¿Cuántas formas hay de cocinar un huevo?

Uno de los alimentos más consumidos en todo el mundo son los huevos. Sus alto nivel nutricional y las mil y una forma que existen para cocinarlos están detrás del éxito de este barato, noble y sabroso producto. Vamos a ver cuántas formas hay de cocinar un huevo.

Huevos duros
Calificado por algunos como el acompañamiento perfecto debemos saber que para que quede perfecto hay que controlar muy bien el tiempo de cocción. Este debe ser entre 10 y 12 minutos bajo el agua, con cáscara y una pizca de sal.

Huevos pasados por agua
Una de las recetas que todos hemos heredado es la de los huevos pasados por agua. A diferencia de los duros estos están casi líquidos. Para conseguir que quede perfecto se debe cocer con su cáscara y sal durante tres minutos.

Huevos ‘mollets’
Ni duros ni pasados por agua. En este caso, para lograr esa textura intermedia deberemos cocerlos en su cáscara y con un poco de sal durante cinco minutos. La textura final será con la clara cuajada y le yema líquida. Delicioso.

Huevos al plato
Unos de los más calóricos pero sabrosos son los huevos al plato. Estos se suelen hornear en una cazuela de barro pintada con mantequilla o margarina previamente. Una vez cascado el huevo y salpimentado al gusto lo acompañamos de tomate, jamón a taquitos, algo de queso rallado y unas pocas verduras picaditas. Lo ideal es sacarlo antes de que se tueste la yema.

Huevos poché
Probablemente la receta más elegante hecha con huevos. Para hacerlos debemos colocar agua y vinagre hirviendo en una cazuela y meter el huevo sin cáscara. Cuando esté cuajado por fuera y líquido por dentro lo sumergiremos en agua fría para quitarle la baba. Listo para comer.

Huevos fritos
La más fácil, sabrosa y calórica. Cualquiera es capaz de romper la cáscara y echar el huevo en una sartén. Eso sí, sacarlo sin romper la yema y con puntilla es otra cosa. La idea es echarlo con fuego fuerte para que los bordes se tuesten y la yema se quede poco hecha. Puede estar en poco más de un minuto.

Tortilla
La cantidad de tortillas que se pueden hacer son infinitas. España es un buen ejemplo de ello. Para conseguir la mejor tortilla debemos batir muy bien los huevos, salpimentarlos, echarlos en una sartén con un poco de aceite de oliva y agregar los ingredientes que se deseen. Con un chorro de leche queda más esponjosa.

Además de estas recetas internacionales, podríamos agregar decenas de recetas locales que las diferentes tradiciones de todo el mundo han ido cocinando con el paso del tiempo y con el huevo con protagonista. Desde comerse el huevo completamente crudo hasta dejarlo muy hecho en forma de arena hay un término medio. Si algo comparten todas estas opciones es el resultado final. Un sabor que gusta a todo el mundo y de lo más completo a nivel nutritivo. ¡Qué viva el huevo!

Los mejores platos fríos para el verano

En verano es habitual que, como consecuencia de las altas temperaturas y sus afectación en nuestro organismo, a menudo, se nos elimine en parte el apetito.

Rehusar de las comidas copiosas, de los guisos tradicionales, los platos excesivamente calientes o de los picantes son algunos de los consejos que podríamos darles a aquellos cuyo apetito se ve reducido y a los que aumentan sus procesos de digestiones pesadas los días de más calor.

Sea como fuere, vamos a tratar de recordarles algunos de los platos fríos más apetitosos, sanos, sabrosos e ideales para el verano en una lista a la que bien puede añadir ustedes muchos más. Si es así, no duden en comentárnoslo a través de los comentarios de este post. ¡Todos a la mesa!

Gazpacho: Si hay una receta tradicional en España que su consumo se multiplica con la llegada del calor esa es la del gazpacho andaluz. Tomates, pimiento rojo y verde, pepino, cebolla y ajo son los ingredientes más repetidos. Todo ello bien exprimido, colado, con costrones de pan y recién sacado de la nevera es sencillamente espectacular.

