Los mejores ingredientes para cuidar nuestro cerebro

Cuidar la línea, el colesterol, la tensión… son una obligación de toda persona que quiera ir cumpliendo años en las mejores condiciones y con la ida de visitar el médico, únicamente, para visitar a un familiar o un amigo.

Sin embargo, es menos habitual preocuparse por incorporar a nuestra dieta sana según qué ingredientes que nos ayuden a mejorar nuestras habilidades cognitivas. Algo que podemos conseguir si incorporamos a nuestro día a día los siguientes elementos nutricionales. Vamos a verlos:

Frutos rojos: Además de excelentes para evitar problemas de próstata en los hombres son también ideales para reducir la inflamación cerebral, el efecto de toxinas en las neuronas y para facilitar la función cognitiva, el aprendizaje y la memoria. Así lo reza un informe publicado por Genes & Nutrition.

Cacao: No confundir con el chocolate ni con el que disolvemos en la leche. Hablamos de la semilla, cuyos últimos análisis parecen haber demostrado que, uno de sus componentes, como es el caso de los flavonoides ayudan a proteger y modular las neuronas, además de detener en parte los efectos sobre nuestro cerebro que tiene el paso del tiempo.

Nueces: El fruto seco rey de todos los que existen. Además de altísimos niveles de calcio -más de los que encontramos en la leche- está demostrado que su consumo regular, sobre unos 100 gramos al día, reducen el efecto tóxico en las neuronas, favorecen la señalización interneuronal y paralizan el estrés oxidativo, según un artículo publicado en el famoso The Journal of Nutrition.

Pescado Azul: Además de como fuente indispensable de Omega 3, los pescados azules, y más concretamente los más grasos, son recomendados para favorecer la neurogénesis y el aprendizaje, tal y como recoge en su interior uno de los números de Brain Research. Los ácidos de estos pescados son, además, ideales, para ayudar en el desarrollo del cerebro en los bebés.

Leche fermentada: Más allá de los conocidos efectos intestinales que tiene, el consumo de la leche fermentada de manera habitual tiene consecuencias de lo más positivas para la función cerebral. Algo que ha demostrado un grupo de investigadores de la prestigiosa universidad estadounidense de UCLA.

: Perfectos para ayudar con la digestión, para regular la temperatura corporal y para modular las funciones de nuestro cerebro. Si hablamos de té verde, y de uno de sus componentes, el epigalato de catequina, lo hacemos también de la función protectora que este tiene y que puede llegar a reducir los daños en caso de un ictus.

Como ven, ingredientes o elementos con los que podemos potenciar nuestra actividad cognitiva, retrasar la aparición de los síntomas de deterioro neuronal propios del paso del tiempo y hasta reducir la presencia de enfermedades y sus efectos es posible a través de una alimentación encaminada a ello.

Todos estos productos, de lo más sanos, son de lo más complementarios en cualquier tipo de dieta, por lo que su consumo de forma regular es de lo más recomendable según los distintos estudios médicos consultados y mencionados en esta entrada.

Cómo saber cuando estoy ante un buen restaurante y cuándo no

Cada vez es más sencillo elegir un buen restaurante. La multitud de reseñas realizadas en webs de referencia como ‘Tripadvisor’ o por influencers de las redes sociales como ‘Dóndeestáycuántocuesta’ han empezado a desplazar al antiguo boca a boca -que sigue siendo otro factor determinante- y a las cada vez menores reseñas en prensa y revistas especializadas.

No obstante, si no sabemos encontrar una buena reseña, no queremos recurrir a ellas, o si somos nosotros los que queremos empezar a escribirlas, estos son los puntos que nos ayudarán a determinar cuándo estamos ante un buen restaurante y cuándo ante uno malo o regular.

El aparcamiento: El primer punto que se tiene que tener en cuenta es el relacionado con la posibilidad de aparcar en las inmediaciones del restaurante. Si este no dispone cerca de una zona para aparcar o si dispone de una demasiado lejos, provocando que lleguemos tarde a la hora de nuestra reserva la experiencia empezará mal.

