros algunas de las más refrescantes, saludables, variadas y nutritivas perfectas para este verano de 2016.

Ensalada de garbanzos, pepino y salsa de yogur

Gracias a la presencia de garbanzos y la salsa de yogur es alta en proteínas y por lo tanto de lo más nutritiva. Además del mezclum, los garbanzos, el pepino y la salsa de yugor le podemos agregar menta si queréis darle un punto de frescor intenso.

Ensalada de melón con feta y frutos secos

Porque no todas las ensaladas tienen que llevar lechuga os proponemos una alternativa afrutada como es la ensalada de melón, queso feta y frutos secos que pueden ser almendras, anacardos o alguno otro a elegir. Seguramente la más refrescante de todas las propuestas.

Pipirrana de verano

Para los que no sepan como se hace coceremos dos huevos, pelaremos dos tomates después de escaldarlos, los picaremos, picaremos la clara de los huevos y un pimiento y lo echaremos todo en el bol con el tomate. Para el aderezo majaremos ajo, pimiento picado muy pequeño, las yemas y le echaremos un chorrito de aceite, removemos y listo.

Ensalada de arroz con mejillones

Elaborada con arroz rojo o salvaje hervido, y con una lata de mejillones en escabeche, es una receta de lo más sencilla. A estos ingredientes agregaremos un tomate maduro troceado y unas anchoas. Así de fácil y de completo. Las cantidades, al gusto.

Ensalada de judías blancas, bonito y anchoas

Otra propuesta bien completa es la que nos lleva a juntar legumbres y una nueva conserva procedente del mar como son las de bonito y de anchoa. Después de cocer las judías blancas las incorporamos a una base de lechuga y tendremos una comida de lo más completa. Energía sin empacho.

Ensalada de verduras con cuscús

La más verde de todas. Aquí colocaremos todas las verduras clorofílicas que nos gusten pasadas al vapor acompañadas de un cuscús y una salsa verde de cebolleta, aceite, vinagre y cilantro que no dejará indiferente a nadie. De nuevo proteínas e hidratos para conseguir un plato completo.

Ensalada de aguacate y sardinas

Se acabaron las latas, en este caso vamos a apostar por un producto en salazón como lo es la sardina. Con un surtido de lechugas en el fondo del bol, agregaremos las sardinas en aceite y un aguacate troceado. También se puede optar por colocar medio aguacate y agregar un par de tomates.

Ensalada de hortalizas, pollo y feta

Un clásico del verano que nunca falla. Patatas, tomates, cebollas, pimientos, pepino, un poco de pollo o pavo y unas lonchas finas de queso feta aderezadas con un poco de aceite de oliva virgen y vinagre balsámico. La clásica ensalada mediterránea que nunca falla.

Canelones de calabacín con queso de cabra

A pesar del nombre es una ensalada. La idea es cortar muy fino en láminas el calabacín como si se tratase de pasta para canalones y rellenarlo de queso de cabra, aguacate y pasas. Un plato de lo más elegante, bonito, nutritivo y regrescante.

Ensalada de melocotones

Por último otra ensalada de fruta. Aprovechando que están de temporada, qué mejor que hacer una ensalada con melocotones, mezclara con varios tipos de lechuga, un poco de pavo y aliñarlo con una vinagreta cítrica. Fetén.