Varios alimentos comunes en nuestra dieta están en peligro de extinción

Como le sucede a las especies animales, los alimentos también viven ciclos de vida con épocas de apogeo y, en el peor de los casos, de desaparición. Eso es lo que está sucediendo con cada vez más más productos habituales en nuestras despensas y que podrían acabar desapareciendo en no tanto tiempo.

Ese es el caso de una serie de alimentos que, como consecuencia del cambio climático, la aparición de nuevas plagas incontrolables y el uso de pesticidas cada vez más químicos están a punto de desaparecer, al menos tal y como los conocemos actualmente.

Uno de los que más alarma está generando es el plátano. La plaga de hongos conocida como ‘el mal de Panamá’ está alcanzando cada vez más cosechas de todo el mundo en una de las frutas con más propiedades y más consumidas en todo el planeta. La resistencia de este hongo a los fungicidas amenaza con acabar con todos los plátanos en apenas unos años.

No menos alarmante puede ser la desaparición de la semilla del cacao. La subida progresiva de las temperaturas como consecuencia del cambio climático está afectando de manera muy seria a las plantaciones del elemento base con el que se elabora el chocolate. Tremendamente sensible al calor, cada vez son más las plantaciones que se ven afectadas en cantidad y calidad a raíz del aumento de la temperatura global.

Otro de los alimentos comunes en nuestras despensas y que podría acabar por extinguirse en cuestión de pocos lustros es la miel. La desaparición paulatina de la población mundial de abejas es un mal del que se lleva hablando mucho tiempo y, si esto sucede, como consecuencia del cambio climático o como consecuencia de la aparición de especies invasoras la miel dejará de existir en ese mismo instante.

De la misma forma que estos alimentos, otras tantas frutas tropicales están sufriendo las consecuencias del aumento de casi medio grado cada pocos meses que está padeciendo el mundo dejando muchas de las cosechas inservibles, cuando no acelerando los procesos de plantación y recogida con una merma de calidad considerable en muchas de estas frutas.

Parece que tanto en el caso de las frutas como en el de las verduras, la población mundial está condenada a acabar echando mano de los invernaderos y de los alimentos surgidos de los laboratorios en detrimento de las huertas, cada vez más amenazadas en todo el mundo.

El cambio climático, un proceso irreversible

En este sentido, España, un país con una dieta cargada de frutas, verduras y de alimentos de la huerta, puede ser una de las grandes afectadas por esta merma paulatina de la calidad de muchos de los productos que tenemos integrados en nuestra dieta, y de la desaparición de algunos de ellos.

La futura desaparición de alimentos es una realidad como lo es cambio climático y todos debemos tomar conciencia de ello. En nuestras manos está revertir o acelerar el proceso… y asumir las consecuencias que se puedan devengar de lo que muchos científicos ya califican como un “proceso irreversible”.

Lista de los Restaurantes con Estrella Michelín para 2017

La prestigiosa Guía Michelín ha dado a conocer la lista de todos los restaurantes ‘estrellados’ en España y Portugal en una ceremonia en la que el restaurante de Paolo Casagrande, ‘Lasarte’ ha sido el único que ha pasado de dos a tres estrellas en un reparto importante de segundas y primeras Estrellas en la península ibérica.

Así queda pues la lista de restaurantes con Estrella Michelín en 2017 en España y Portugal:

Con tres Estrellas Michelín, reconocidos como parte de los mejores templos gastronómicos a nivel mundial encontramos estos nueve restaurantes, todos ellos situados en España:

– Lasarte, dirigido por el chef, Paolo Casagrande, en Barcelona.

– Akelare, de Pedro Subijana, en San Sebastián (Gipuzkoa)

– Arzak, de Juan Mari Arzak, en San Sebastián (Gipuzkoa)

– Azurmendi, de Eneko Atxa, en Larrabetzu (Bizkaia)

– DiverXo, de David Muñoz, en Madrid

– El Celler de Can Roca, de Joan, Josep y Jordi Roca, en Girona

– Martín Berasategui, restaurante del chef en Lasarte-Oria (Gipuzkoa)

– Quique Dacosta, el establecimiento del cocinero en Dénia (Alicante)

– Sant Pau, de Carme Ruscalleda, en Sant Pol de Mar (Barcelona)