El recibidor: El primer contacto con el cliente debe mimarse con atención. Cualquier cliente que llegue debe ser recibido al instante y hacerlo con la mejor de las caras y amabilidad. Estar pendiente en la puerta, indicar si su mesa está lista o cuándo lo estará y ofrecerles algo si deben esperar por algún motivo marca la diferencia… para bien y para mal

El servicio: Un buen restaurante ofrecerá acompañamiento a la mesa a los clientes, les ofrecerá en ese mismo momento la carta y estará atento a que, una vez estos han dejado de ojearla, les preguntará qué desean pedir. En este punto se deben evitar las esperas. Es igualmente imprescindible que el camarero sea capaz de vender los platos, explicarlos y atender a los requerimientos específicos de cada comensal. Cómo quiere la carne, si quiere cambiar algo, si quiere limón en la bebida y hacerlo de buen gusto.

La vajilla: Aunque parezca raro son muchos los locales de hostelería que no cuidan que su cubertería su vajilla esté en las mejores condiciones. Cuando empieza el servicio, es importante cuidar debidamente la temperatura de los platos colocando platos fríos con comida fría y calientes con comida caliente. En cuanto a los vasos, estos no pueden tener restos de agua ni gotas secas. La higiene es fundamental en todos los aspectos.

La comida: La presentación por parte del camarero y la forma en la que se coloca la comida en el plato es el primer punto que marca la diferencia. También que las texturas y las cocciones sean las correctas, que las salsas tengan el espesor indicado y que los colores del producto sean los correctos. Ni que decir el punto del aroma del plato. La comida no sólo tiene que estar buena… sino también parecerlo desde el minuto uno.

Como último punto no está de más fijarse en la cocina, si pasamos por delante o está al aire libre, así como de la ‘puerta trasera’ y el orden y el olor de esta, así como la colocación de las basuras. Estos detalles relacionados con la higiene son los que nos indican que estamos ante un buen restaurante… o ante uno regular, malo o muy malo.

Receta Tarta de Oreo (versión fácil)

Se acerca el verano y, si bien hay que cuidar la figura, es un excelente momento para invitar gente a casa y ofrecerles una comida que coronar con un excelente, y si puede ser fresco, postre mejor.

Hoy os vamos a indicar aquí cómo elaborar la famosa y deliciosa tarta Oreo en su versión más sencilla y con la que triunfar al cien por cien. Toma nota de todos los pasos porque aunque sea un auténtico zote en la cocina, seguro que la puedes hacer sin problemas.

Ingredientes para la tarta Oreo para 4 personas:

Ingredientes para la base de la tarta:

1 paquete de galletas Oreo de 160 gramos
50 gramos de mantequilla

Ingredientes para la tarta:

250 gramos de queso crema (estilo Philadelphia)
500 mililitros de nata para montar o crema de leche
150 gramos de azúcar
2 sobres de cuajada de 128 gramos
300 mililitros de leche entera
Medio paquete de galletas Oreo para adornar la superficie una vez finalizada

Cómo hacer la tarta de Oreo fácil, paso a paso:

Empezaremos con la base. Para eso debemos quitar la crema de las dos tapas y reservar esa parte blanca. El resto, es decir, las dos partes de chocolate negras las colocaremos para triturar y utilizar como la base. Unas pocas las utilizaremos para decorar la superficie una vez finalizada.

Ya trituradas y echas polvo, mezclaremos esta tierra con mantequilla derretida creando una masa que colocaremos sorbe la base de nuestro recipiente ayudándonos de una cuchara repartiéndola uniformemente hasta tapar todos los huecos. Si ponéis papel vegetal en la base será más fácil desmontarla cuando la queramos consumir. Al frigorífico.

En paralelo, en un cazo, calentamos la nata, la leche, el queso, el azúcar y la crema de las galletas que habíamos retirado antes y lo ponemos todo a fuego lento mientras nos ponemos con la cuajada.

En un vaso echaremos la leche que calentaremos un poquito en el microondas y le añadiremos los sobres de cuajada que removeremos hasta que no quede grumo alguno.

Una vez la tengamos se le echaremos al resto del cazo y removeremos constantemente para que se pegue ni se queme el fondo, siendo este el gran peligro de la elaboración. De ahí que cocinemos con fuego bajo. Habrá que remover con paciencia hasta que eche a hervir.

Cuando comience a hervir, apartaremos el cazo del fuego y lo echaremos sobre el molde que teníamos en el frigorífico para echar la mezcla ya en el molde.

Después de dejar unos quince minutos que temple, la colocaremos en el frigorífico durante un período mínimo de tres horas para que cuaje completamente.

Tras este tiempo, será el momento retirarla, sacarla cuidadosamente del molde, y colocar sobre el plato en el que queremos presentarla.

