Qué alimentos no debe comer nunca tu perro

Después de mucho tiempo escribiendo sobre gastronomía, ingredientes, alimentos, restaurantes y recetas de todo tipo aprovechamos para hacer un paréntesis y centrarnos en la comida que involucra a otros integrantes de nuestra familia como son nuestros perros.

Concretamente lo que pretendemos con este post es hablar precisamente de aquellos alimentos que tu mascota canina no debería comer nunca en busca de lo mejor para su salud. Incluso aunque a esta le encante ingerirlos después de que, por desconocimiento, se lo hayas dado hasta ahora.

Estos son los siete alimentos más dañinos para los perros que debemos evitar darles a toda costa

Chocolate: A pesar de que el cacao, cuando no tiene apenas leche, es uno de los superalimentos que más propiedades positivas presenta para el consumo humana es altamente tóxico para los perros. La razón de esta toxicidad se encuentra en una de las sustancias que este contiene y que se llama teobromina y que nuestros perros son incapaces de metabolizar. Si un perro consume chocolate lo normal es que en poco tiempo este presente un cuadro de diarreas o vómitos. Si se consume en grandes cantidades la cosa puede ser mucho peor.

Cebollas, puerros y ajo: Tanto las Cebollas, como los cebollinos, los puerros y el ajo contienen otra sustancia que no es metabolizada correctamente por los caninos. Hablamos del sulfóxido que, a diferencia de lo que ocurre con nosotros, les provoca dificultades en el sistema circulatorio produciendo fatiga, problemas gástricos y problemas de corazón.

Frutos secos: Otra de las grandes fuentes calóricas y de omega 3 para las personas y que puede poner en serios problemas a nuestras mascotas. Los aceites que contienen estos frutos provocan en nuestros animales diarrea y vómitos. Las nueces son especialmente dañinas para ellos.

Uvas y pasas: Más allá del asunto de los pesticidas al que son mucho más susceptibles los perros, ambos contienen una sustancia que provoca daños renales y hepáticos en los perros. De nuevo, consumido en grandes cantidades puede provocar males mayores.

Lácteos: A diferencia de lo que ocurre cuando son cachorros con la leche materna, la mayoría de canes no producen la enzima necesaria para metabolizar la lactosa por lo que su consumo les puede causar problemas estomacales, vómitos y diarreas.

Salados: Las bolsas de snacks, con alto contenido en sodio, son tremendamente nocivas para los perros. Su consumo puede producirles desde temblores, pasando por sed excesiva, hasta diarrea o vómitos.

Alcohol
: Si en las personas su consumo, aún moderado, ya está completamente desaconsejado por no tener ninguna consecuencia buena para la salud, en los perros la cosa aún se agrava más. A diferencia de lo que ocurre en las personas, que cuando lo toman en pequeñas cantidades apenas sienten sus síntomas, en los canes una mínima ingesta les puede causar mareos, vómitos, diarreas e incluso problemas en el sistema nervioso central cuyo final es el peor imaginable.

Como dicen los veterinarios, nada como darle al perro el pienso y las latas elaborado expresamente para que estos tengan una alimentación sana y completa. El resto, incluso la comida que sobra de casa, es mucho menos beneficioso.

Compártelo

Deja un comentario