Con dos estrellas Michelin los siguientes 28 establecimientos, situándose 23 de ellas en España y 5 en Portugal. Con siete nuevos ‘doses’:

– L’Escaleta, de Kiko Moya, en Cocentaina (Alicante)

– DSTAgE, de Diego Guerrero, en Madrid

– Annua, de Oscar Calleja, en San Vicente de la Barquera (Cantabria)

– Cenador de Amós, de Jesús Sánchez, en Villaverde de Pontones (Cantabria)

– BonAmb, de Alberto Ferrús, en Xàbia (Alicante)

– II Gallo d’Oro, de Benoit Sinthon, en Funchal (Madeira)

– The Yeatman, de Ricardo Costa, en Vila Nova de Gaia (Porto)

Con una estrella Michelin nada más y nada menos que 166 restaurantes con 15 novedades en España y 7 en Portugal. Estos son todos los condecorados con una Estrella para este nuevo curso gastronómico:

– Céleri, de Xavier Pellicer, en Barcelona

– Xerta, de Fran López, en Barcelona

– Ca l’Arpa, de Pere Arpa, en Banyoles (Girona)

– La Boscana, de Joel Castanyé, en Bellvís (Lleida)

– L’Antic Molí, de Vicent Guimerà, en Ulldecona (Tarragona)

– A’Barra, con el chef Juan Antonio Medina, en Madrid

– Gaytán, de Javier Aranda, en Madrid

– El Invernadero, de Rodrigo de la Calle, en Collado Mediano (Madrid)

– Sents, de los hermanos Ximo y Santi Prieto, en Ontinyent (Valencia)

– Raúl Resino, restaurante del cocinero en Benicarló (Castellón)

– Cobo Vintage, de Migel Cobo, en Burgos

– Noor, de Paco Morales, en Córdoba (Andalucía)

– Baluarte, de Óscar García, en Soria

– Adrián Quetglas, restaurante del cocinero situado en Palma de Mallorca

– Argos, de Álvaro Salazar, en Port de Pollença (Mallorca)

– Casa de Chá da Boa Nova, de Rui Paula, en Leça da Palmeira (Portugal)

– Alma, de Henrique Sá Pessoa, en Lisboa (Portugal)

– Loco, de Alexandre Silva, en Lisboa (Portugal)

– William, dirigido por el chef Luis Pestana, en Funchal (Madeira)

– L’And Vineyards, de Miguel Laffan, en Montemor-o-Novo (Portugal)

– Antiqvvm, de Vitor Matos, en Porto (Portugal)

– Lab by Sergi Arola, en Sintra (Portugal)

Así queda pues el reparto total a la espera de que, a finales del próximo mes de noviembre de 2017 se conozca quienes revalidan, aumentan o pierden esta condecoración que les coloca en el mapa como tan destacables como para salirse de la ruta.

Receta del Solomillo Wellington

Casi todas las recetas tienen una historia detrás. Aquellas con nombres propios, como la que hoy nos centra, con toda seguridad, tal y como vamos a repasar en este post dedicado a una de las manera más conocidas de cocinar un delicioso solomillo de ternera.

Se suele comentar que Arthur Wellesley, primer duque de Wellington, fue el inventor de esta receta. Lo cierto es que, la inventara o no, sí que guarda relación con su persona. Su diligencia en la victoria frente a los franceses en la Guerra de la Independencia española, y su posterior cara a cara con Napoleón le hicieron merecedor de una receta que no podía faltar en su mesa.

Un aficionado a la cocina al que le quieren quitar la receta los que aseguran que el nombre se debe al color que el plato obtiene tras cocinarse con las botas militares marrones que también llevan el nombre del duque Arthur Wellesley.

Sea como fuere, lo cierto es que una receta ampliamente extendida en todo el mundo, teniendo a Reino Unido y las que fueron sus colonias y Francia, como los dos ejes principales de creación de este plato.

A continuación, vamos a ver cuáles son los ingredientes que necesitamos para elaborarlo, y cuáles son los pasos, uno a uno, para conseguir un delicioso y sabroso Solomillo Wellington en nuestra mesa y para disfrutar con la familia o los amigos. Tomen papel y nota, ¡y manos a la obra!