Antes de esta presentación retomaremos las bases de galleta negra que teníamos reservadas y las colocaremos enteras o partidas sobre la superficie de la tarta a modo de decoración. Ya la tenemos.

El último paso es el mejor, llevarla a la mesa y ver la cara de felicidad cuando la prueben mientras recogemos la enhorabuena. Y es que la tarda de Oreo, aunque sea de lo más fácil, nunca falla.

Azurmendi de Eneko Atxa, mejor restaurante del mundo para ‘Elite Traveler’

La gastronomía española sigue de enhorabuena después de que se haya conocido otro de los rankings más y mejor valorados por los profesionales del sector como es el que elabora la revista Elite Traveler.

En su ranking anual con los 100 mejores restaurantes del mundo, en lo más alto de todo, encontramos al triestrellado ‘Azurmendi’ del chef vasco Eneko Atxa, quien es secundado en esta clasificación por El Celler de Can Roca en el undécimo puesto, DiverXO en el 32º, Martín Berasategui en el 481, Quique Dacosta en el 49º, Mugaritz en el 59º, Arzak en el 67º y Abac en el 90º.

Para los lectores más hedonistas, que estén pensando en reservar una mesa para para disfrutar de la oferta gastronómica de Azurmendi, recordarles que en su establecimiento se ofrecen dos menús: Erroak [Raíces], con clásicos como el huevo trufado, y Adarrak [Ramas], con nuevas creaciones. Los dos tienen un precio de 180 euros.

La lista con los 50 mejores restaurantes del mundo según Elite Traveler:

1. Azurmendi de Eneko Atxa (Larrabetzu, España)
2. Alinea de Grant Achatz (Chicago, Estados Unidos)
3. Eleven Madison Park de Daniel Humm (Nueva York, Estados Unidos)
4. Restaurant de L’Hotel De Ville de Benoît Violier (Lausanne, Suiza)
5. Per Se de Thomas Keller (Nueva York, Estados Unidos)
6. Robuchon au Dome de Francky Semblat (Macua, China)
7. Osteria Francescana de Massimo Bottura (Modena, Italia)
8. The Restaurant at Meadowood de Christopher Kostow (St. Helena, Estados Unidos)
9. Le Bernardin de Eric Ripert (Nueva York, Estados Unidos)
10. Restaurante The Fat Duck de Heston Blumenthal (Bray, Inglaterra)
11. El Celler de Can Roca de los Hermanos Roca (Gerona, España)
12. D.O.M de Alex Atala (Sao Paulo, Brasil)
13. Restaurant Guy Savoy de Guy Savoy (París, Francia)
14. Daniel de Daniel Boulud (Nueva York, Estados Unidos)
15. Dinner by Heston Blumenthal (Londres, Reino Unido)
16. Pierre Gagnaire de Pierre Gagnaire (París, Francia)
17. La Pergola de Heiz Beck (Roma, Italia)
18. Steirereck de Heinz Reitbauer (Viena, Austria)
19. Pujol de Enrique Olvera (México ciudad, México)
20. L’Arpege de Alain Passard (París, Francia)
21. L’Ambroisie de Bernard y Mathieu Pacaud (París, Francia)
22. Restaurant Gordon Ramsay de Clare Smyth (Londres, Reino Unido)
23. Grace de Curtis Duffy (Chicago, Estados Unidos)
24. Jean-Georges de Jean-Georges Vongerichten (Nueva York, Estados Unidos)
25. Le Calandre de Massimiliano Alajmo (Padua, Italia)
26. Restaurant Schwarzwaldstube de Harald Wohlfahrt (Baden-Wurttemberg, Alemania)
27. Nihonryori Ryugin de Seiji Yamamoto (Tokio, Japón)
28. Mizai de Hitoshi Ishihara (Kioto, Japón)
29. The French Laudry de Thomas Keller (Yountville, Estados Unidos)
30. Restaurant Vendome de Jiachim Wissler (Colonia, Alemania)
31. Maaemo de Esben Holmboe Bang (Oslo, Noruega)
32. DiverXo de David Muñoz (Madrid, España)
33. Aqua de Sven Elverfeld (Woldsburg, Alemania)
34. Da Vittorio de Enrico y Roberta Cerea (Bergamo, Italia)
35. Hof Van Cleve de Peter Goossens (Kruishoutem, Bélgica)
36. The Lednury de Brett Graham (Londres, Reino Unido)
37. Villa Crespi de Antonino Cannavacciuolo (Novara. Italia)
38. Biko de Gerad Bellver, Mikel Alonso y Bruno Oteiza (México ciudad, México)
39. Amber de Richard Ekkebus (Hong Kong, China)
40. Le Louis XV Alain Ducasse de Alain Ducasse (Monte Carlo, Monaco)
41. Next Restaurant de Grant Achatz (Chicago, Estados Unidos)
42. Astrance de Pascal Barbot (París, Francia)
43. VIctor’s Gourmet Restaurant Schloss Berg de Christian Bau (Perl, Alemania)
44. Geranium de Rasmus Kofoed (Copenhague, Dinamarca) (nuevo)
45. The Test Kitchen de Luke Dale-Roberts (Cape Town, Sudáfrica)
46. Maison Pic de Anne-Sophie Pic (Valence, Francia)
47. La Maison Troisgros de Michel Troisgros (Roanne, Francia)
48. Martín Berasategui de Martín Berasategui (San Sebastián, España)
49. Quique Dacosta Restaurante de Quique Dacosta (Alicante, España)
50. Saison de Joshua Skenes (San Francisco, Estados Unidos)

