Receta pan: Cómo hacer una hogaza casera sin masa madre

Una de las sensaciones más gratas de todo cocinero amateur es la que se siente cuando te das cuenta que eres capaz de elaborar una barra de pan con ese aroma tan particular propio de las hogazas caseras y cuyo sabor, mucho más potente y natural que el del pan industrial, tanto gusta a uno mismo y a los invitados a su degustación.

Es por eso que en este post nos hemos marcado el objetivo de enseñar a todo el mundo a hacer pan casero, y lo que parece más complicado, hacerlo sin masa madre y de una manera rápida y sencilla. Es por eso que, si no eres muy habilidoso en la cocina, no te preocupes y sigue paso a paso la receta y verás como eres capaz de acabar comiéndote tu propia hogaza de pan casera tras el primer intento. Vamos allá:

Ingredientes para elaborar una hogaza casera:

– 350 gramos de harina de trigo de fuerza
– 190 miligramos de agua a temperatura ambiente
– 5 gramos de levadura seca
– 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
– 1 cucharadita pequeña de las de café, de sal

Elaboración, paso a paso, de una hogaza de pan casera:

Para empezar debemos poner el líquido elemento en un bol y agregarle, siguiendo este orden mientras removemos tras añadir cada ingrediente, la levadura, la harina, el aceite y la sal. Repetirmos que es capital no alterar el orden ya que si la lavadura y la sal entran en contacto echaremos por tierra la receta.

Una vez tenemos esto removido será el momento de amasar hasta que consigamos hacer una masa compacta y homogénea que nos permita manipular tranquilamente su forma con nuetras manos.

Espolvorea un poquito de harina sorbe una tabla o la encimera y colócala después encima para seguir masajeándola durante unos diez minutos. El masajeo debe realizarse doblándola una y otra vez sobre sí misma.

Pasado ese tiempo haremos con ella una bola que volveremos a dejar en el bol, cubierta ahora con papel film. La dejaremos así durante una hora. Una vez pase este tiempo veremos como esta se ha hecho prácticamente el doble de grande.

Será pues el momento de sacarla del bol y amasarla hasta dejarla plana, para seguir amasándola como antes, es decir, doblándola encima de sí misma hasta dejarle la forma de hogaza, si es que no se quiere dejar otra forma como la de una barra o una baguette. En este caso, le haremos la forma de hogaza.

Cuando la tengamos la colocaremos sorbe papel de horno tapada con un trapo nuevo para dejarla reposar así durante otros 50 minutos.

Ahora será el turno de precalentar el horno a 250 grados, si puede ser, activando la opción vapor. Si tu horno no dispone de ella, coloca un recipiente con agua en su interior mientras se hornea nuestra hogaza. Antes de dejarla dentro, recuerda hacerle unos cortes con un cuchillo para hacerla más atractiva visualmente.

Hogaza dentro del horno, en la zona central del mismo y horneado durante un cuarto de hora a esos 250 grados a los que habíamos precalentado. Pasado este tiempo bajaremos la temperatura a 225 durante media hora más.

Durante todo este proceso iremos vigilando la hogaza ya que, dependiendo del horno, el tiempo puede extenderse.

Menú para sorprender a tu pareja en San Valentín

San Valentín ya asuma a la vuelta de la esquina y son muchos los enamorados románticos que tienen previsto prepara una cena a la luz de las velas para tan señalada fecha para todas las parejas.

Para aquellos que estén buscando sorprender con una cena perfecta y fácil de prepara a su pareja les vamos a dejar aquí un menú con el que empezar una noche que debe acabar, mejor si cabe. Tomen papel y boli.

El menú de San Valentín 2017 podría empezar con un tartar de tomate, mozzarella, albahaca y langostinos. Para hacerlo tan solo tendremos que cortar con un cuchillo bien afilado el tomate en daditos lo más pequeños posibles que colocaremos en un molde redondo hasta conseguir una montañita perfefcta que tendrá en la parte superior otros daditos de mozzarella, unos langostinos que apenas deberemos marcar unos segundos en la plancha antes de servirla y un par de hojas de albahaca. Tan sencillo y tan sabroso.

Como plato principal, tres propuestas, por un lado unas rodajas de pollo o cualquier otra carne que rellenaremos con jamón, queso y unos espárragos trigueros y que será el horno quien se encargue de hacerla. La idea es hacerla durante unos pocos minutos a unos 180 grados. Cuando veamos que está dorada, será el momento de sacarla.

Si se prefiere algo de pescado, la opción más sencilla es colocar en la plancha unas gambas, langostinos, algo de sepia y abrir unas almejas para hacer una parrillada. De nuevo, cuando todo esté doradito es que estará al punto para salir.

Por último, la opción vegetariana pasaría por hacer unos tallarines de calabacín y zanahorias y agregarles un poco de nata salpimentada al gusto. Si gusta, se pueden añadir unas gambitas peladas a la plancha.