Ingredientes para preparar un Solomillo Wellington:

800 gramos de solomillo de ternera
Sal
Pimienta
Mostaza
200 gramos de setas
200 gramos de cebolla
200 gramos de Espárragos verdes
100 gramos de jamón o bacon
3 lonchas jamón o bacon
1 lámina de hojaldre
1 huevo

Cómo preparar un Solomillo Wellington

Para prepara esta receta necesitaremos cocinar en tres fases. La primera para la farsa, la segunda la relacionada con el cocinado de la pieza de carne y la tercera relacionada con la preparación del Wellington y su posterior cocción en el horno. Huelga recordar que, cuanto mejor sea esta, así como el resto de ingredientes, mejor será el resultado obtenido.

Para la farsa, empezaremos cortando los ingredientes en brunoise que pocharemos más tarde. Cuando lo tengamos, lo dejaremos enfriar.

Para el Wellington, lo que hará diferente nuestro solomillo, deberemos envolver la pieza de solomillo en la farsa y posteriormente con láminas de jamón o bacon, al gusto, para posteriormente rodear con el hojaldre que cerrará el solomillo. Una vez lo terminemos de cocinar lo decoraremos con el hojaldre, pintándolo con huevo y asándolo durante 25 minutos a una temperatura de 220 grados.

Es importante no introducir en el horno hasta que estemos listos que, tras salir del calor, estaremos todos en la mesa listos para consumirlo de manera inmediata, como debe hacerse con cualquier tipo de carne.

Ya emplatado al gusto y decorado como prefiramos, dejaremos al lado de la mesa un poco de mostaza y los botecitos de sal y pimienta para que el comensal se lo acabe de dejar al gusto. Ahora llega lo mejor, empezar a disfrutar de esta riquísima e histórica receta.

Ángel León descubre la luz como nuevo alimento en Aponiente

Uno de los acontecimientos gastronómicos del año acaba de tener lugar en la prestigiosa Universidad de Harvard en Estados Unidos. Allí, el chef español Ángel León ha dado a conocer al mundo un nuevo alimento, la luz marina, después de ser en su momento el precursor del plancton marino como ingrediente en la gastronomía.

El también conocido como el chef del mar presentaba la luz marina ante un grupo de científicos después de haber estado durante más de cinco años trabajando en este proyecto, surgido como casi siempre sucede en las grandes ideas, de casualidad, tras una jornada de pesca en la que, al devolver al mar el agua de calamares que utilizaba como cebo para pescar pez limón, se dio cuenta de que el líquido que lanzaba al mar se volvía luminiscente. Tras esa luz, al gaditano se le encendía otra en su cabeza.

Su obsesión, tras crear el plancton se acababa de convertir en llevar esa luz a los platos de su restaurante Aponiente. Para ello necesitaba ayuda de científicos y biólogos y así lo hizo, trabajando codo a codo desde su Laboratorio de Investigación Gastronómica Chef del Mar I+D de Aponiente con el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.MAR) universitario con quienes ha desarrollado esta vanguardista idea.

Después de mucho trabajo, los científicos convinieron en que esta luz que desprendía el agua en el que habían estado estos calamares se debía a la presencia de unas encimas, las luciferasas, y una proteína, la luciferina, que son capaces de catalizar la oxidación de un sustrato que emite bioluminiscencia. A

Una vez controladas, era el momento de empezar a trabajar con bacterias, siendo cinco las seleccionadas y con fitoplacton, consiguiendo que un bocado se convirtiera al a postre en luminiscentes. Una vez averiguado cómo cultivar esta luz comestible, controlada la temperatura de mantenimiento y otros aspectos para evitar que la luz muriera antes de poder ser degustada, ya tenían el gran descubrimiento gastronómico del año.

El proceso, explicado por el propio chef, es el siguiente: “Secar un microorganismo que produce luz y con ese polvo iluminar cualquier sopa o cualquier caldo en la cocina. Para nosotros es un momento mágico y estamos realmente emocionados. Lo más bonito de todo es que esa luz llegará al mundo desde Aponiente, desde Cádiz, y seremos los primeros en el mundo en poder dar esa oportunidad de dar a probar la luz a nuestros clientes”.

Aponiente será el primer restaurante en dar de comer luz

En cuanto a la fecha de la puesta en marcha de los distintos platos que León ha estado testando con su equipo de trabajo todavía se desconoce, si bien se espera que esta se produzca en su próximo cambio de carta en cuestión de pocas semanas. Los platos con los que sorprenderá al público, así como las condiciones de luz necesarias en el salón para poder sorprender a los comensales no las conocemos pero ya están decididas. Ángel León sigue escribiendo su nombre en los libros de historia.

