Archivo de la categoría: Dulces y postres

Recetas de verano: Helado casero sin máquina

Llega el verano y con él el tiempo de comer helado. Igualmente deseado por adultos y niños, ni hay nada mejor que emplear uno de los días de asueto de verano para cocinar y preparar un helado casero que nos quede igual, o mejor, que los que podemos encontrar en el supermercado y en las heladerías a pie de playa.

Vamos pues a ver cómo se prepara un helado casero de vainilla paso a paso para ser degustado por cuatro personas, sin necesidad de echar mano de una máquina de hacer helado como suelen hacer los profesionales. El resultado, si no fallamos ninguno de los sencillos pasos que proponemos, está para chuparse los dedos. ¡Tomen nota!

Ingredientes del helado casero sin máquina

2 tazas de leche evaporada

2 tazas de nata

1 taza de azúcar

1 cucharada sopera de extracto de vainilla

8 claras de huevo

1 pizca de sal

Elaboración del helado casero sin máquina

El primer paso pasa por batir las claras con el azúcar. Para ello echaremos mano de una batidora para, una vez mezcladas, agregar la sal y el extracto de vainilla.

Seguimos batiendo las claras y el resto de ingredientes hasta que consigamos un color amarillo de helado de vainilla. Cunado lo tengamos agregaremos la nata y seguiremos batiendo hasta que la mezcla haya espesado notablemente.

Cuando esté espesa será el momento de echar nuestra mezcla a un recipiente de plástico que nos quepa en el congelador. Una vez dentro lo removeremos cada 45 minutos, lo que haremos unas cinco veces antes de echarle el cuchara encima. Eso sí, si queremos que de textura esté más parecido a los de las heladerías recomendamos dejarlo toda la noche congelando y esperar hasta el día siguiente para hincarle el diente.

Una vez listo para sacar lo dejaremos un par de minutos de reposo antes de servirlo en bolas acompañado del aderezo que más nos guste o con nuestra guarnición preferida en formato postre.

Para los que quieran hacer la leche evaporada en lugar de comprarla, vamos a revelarles cómo se hace, pase a paso, empezando por explicar que se trata de leche entera a la que se le ha quitado el 60 por ciento del agua.

Ideal para postres y salsas empezaremos a hacerla llenando cuatro tazas de leche entera en una olla grande a la que agregaremos unas 20 cucharadas de leche en polvo. Una vez todo mezclado cocinaremos a fuego lento añadiendo a los pocos minutos de cocinado dos cucharadas grandes de mantequilla.

Durante todo el tiempo que la estemos preparando deberemos remover cada pocos minutos con una chuchara, de palo preferiblemente, hasta que empiece a hervir. Será entonces cuando la saquemos del fuego.

El siguiente paso es llevar la mezcla a la licuadora donde licuaremos todo el líquido sobre un minuto antes de llevarlo a la nevera para que esta enfríe.

El resultados serán dos tazas de leche evaporada que podrás utilizar para cocinar este helado casero sin máquina que te proponemos, o también otro tipo de postres o incluso hasta unos spaguetti carbonara bajos en calorías.

Receta Tarta de Oreo (versión fácil)

Se acerca el verano y, si bien hay que cuidar la figura, es un excelente momento para invitar gente a casa y ofrecerles una comida que coronar con un excelente, y si puede ser fresco, postre mejor.

Hoy os vamos a indicar aquí cómo elaborar la famosa y deliciosa tarta Oreo en su versión más sencilla y con la que triunfar al cien por cien. Toma nota de todos los pasos porque aunque sea un auténtico zote en la cocina, seguro que la puedes hacer sin problemas.

Ingredientes para la tarta Oreo para 4 personas:

Ingredientes para la base de la tarta:

1 paquete de galletas Oreo de 160 gramos
50 gramos de mantequilla

Ingredientes para la tarta:

250 gramos de queso crema (estilo Philadelphia)
500 mililitros de nata para montar o crema de leche
150 gramos de azúcar
2 sobres de cuajada de 128 gramos
300 mililitros de leche entera
Medio paquete de galletas Oreo para adornar la superficie una vez finalizada

Cómo hacer la tarta de Oreo fácil, paso a paso:

Empezaremos con la base. Para eso debemos quitar la crema de las dos tapas y reservar esa parte blanca. El resto, es decir, las dos partes de chocolate negras las colocaremos para triturar y utilizar como la base. Unas pocas las utilizaremos para decorar la superficie una vez finalizada.

Ya trituradas y echas polvo, mezclaremos esta tierra con mantequilla derretida creando una masa que colocaremos sorbe la base de nuestro recipiente ayudándonos de una cuchara repartiéndola uniformemente hasta tapar todos los huecos. Si ponéis papel vegetal en la base será más fácil desmontarla cuando la queramos consumir. Al frigorífico.