Receta del ‘Arroz chino’

Uno de los platos más típicos de la cocina china, al menos de la españolizada, es el de arroz chino tres delicias. Servido como principal o como acompañamiento es tan sencillo como sabroso, sobre todo si conseguimos ‘pillarle’ el punto y hacerlo en casa con algún toque personal.

Hoy, aquí, en esta nueva entrada, os vamos a presentar la receta tradicional para que nos quede como si lo hubiéramos pedido en el chino de debajo de nuestra casa. Tomen nota… ¡y qué aproveche!:

Ingredientes para 2 personas del Arroz Chino Tres Delicias:

200 gr. de arroz de grano largo
150 gr. de gambas peladas
50 gr. de guisantes
1 zanahoria grande
2 lonchitas finas de de jamón cocido
2 huevos
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada pequeña de azúcar
Aceite de oliva
Sal

Receta del Arroz Chino Tres Delicias:

Después de seleccionar un cazo mediano, ponemos el agua a calentar y, una vez comience a hervir, le agregaremos la zanahoria pelada sin cortar y los guisantes, salvo que sean ya cocidos. Una pizca de sal y a los diez minutos los retiraremos.

Durante este tiempo podemos ya empezar a calentar una sartén con una cucharada sopera de aceite. En paralelo también podemos batir dos huevos con un poco de sal y una cucharadita de azúcar. Una vez vemaos que el aceite está ya caliente le echaremos el huevo cubriendo el fondo como haciendo una pequeña capa. Si nos sobra mucho huevo, repetiremos en una segunda tanda la primera. Cuando esté hecho ya tendremos nuestra finísima tortilla dulce que separaremos y cortaremos en finas lonchas.

Después de cortar el jamón cocido en finas tiras sacaremos la verdura que teníamos hirviendo y la escurriremos. Una vez no quemen cortaremos la zanahoria a tacos pequeños y la dejaremos en un plato junto a los guisantes.

Llega el momento de hacer el arroz. Para ello pondremos un litro de agua y cuando esta hierva le agregaremos el arroz, media cuchara de sal y lo removeremos de vez en cuando durante aproximadamente unos 14-16 minutos, al gusto del punto del grano. Después lo escurriremos con un colador.

Ahora, en una sartén grande, echaremos 5 cucharadas de aceite del que tengamos y echaremos las gambas hasta que estas tengan color, lo que no será mucho más allá de dos minutos o tres. Después agregaremos a esa sartén el arroz y las dos cucharadas de soja. Removeremos todo bien durante un par de minutos.

Cuando lo tengamos tan solo tendremos que echar el resto de ingredientes, tortilla, jamón, guisantes y zanahoria y mirar el punto de la sal para dejarlo como a nosotros y nuestro acompañante de comida guste más.

Si os manejáis, lo mejor es tratar de comerlo con palillos, dando un aspecto más tradicional y estético al plato, si bien también podemos ponerlos para hacer la foto y rápidamente pasar al tenedor y al cuchillo para dar buena cuenta de un plato que, como decíamos al principio, buen puede resultar ideal para acompañar a una carne, un pescado o una ensalada, o para comer como plato principal.