Así están las quinielas antes de la entrega de Estrellas Michelín para 2017

Cada vez queda menos para que el próximo día 23 de noviembre se presente en Girona la nueva Guía Michelín 2017 en lo que la compañía ya ha avanzado será un gran año para los restaurantes de España y Portugal.

En la previsión, todo hace indicar que serán alrededor de 200 los restaurantes que consigan hacerse con la que es la mayor y más prestigiosa distinción a nivel gastronómico del mundo, que por otro lado tiene en España uno de sus mayores epicentros mundiales.

Según Mayte Carreño, directora comercial de Michelin Travel Partner, el gran momento de la noche llegará de la mano del que será el nuevo triestrellado de la gastronomía española, mientras que serán “bastantes” los nuevos establecimientos reconocidos con ‘dos estrellas’ y “muchos’ los que consigan su primera estrella, haciendo crecer el número de reconocimientos en nuestro país de los actuales 188 hasta los 200.

Otro de los pesos pesados de esta organización como lo es Ángel Pardo, director de Comunicación de Michelin, confirmaba lo que adelantaba su compañera anunciando exultante “Un tres, muchos dos y muchísimas unas” calificando como “un gran año para España y un bombazo para Portugal”, que ya les podemos adelantar duplicará el número de estrellas.

En cuanto a los nuevos obsequiados con su primera estrella Michelín, lejos de lo que pudiera parecer, apuntando a muchos de los proyectos de los grandes chefs adaptados a todos los bolsillos, los nuevos estrellados “serán totalmente desconocidos”.

Cabe recordar que, a día de hoy, en España son ocho los restaurantes que poseen 3 estrellas Michelín, siendo estos: Akelarre, Arzak, Azurmendi, El Celler de Can Roca, DiverXO, Martín Berasategui, Quique Dacosta y Sant Pau, a los que se sumará uno más. Algunos hablan ya de ABAC, de Jordi Cruz, como serio candidato a su tercera estrella, como también sucede con el Coque de Madrid y el Zaranda de Palma de Mallorca.

Más allá de los restaurantes estrellados, Michelín ha revelado también como previa al a gala que celebrarán en pocas semanas, que serán cien los 100 nuevos establecimientos en la guía 2017. En este sentido, se ampliarán notoriamente las recomendaciones de restaurantes sin estrella, y que son claros candidatos a conseguirlas si continúan con la progresión que les ha colocado ya, de facto, en la guía más prestigiosa del mundo de la restauración.

Los 12 inspectores de la Guía Michelín

Para los que todavía no lo sepan, los encargados de dar y quitar las estrellas están liderados por un equipo de 12 inspectores (también hay inspectoras) con el gallego Benito Lamas a la cabeza de las zonas de España y Portugal, quienes recorren la geografía ibérica durante unos 250 días al año en los que degustan los mejores restaurantes de cada localidad sin identificarse valorando la cocina y el servicio.

Al final de estos 250 días son cerca de mil informes elaborados que se agolpan tras visitar alrededor de 800 restaurantes calificando, además de la técnica y la creatividad que se esconde detrás de la auténtica cocina por la que tanto tiempo lleva apostando la prestigiosa y reconocida mundialmente Guía Michelín.

Martín Berasategui repite como el mejor restaurante del mundo según Tripadvisor

La gastronomía española no puede estar más de moda. A pocas semanas de que conozcamos cuál es el nuevo reparto para 2017 de la Guía Michelín, y que a buen seguro volverá a dejar a nuestro país como uno de los grandes epicentros mundiales de la gastronomía planetaria, los primeros para nuestros chefs no se han hecho esperar.

Uno de los más complicados de conseguir, dado que son los millones de usuarios de la principal web de consejos de viajes y gastronomía del mundo los que la otorgan, es el que ha vuelto a nombrar a Martín Berasategui como el mejor restaurante del mundo por segundo año consecutivo, además de ser reconocido como el mejor restaurante de España y de Europa. Ahí es nada.