En cuanto al postre, de nuevo algo sencillo y delicado. En este caso buscaremos un vaso de cocktail o de martini y colocaremos, cortado muy fino, un poco de fresa, naranja o mandarina y kiwi, que aderezaremos con un poco de zumo de mango. Tan sencillo como eso. Para que quede redondo jugaremos con la colocación de los elementos hasta que quede de lo más elegante.

Si a esta cena le agregamos un buen vino blanco, o tinto si optamos por la opción principal de la carne, tendremos todos los números para poder triunfar preparando una cena de diez, incluso sin que hayamos cogido nunca las sartenes, más que para colocarlas en el lavavajillas.

Si aún así tienen alguna duda sobre cómo preparar alguno de estos tan sencillos como ricos platos, os aconsejamos que busquéis alguno de los muchos vídeo tutoriales que puedes encontrar en Youtube y en los que se explica con imágenes y paso a paso cualquier receta como las que aquí os hemos presentado.

No seas manazas, no intentes hacer más de lo sabes, y ponle mucho cariño. Si lo haces, estarás listo para triunfar con una cena de lo más romántica que tu pareja no olvidará. ¡Ah! No olvides comprar un par de velas para la ocasión.

Comida India: Qué pedir para disfrutar al máximo y no morir de picante en el intento

Si hay una comida que cada vez está más de moda esa es la india. La gran variedad de sus platos en función de las decenas de regiones de su amplio país, la infinita gama de especias utilizadas en sus platos y lo sabrosas de sus milenarias recetas tienen la culpa. El exotismo tiene el resto.

Es por eso que, para los menos duchos en la gastronomía india y más curiosos gastronómicamente vamos a tratar de introducirlos en la apasionante y casi infinita comida del país asiático que tanto adeptos cosecha en todo el mundo.

Lo primero que debemos saber de la comida india es que allí, a diferencia de en los países occidentales, no hay entrantes, primeros, principales… ni platos propios. Toda la comida que se pone encima de la mesa tiene el mismo rango y toda se comparte. Algo que ahora seguro explica muchas de tus dudas.

Si hay una comida que más o menos se extiende a lo largo y ancho del subcontienente indio esa es el thali. Una especia de menú degustación de salsas especiadas que se acompañan de arroz y que se sirven sobre hoja de banano. Obviamente, toco con las manos.

Al lado de este menú degustación que estamos elaborando colocaríamos un plato de samosas, que no son más que empanadillas indias con carne o verduras y unas pakoras, que serían como unos buñuelos de verduras especiados que son ideales para complementar con algo más sólido el thali.

Si hay un plato especialmente sabroso es el humilde dal, o guiso de lentejas picante que es toda una delicia y que en su versión makhani es toda una gozada. Otros platos vegetarianos -la mayoría lo son porque el país lo es en su gran mayoría- son el aloo gobhi, o curry de patatas y coliflor, y el okra o judía verde.

Los lácteos son otro de los complementos habituales en sus salsas como sucede en el paneer palak, un guiso de espinacas. Ante la ausencia de ternera, prohibida en la mayoría de lugares, el consumo proteínico recae sobre el cordero y el pollo, ya que el cerdo también es una rara avis, sobre todo en la zona norte del país y en la frontera con Pakistán a través de Kachemira.

Es allí donde sirven el rogan josh, un guido de cordero espectacular que vale la pena probar. Los amantes del pescado y el marisco lo podrán encontrar, sobre todo, en la zona del Golfo de Bengala donde uno de sus platos estrella es el narial jhinga que puede llevar gambas o pescado con curry y leche de coco.

Picante, más o menos, pero picante

El naan bread, hecho en horno, las especialidades tandoori, también al horno y las masalas -mezclas de especias- no pueden faltar junto al pan en una comida elaborada con un alto nivel de especias picantes para un paladar español. De hecho, en la mayoría de ocasiones, cuando pidamos un plato ‘nada picante’ encontraremos uno que lo será en menor grado pero lo seguirá siendo. No saben cocinar sin él y debes tenerlo claro antes de sumergirte en esta comida. Vale la pena.

Época de matanza: Así se hace de manera tradicional, paso a paso

De la mano del invierno, en muchos pueblos de España, y también de los países europeos, llega el momento de hacer la matanza. Es decir, el sacrificio -en España principalmente de cerdos- de animales después de que estos hayan alcanzado la madurez para la elaboración de alimentos que surtan a las familias durante todo el año.

Una tradición que tiene tres fases necesarias antes de que lleguen las delicias cárnicas a la mesa. La primera, la del engorde, en la que los porcinos pasan de la lactancia a alimentarse durante varios meses, en función de para lo que vayan a ser utilizados a la postre, y que se suele situar en los diez meses.