Carpaccio: Si bien se suele hacer de carne, y con unos resultados magníficos si se adereza de una buena vinagreta, también los podemos hacer de pescado, de champiñones e incluso de fruta en su versión para el postre. En todos los casos destacan por su corte finísimo y por estar a temperatura ambiente o algo frescos. Ideal para esta época de calor.

Ensaladas de tomate: Igual que sucede con el gazpacho, las ensaladas son el otro producto estrella de la gastronomía española durante el verano… y también de medio mundo. Si hay alguna recomendada para los clásicos de las ensaladas son aquellas que llevan tomate. El tipo del tomate, al gusto, pero con unos brotes y un buen aliño es de lo más fresco que puedes echarte a la boca.

Ensaladas de pasta: Si hablamos de ensalada como plato principal, la mejor idea es agregarle unos hidratos en forma de pasta fresca, aguacate y frutos secos. Esto con algo de verde, rojo y quién sabe si un poco de pollo o atún resulta una comida de lo más completa y agradable para estos días.

Ensalada de tropical: Verano, playa, tropical, fruta. Una asociación que llevada a la ensalada supone agregarle piña, manzana, frutos rojos o casi cualquier fruta. Si de temporada mejor. Y si está fresca, ideal para estos días de calor. Comida y postre de una.

Vichyssoise: De origen francés, es la sopa fría más conocida del mundo. Puerros, patata, cebolleta, nata, mantequilla, aceite de oliva, cebollino y punto de sal son sus ingredientes. Cuanto más fría, dicen los franceses, mejor. Una opción estupenda.

Salpicón de marisco:
Un clásico de las localidades costeras es este plato que suma tanto la huerta como los productos del mar. A la receta original se le pueden añadir un sinfín de ingredientes frescos como lo puedan ser langostinos, gambas, pulpo, hortalizas y todo ello, eso sí, acompañado de una buena vinagreta.

Las ensaladas más refrescantes para el verano

Si hay una época del año en la que apetece integrar la ensalada en cada comida, o incluso convertirla en plato único, esa es el verano.

Con tantos tipos como gustos e ingredientes, vamos a tratar de presentaros algunas de las más consumidas y sabrosas durante la época estival. Amantes de la ensalada: ¡Tomen buena nota!

Ensalada Caprese

De origen italiano, tiene como ingredientes el tomate, el aguacate, la lechuga y el queso burrata. Si la queremos hacer aún más italiana podremos incorporarle mozzarella y un poco de orégano o albahaca. Cuestión de gustos.

Ensalada de pera caramelizada, arándanos y nueces

Hay días que uno está goloso y gusta de una ensalada fresca y dulzona. Pues esta, con peras caramelizadas y arándanos, además de varios tipos de lechuga al gusto y nueces es un perfecto ejemplo. Aún podemos hacerla más dulzona con una buena mermelada de frutos rojos.

Ensalada mar y tierra

Una de las ideales para convertirlas en un plato único es esta ensalada que combina, además de lechuga y canónigos pechiga de pollo y gambas. Un poco de soja le queda ideal a este completísimo plato.

Ensalada de aceitunas negras, patatas y judías

Además de barata, una de las más completas a nivel energético y nutritivo. Una ensalada con patata, aceituna negra y judías, a modo de ensaladilla rusa sin mayonesa, es perfecta tanto en frío como en templado, si colocamos la patata nada más salir de la olla.

Ensalada de manzana, apio y nabo

En verano apetece mucho mezclar verdura y fruta en la ensalada. Una de las frutas que más presente está en las ensaladas es la manzana. Esta combina a la perfección con el apio y el nabo en un mix de vitaminas y hidratos y antioxidantes.

Ensalada de aguacate, sandía anchoas y crema de yogur

En la cocina es recomendable usar productos de temporada. Es por eso que mezclar aguacate, sandía anchoas y aliñarlo con una crema de yogur, a pesar de lo que pueda parecer en un inicio es una manera ideal de hacerlo.