En total, los premios Travellers’ChoiceTM para Restaurantes ha reconocido 528 locales, de los que diez son españoles, además de elaborar un raking con los 25 mejores restaurantes del mundo de alta cocina de las zonas de Asia, Canadá, Europa, India, México, Sudamérica, Pacífico Sur, Reino Unido y Estados Unidos.

Teniendo en cuenta el algoritmo que determina el número de feedbacks de todo tipo sobre un lugar, así como el número total de reseñas, han dejado en lo más alto de estos más de medio millar de templos gastronómicos al del afamado Chef vasco con siete estrellas Michelín.

Además de Berasategui, en ese top 25 de mejores restaurantes del mundo de alta cocina, encontamos también a Azurmendi Gastronómico, en la décima posición en el mundo, siendo el ocho de Europa y el segundo patrio, y por supuesto el Celler de Can Roca, la treceava posición a nivel platenario, décimo en el viejo continente y tercero en España.

Estas han sido las clasificaciones finales de los premios Traveller’s ChoiceTM:

Mejores de España

1. Martin Berasategui, Lasarte

2. Azurmendi Gastronómico, Larrabetzu

3. Celler de Can Roca, Girona

4. DSTAGE, Madrid

5. Restaurante Elkano, Getaria

6. Koy Shunka, Barcelona

7. Arroka Berri, Hondarribia

8. Con Gracia, Barcelona

9. Atrio, Cáceres

10. Carlota Akaneya, Barcelona

Mejores de Europa

1. Martin Berasategui, Lasarte, España

2. Maison Lameloise, Chagny, Francia

3. L’Auberge de l’Ill, Illhaeusern, Francia

4. Belmond Le Manoir aux Quat’Saisons, Great Milton, Reino Unido

5. Ristorante Don Alfonso 1890, Sant’Agata sui Due Golfi, Italia

6. Waterside Inn, Bray on Thames, Reino Unido

7. Adam’s, Birmingham, Reino Unido

8. Azurmendi Gastronómico, Larrabetzu, España

9. Auberge du Vert Mont, Boeschepe, Francia

10. El Celler de Can Roca, Gerona, España

11. Da Vittorio, Brusaporto, Italia

12. Funky Gourmet, Atenas, Grecia

13. The Fat Duck, Bray on Thames, Reino Unido

14. Epicure, Paris, Francia

15. The Three Chimneys Restaurant, Colbost, Reino Unido

16. Pur’ – Jean-François Rouquette, Paris, Francia

17. the ARTIST, Bucarest, Rumania

18. DSTAGE, Madrid, España

19. Restaurante Elkano, Guetaria, España

20. Ristorante Esplanade, Desenzano Del Garda, Italia

21. Hos Thea, Oslo, Noruega

22. Restaurant Alcron, Praga, Republica Checa

23. Teppanyaki Restaurant Sazanka, Ámsterdam, Países Bajos

24. Belcanto, Lisboa, Portugal

25. Geranium, Copenhague, Dinamarca

Mejores del mundo

1. Martin Berasategui, Lasarte, España

2. Maison Lameloise, Chagny, Francia

3. L’Auberge de l’Ill, Illhaeusern, Francia

4. Belmond Le Manoir aux Quat’Saisons, Great Milton, Reino Unido

5. Ristorante Don Alfonso 1890, Sant’Agata sui Due Golfi, Italia

6. Alinea, Chicago, EE. UU

7. Waterside Inn, Bray on Thames, Reino Unido

8. Voila Bistrot, Parati, Brasil

9. Adam’s, Birmingham, Reino Unido

10. Azurmendi Gastronómico, Larrabetzu, España

11. Auberge du Vert Mont, Boeschepe, Francia

12. Le Soleil, Cusco, Perú

13. El Celler de Can Roca, Gerona, España

14. Da Vittorio, Brusaporto, Italia

15. Muse Restaurant, Pokolbin, Australia

16. Funky Gourmet, Atenas, Grecia

17. I Latina, Buenos Aires, Argentina

18. Victoria & Albert’s, Orlando, Florida

19. The French Café, Auckland, Nueva Zelanda

20. La Colombe, Constantia, Sudáfrica

21. DK David’s Kitchen at 909, Chiang Mai, Tailandia

22. The Test Kitchen, Woodstock, Sudáfrica

23. Restaurant Locavore, Ubud, Indonesia

24. TRB, Pekin (Beijing), China

25. est., Sydney, Australia

Receta del Risotto de Otoño con productos de temporada

Llega el otoño y con él las ensaladas, las sopas frías y los entrantes sencillos dejan paso a las recetas calientes, algo más calóricas, y con los nuevos productos de temporada como estrella.