En paralelo, en un cazo, calentamos la nata, la leche, el queso, el azúcar y la crema de las galletas que habíamos retirado antes y lo ponemos todo a fuego lento mientras nos ponemos con la cuajada.

En un vaso echaremos la leche que calentaremos un poquito en el microondas y le añadiremos los sobres de cuajada que removeremos hasta que no quede grumo alguno.

Una vez la tengamos se le echaremos al resto del cazo y removeremos constantemente para que se pegue ni se queme el fondo, siendo este el gran peligro de la elaboración. De ahí que cocinemos con fuego bajo. Habrá que remover con paciencia hasta que eche a hervir.

Cuando comience a hervir, apartaremos el cazo del fuego y lo echaremos sobre el molde que teníamos en el frigorífico para echar la mezcla ya en el molde.

Después de dejar unos quince minutos que temple, la colocaremos en el frigorífico durante un período mínimo de tres horas para que cuaje completamente.

Tras este tiempo, será el momento retirarla, sacarla cuidadosamente del molde, y colocar sobre el plato en el que queremos presentarla.

Antes de esta presentación retomaremos las bases de galleta negra que teníamos reservadas y las colocaremos enteras o partidas sobre la superficie de la tarta a modo de decoración. Ya la tenemos.

El último paso es el mejor, llevarla a la mesa y ver la cara de felicidad cuando la prueben mientras recogemos la enhorabuena. Y es que la tarda de Oreo, aunque sea de lo más fácil, nunca falla.

Receta de la Mona de Pascua tradicional

La Semana Santa ya está a la vuelta de la esquina y, es el momento oportuno para enseñarles cómo hacer una mona de Pascua tradicional, paso a paso, para sorprender durante estas fiestas y disfrutar de una de las comidas más tradicionales que se expande a lo largo y ancho de la geografía española durante estas Pascuas.

Ingredientes para las monas de pascua

500 gramos de harina
1 sobre de levadura seca (alrededor de 12 gramos) o 25 gramos de levadura fresca
250 mililitros de leche templada
100 gramos de mantequilla fundida
80 gramos de azúcar
1 huevo
1 pizca de sal

Para pintar la masa de la mona de Pascua

1 yema de huevo
1 cucharada de leche

Para la decoración de la mona de Pascua

A elegir, entre anisetes, bolitas de chocolate, cerezas desidratas, almendras laminadas o huevos de chocolate.

Cómo preparar monas de pascua

El primer paso de todos pasa por colocar la harina en un recipiente hondo al que agregaremos la levadura seca mezclando bien todo con un tenedor para agregar después los ingredientes como son la mantequilla derretida en el microondas, la leche, el azúcar y el huevo, echando una pizquita de sal al final. Todo esto lo deberemos batir y, después, darle la forma circular con las manos dándole ya forma de mona.

Una vez lo tenemos será el momento de colocar un paño encima del bol y posteriormente hornear durante unos 25 minutos a 50 grados y con la puerta del horno sin cerrar dejando en la frontera una paleta de madera. Una vez esta se haya elevado y agrandado la tendremos. Quienes lo prefieran lo pueden hacer en el microondas durante unos 8 minutos a 85 vatios cubriendo el bol con un paño húmedo.

Una vez se ha levantado dividiremos la masa en las monas que deseemos hacer eligiendo también el tamaño. Ahora habrá que darle forma a estas monas y decorarlas finalmente. Cuando ya estén con la forma final les daremos otros 10 minutos de horno a 50 grados hasta que estas se vean ya hechas. Después tocará mezclar una yema con una cucharada de leche para pintar la mona y pasar a decorarlas.

El último paso será colocarlas ya decoradas durante 25 minutos a 200 grados hasta que las veamos doradas. Las sacamos del horno, les damos el último retoque y estarán listas para comer. Quien lo desee puede, además, colocarle algo de mantequilla, mermelada, queso o chocolate caliente para hacerlas aún más golosas y atractivas para los niños.

Sin duda, todo un manjar para pequeños y grandes que nos puede acompañar para el desayuno, la merienda y casi cualquier situación a lo largo de todas las jornadas que dura la Semana Santa y en la que es muy posible que acabemos compartiendo mantel con amigos y familiares. Tanto si es en casa como si tienes que llevarla, no dudes en sorprender con tu mona de Pascua casera. Para cualquier duda, no dudes en escribirnos o repasar algún videotutorial donde se expliquen visualmente estos pasos descritos en la presente entrada.

¡Felices Pascuas para tod@s… y buen provecho con la mona!