Ensalada de naranja con foie

Hay pocas cosas más gustosas que una ensalada verde con naranja y foie. El ácido de la primera y la grasa del segundo son el acompañamiento perfecto a una ensalada verde. Puro disfrute que podemos aderezar con pipas.

Ensalada de bacalao con pomelo

Volviendo al mar, rescatamos la receta de la ensalada de cebolla roja, bacalao en salazón y pomelo. Si le agregamos una vinagreta de mostaza con miel disfrutaremos de bocados de lo más interesantes y equilibrados. Viva el dulce y viva el ácido.

Ensalada griega

Un clásico que no puede faltar en verano es la ensalada griega. Esta está compuesta por Tomates cherry, pepinos, queso feta, yogur y aceite de oliva. Vinagre al gusto para los más ‘vinagregros’.

Ensalada tropical

¡Qué se note que es verano! Es el momento de echarle piña, palmitos, palitos de cangrejo, manzana, mango, brotes verdes y una vinagreta dulce a nuestra ensalada. Otra incunable que pide volver cada verano.

Los 10 restaurantes más raros del mundo

Disfrutar de una comida en un restaurante es, cada vez más, mucho más que comer. Es por eso que muchos de los propietarios de los nuevos locales de restauración de moda buscan que sus clientes vivan una auténtica experiencia en cada ocasión que les visiten.

Para aquellos a los que nos les valga solo con el menú que les pongan delante a la hora de elegir un restaurante les proponemos los 10 restaurantes más originales y extravagantes del mundo:

La hormiga negra, Nueva York

Tal y como su nombre indica, no es apto para cualquier tipo de comensal. Lo que allí se ofrecen son platos de altura aderezados con distintos insectos. Por si no fuera suficiente con colocarnos en la comida, estos también se pueden encontrar en las bebidas que allí se sirven.

La clínica, Singapur

Uno de los locales más extraños que uno puede encontrar en esta ciudad estado es La clínica. De nuevo, su nombre nos pone sobre la pista de lo que allí se oferta. La oferta que allí se sirve está muy enfocada a la gastronomía molecular. Eso sí, para degustarla debes sentarte en sillas de ruedas y todo tipo de mobiliario de hospital. Pura excentricidad.

Modern Toilet, Tapei

Como buenos amantes de los servicios, los dueños han convertido su local en toda una oda al inodoro. Los menús se sirven sobre una vajilla muy relacionada con este tema, lo que no es óbice para ser uno de los locales más exitosos y concurridos de Taiwan.

Cena en el aire

En este caso hablamos de una experiencia en franquicia. Lo que empezó como una idea loca, la de dar de cenar a gente colgando en París o Dubai ha ido extendiéndose a distintas capitales. Los comensales quedan prendidos a 50 metros de altitud con una grúa.

Rock Restaurante, Tanzania

Lo que ofrece este local es nada más y nada menos que comer en el medio del mar. Ubicado sobre una piedra dentro del mar es una de las experiencias más extrañas y únicas que un comensal puede disfrutar a lo largo de su vida. Se llega en bote y se debe reservar con meses de antelación.

Pomze, París

Uno de los más famosos de la lista es un clásico para los que visitan la capital francesa. Es el único lugar del mundo en el que todos los platos están cocinados con manzana. Toda un museo comestible a esta fruta.

Casa del árbol, Nueva Zelanda

De nuevo colgados, aunque ahora algo más bajos, es como podemos comer en Nueva Zelanda. Sobre un árbol a 10 metros del suelo al que accedemos desde un puente ofrece la posibilidad de comer junto a otros 17 comensales sobre un valle cuyas vistas quitan la respiración.

The LocK Up Restaurante, Tokyo

Como si estuviésemos en la cárcel de Alcatraz, este local ofrece a sus comensales mesas insertadas en celdas y camareros que simulan ser policías. Todo muy extraño.

Ithaa Undersea, Maldivas

Otro de los más impresionantes es el único insertado literalmente bajo el amor. Su cocina está a la altura de las vistas.

Labassin Waterfall Restaurante, Filipinas

El último de la lista está colocado justo a las faldas de una cascada y en medio de una vegetación sinigual. Sin duda, una experiencia única.