Eso es precisamente lo que vamos a traer con esta nueva receta en esta nueva entrada, en la que os enseñaremos a hacer el mejor risotto posible para disfrutar de él con productos nobles pero asequibles para cualquier bolsillo medio.

Ingredientes del Risotto de Otoño para 2 personas:

-120 g de arroz arborio
-50 g de calabaza
-20 g de boletus deshidratados
-2 castañas
-Media cebolleta
-2 cucharadas de vino blanco
-2 cucharadas de nata líquida
-50 g de queso de Grazalema o similar
-Agua o caldo de verduras
-Unas gotas de de aceite de trufa

Cómo preparar el Risotto de setas y trufa

Vamos a ponernos manos a la obra y, con el mandil bien atado, comenzamos picando la cebolleta que posteriormente pocharemos lentamente. También dejaremos apunto la calabaza, que deberemos pelar y picar lo más pequeña posible. Cuando la cebolleta haya cogido el tono que nos indica que está bien pochada, será el momento de agregar el arroz que saltearemos hasta que consigamos que todo coja algo de color.

Una vez tenemos estos primeros pasos será el momento de agregar a la sartén el vino que deberemos evaporar removiendo poco a poco antes de seguir con el siguiente paso de la receta, el que nos llevará a incorporar tanto la calabaza como las castañas, que eso sí, deberemos haber pelado y troceado anteriormente. También sumaremos a la sartén los boletus cortados en finas láminas.

Es ahora el momento de cocinar el risotto siguiendo la manera habitual que, para los que no la conozcan, se consigue agregando el líquido poco a poco y no agregando más hasta que este no ha sido completamente absorbido por el arroz.

Para este paso aconsejamos usar caldo de verduras, pero si no disponemos de él podremos agregar agua. Si guardas alguna que hayas apartado tras cocer algunas verduras u hortalizas, mejor que mejor, pero nos valdrá el agua del grifo sin problemas.

Más o menos, en unos 20 minutos agregando líquido y esperando a que lo vaya absorbiendo tendremos todo listo a la espera del último toque que sirva de guinda a esta excelente, sencilla y rica receta. Hablamos del chorrito de aceite de trufa y del de nata líquida que le aportará untuosidad.

El extra, para aquellos que gusten, será agregar unas pequeñas láminas de queso de cabra justo antes de apagar el fuego dejando que se funda incorporándose todo removiendo suavemente hasta que salga del fuego. Ya tenemos la receta lista.

Una vez lo tenemos todo listo para emplatar, preferiblemente en un plato hondo, trataremos de presentarlo haciendo una montañita en el centro del plato. Si nuestro bolsillo nos lo permite y queremos decorarlo con mucho pero que mucho sabor, dejar unas láminas de trufa por encima del risotto es una idea excelente con la que triunfar tanto en una comida en familia como con amigos. ¡Todos a la mesa!

Los utensilios básicos que deben estar en toda cocina

Cocinar, como tantas otras labores, requiere de una serie de utensilios para poderse manejar. Independientemente del nivel que tenga el cocinero, existen unos elementos básicos que deberían estar en la cocina de todo amante de la comida. Vamos a repasarlos.

Cuchillos: Para cortarlo todo necesitaremos un cuchillo mondador, especial para pelar fruta y verdura; un cuchillo pequeño para picar cosas pequeñas; un cuchillo de carne para manejarse con ella; un cuchillo de sierra para partir ingredientes; un cuchillo de chef que sirve para casi todo y un cuchillo jamonero, para los amantes del jamón.

Afilador: También conocido como chaira, nos permitirá tener siempre afilados nuestros cuchillos para poder obrar en las mejores condiciones.

Tijeras: Más allá de si se tiene un cuchillo tijera o muy buenos cuchillos es imprescindible contar con unas buenas tijeras para cortar ingredientes y envoltorios de todo tipo.

Sartenes: Si es posible que sean anti adherentes y de varios tamaños, ya que cada preparación, dependiendo de los productos a utilizar, requerirá un recipiente y otro.

Ollas: Lo mismo sucede con las ollas, donde es imprescindible contar con varios juegos que nos permitan desde hervir un huevo hasta elaborar un cocido. Las medianas suelen rondar los 20 centímetros.

Fuentes: Tanto para trabajar a la hora del cocinado como para servir en la mesa lo que hemos elaborado necesitaremos un juego de distintos tamaños de fuentes.

Bandeja de horno: Aunque suele estar integrada en el horno es importante contar con una de ellas para poder cocinar utilizando el calor de este electrodoméstico tan importante en la cocina.

Cubiertos de cocina: Un cucharón, una cuchara de madera, un tenedor, unas varillas, unas pinzas y una espumadera no pueden faltar sobre la encimera de cualquier cocina.

Vaso medidor: Para poder seguir paso a paso las recetas de nuestra madre o que encontramos en internet es imprescindible contar con un vaso medidor y con una báscula de cocina. También muy importante.

Batidora: Picar, batir y elaborar batidos o cócteles son algunas de las funciones que nos proporciona este apartado básico de cocina.

Tabla de cortar: Para poder trabajar en una cocina es imprescindible contar con al menos un par de tablas de cocina, a poder ser de madera. Una la utilizaremos para la carne y otra para el pescado. Muy importante no mezclarlas.

Mortero: Si queremos poder realizar recetas que nos obligan a hacer majados necesitaremos contar con un mortero donde poder machacar los ingredientes.

Escurridor: Para cocinar pasta, arroz o escurrir las verduras o hortalizas que lavamos es capital tener un escurridor a mano.

Cafetera: Ya sea de las tradicionales, también conocidas como italiana, o una de las nuevas es imprescindible para arrancar el día y servirse todo tipo de cafés.

Rallador: Además de lo que podamos rallar con los cuchillos, el rallador nos ayudará a cortar más fino y más rápido tanto verduras, hortalizas como quesos. Una gran ayuda.

Si bien es también aconsejable tener una olla exprés, una freidora o incluso un robot de cocina, lo cierto es que para empezar a manejarse podremos sobrevivir sin ellos. Si tienes la opción de conseguir alguno de estos aparatos, no lo dudes, hazte con ellos.

10 ensaladas para este verano de 2016

Con la llegada del calor es el momento de dejar apartadas las comidas pesadas y disfrutar de propuestas más frescas y apetecibles como lo son las ensaladas.

En esta entrada, sabedores de que hay casi tantas ensaladas como ingredientes, vamos a tratar de presentaros algunas de las más refrescantes, saludables, variadas y nutritivas perfectas para este verano de 2016.

Ensalada de garbanzos, pepino y salsa de yogur

Gracias a la presencia de garbanzos y la salsa de yogur es alta en proteínas y por lo tanto de lo más nutritiva. Además del mezclum, los garbanzos, el pepino y la salsa de yugor le podemos agregar menta si queréis darle un punto de frescor intenso.

Ensalada de melón con feta y frutos secos

Porque no todas las ensaladas tienen que llevar lechuga os proponemos una alternativa afrutada como es la ensalada de melón, queso feta y frutos secos que pueden ser almendras, anacardos o alguno otro a elegir. Seguramente la más refrescante de todas las propuestas.

Pipirrana de verano

Para los que no sepan como se hace coceremos dos huevos, pelaremos dos tomates después de escaldarlos, los picaremos, picaremos la clara de los huevos y un pimiento y lo echaremos todo en el bol con el tomate. Para el aderezo majaremos ajo, pimiento picado muy pequeño, las yemas y le echaremos un chorrito de aceite, removemos y listo.

Ensalada de arroz con mejillones

Elaborada con arroz rojo o salvaje hervido, y con una lata de mejillones en escabeche, es una receta de lo más sencilla. A estos ingredientes agregaremos un tomate maduro troceado y unas anchoas. Así de fácil y de completo. Las cantidades, al gusto.

Ensalada de judías blancas, bonito y anchoas

Otra propuesta bien completa es la que nos lleva a juntar legumbres y una nueva conserva procedente del mar como son las de bonito y de anchoa. Después de cocer las judías blancas las incorporamos a una base de lechuga y tendremos una comida de lo más completa. Energía sin empacho.

Ensalada de verduras con cuscús

La más verde de todas. Aquí colocaremos todas las verduras clorofílicas que nos gusten pasadas al vapor acompañadas de un cuscús y una salsa verde de cebolleta, aceite, vinagre y cilantro que no dejará indiferente a nadie. De nuevo proteínas e hidratos para conseguir un plato completo.

Ensalada de aguacate y sardinas

Se acabaron las latas, en este caso vamos a apostar por un producto en salazón como lo es la sardina. Con un surtido de lechugas en el fondo del bol, agregaremos las sardinas en aceite y un aguacate troceado. También se puede optar por colocar medio aguacate y agregar un par de tomates.

Ensalada de hortalizas, pollo y feta

Un clásico del verano que nunca falla. Patatas, tomates, cebollas, pimientos, pepino, un poco de pollo o pavo y unas lonchas finas de queso feta aderezadas con un poco de aceite de oliva virgen y vinagre balsámico. La clásica ensalada mediterránea que nunca falla.

Canelones de calabacín con queso de cabra

A pesar del nombre es una ensalada. La idea es cortar muy fino en láminas el calabacín como si se tratase de pasta para canalones y rellenarlo de queso de cabra, aguacate y pasas. Un plato de lo más elegante, bonito, nutritivo y regrescante.

Ensalada de melocotones

Por último otra ensalada de fruta. Aprovechando que están de temporada, qué mejor que hacer una ensalada con melocotones, mezclara con varios tipos de lechuga, un poco de pavo y aliñarlo con una vinagreta cítrica. Fetén.

Cómo hacer pan casero

Quién no ha estado en un pueblo visitando a un familiar, un amigo, o simplemente de visita y ha probado un poco de pan casero y se ha dicho para sus adentros “tengo que aprender a hacer pan en casa”.

Pues bien, para todos aquellos que os ha pasado alguna vez, tenéis ganas de aprender a hacer pan casero y no sabéis cuál es la mejor receta apta para todos los públicos, incluso para aquellos menos duchos en el mundo de la cocina, os traemos esta sencilla receta con la que conseguir un producto de diez con todo el aspecto de un pan de pueblo profesional. ¡Manos a la masa!

Ingredientes para hacer pan casero

– 750 gramos Harina de fuerza

– 15 gramos Levadura fresca de panadero

– Media cucharada de Sal fina

– 450 cc Agua tibia

– Harina o Semolina para echar sobre la mesa y trabajar la masa de pan

Lo primero que debemos hacer es colocar dos cucharadas de levadura de panadero en un recipiente y agregarle 110 mililitros de agua. Una vez incorporada removeremos hasta que esta se disuelva por completo.

El siguiente paso pasa por echar la harina en un bol grande e incorporarle una cucharadita de sal, mezclarlo todo bien y vamos moldeando hasta darle la forma de un volcán de harina.

Será en lo que sería el cráter, el centro de ese volcán de harina, donde echaremos ahora la mezcla de agua y levadura que teníamos reservada anteriormente y que iremos removiendo hasta conseguir una masa compacta.

Una vez la tengamos sólo tendremos que dejarla reposar durante media hora tapada con un trapo y esperar hasta que esta aumente de volumen gracias a la levadura, tal y como sucede con otro tipo de repostería.

Media hora después de haber dejado la masa reposando volveremos a hacer un hueco en el centro de la masa y verteremos el doble de agua de la que le hemos puesto al principio. Se repite el proceso de amasar integrando el agua a la masa hasta que veamos que nuestra masa es mucho más suave y está mucho más húmeda que cuando la hemos recogido de su primera media hora de reposo.

Ahora es el momento de espolvorear harina sobre la zona de trabajo antes de colocar la masa encima para continuar amasando logrando una masa elástica que nos permita manipularla con facilidad. Cuando sea así, volveremos a taparla en este caso durante dos horas en las que, de nuevo, volverá a aumentar su volúmen.

Tras estas dos horas pincharemos la masa y la dejaremos reposar unos minutos más hasta que haya dejado de aumentar su volumen para darle ahora la forma final de nuestro pan. Una vez le hemos dado la forma de pan la dejaremos reposar otra media hora tapada con varios cortes en la parte superior.

Por último, hornearemos nuestra masa a 210 grados durante unos 40 ó 50 minutos hasta que veamos que tiene el color deseado. Es el momento de sacarlo del horno y empezar a degustar nuestro pan hecho en casa con ese sabor tan característico del pan casero.