Ya en la segunda será cuando se sacrifique a los animales y que durará alrededor de dos o tres días y en la que vamos a poner el foco. Y es que tradicionalmente se aprovechaban los días previos para avisar a la familia y congregarla a la mesa para el gran momento, llamándose al mejor matarife y afilando los cuchillos empleados el día D a la hora H.

Temprano, después de un buen desayuno, el maratife agarra con un gancho al animal del pescuezo y le lleva a la sala donde aguarda la familia para atar, aguantar su intento de escapada y recoger la sangre que este vaya dejando durante el proceso de sacrificado. De esta sangre se sacará lo necesario para el embutido no dejando que esta se cuaje removiéndola.

Ya sin sangre, es el momento de quemarle el pelo y abrirlo en canal, retirándose posteriormente las vísceras en un momento de los más desagradables ya que el olor de el estómago y los intestinos mientras se lavan, son de lo más fuertes para los menos duchos en estos asuntos. Después de que el veterinario dé el visto bueno, será el momento de despedazarlo para aprovecharlo entero.

Mientras que los jamones y las paletillas se salarán, se adobarán los lomos, se sazonarán los chorizos con sal y pimentón y se sazonará el tocino. Los chorizos con carne picada y la morcilla con sangre y cebolla o arroz se realizará a los dos o tres días introduciéndola en la tripa limpia del animal. Los ahumados, como las morcillas, serán expuestos al humo.

Cebado, matanza y curado: Así se elabora el embutido

Por último llegará la fase del curado, que se producirá mayoritariamente en salazón y dejando que el aire y el tiempo pongan de su parte para curar las piezas llegando en muchos casos a dejarse durante años antes de retirarse de donde se han colgado de un alto para consumirse.

Es entonces, cuando ha acabado la curación, cuando está listo para ponerse encima de la mesa y, acompañados de un cuchillo, un tenedor y algo de pan, dar buena cuenta de un proceso ancestral que dura varios días y que tiene lugar en invierno en muchas poblaciones de España, y de todo el viejo continente. El resultado, ya lo saben, una exquisitez de primer orden.

Recetas de platos para combatir el frío del invierno

Estamos en pleno invierno y, una de las consecuencias de las bajadas de las temperaturas, es la necesidad que nos genera nuestro cuerpo de comer más calentito, más calórico y, en definitiva, apostar por las tradicionales recetas invernales.

Si en algo es rico España es en gastronomía y, por ende, en un recetario del que vamos a rescatar algunos de los platos que nos ayudarán a aumentar en varios grados nuestra temperatura corporal… mientras de paso disfrutamos de una sabrosa comida.

Uno de los clásicos, y también de los más fáciles, es el caldo de pollo o gallina, según la zona de España y el precio de los alimentos en el mercado. Para elaborarlo tan solo tenemos que tener tiempo y paciencia para poner en una olla con agua el producto principal y algunas verduras como la cebolla, la zanahoria y el pimiento, además de tomate. Si además tenemos garbanzos a mano, mejor que mejor. Si disponemos de poco tiempo, siempre podemos echar mano de la olla exprés.

Los guisos son una de esas comidas que apetecen en invierno y que nos llevan a salivar nada más oler la preparación y colocar la cuchara en la mesa. Uno de los más clásicos en España es el de alubias, que puede ser más o menos calórico en función del gusto. En el primer grupo incluiríamos las alubias con chorizo, a las que echaremos garbanzos y un hueso de pollo para dar más sabor la hora larga que dejaremos cociendo en el fuego. En el segundo grupo podríamos meter las alubias con calamar y verduritas. Las dos son un éxito asegurado.

El plato por excelencia del País Vasco, el marmitako, es otro de los que vale la pena tener la receta cerca durante estos días de frío. Aunque el bonito -ingrediente principal de este plato- no está de temporada, podemos echar mano de atún de piscifactoría… o también de salmón, trucha u otros pescados que están ahora en su momento. Con sus verduritas y un trozo de pan para dejar el plato limpio tendremos una comida de diez.

No pueden faltar las legumbres en la mesa de una cocina española en invierno. Si antes mentábamos a los garbanzos, ahora nos acordamos de las tradicionales lentejas. De nuevo dos versiones. La primera, más potente, con chorizo, morcilla y jamón. La segunda, más liviana, de verduras con zanahoria, patata y judías. Ambas necesitarán de un buen rato de olla que recompensará la espera de todas todas.

Más de lo mismo en relación a las sopas. La que os recomendamos desde aquí es la mítica minestrone con alubias blancas, verdutias de temporada y queso en un plato caliente, con tropezones que invitan a seguir dando cucharadas y con la que incitara a los más pequeños a comer de todo.

La última propuesta que recomendamos desde aquí es la crema de calabaza, que parece estar también volviendo a vivir una segunda juventud, retocada al gusto. Más allá de la reina anaranjada de este plato, apuntar que el vino blanco, el cava o la sidra y los frutos secos le quedan de muerte… ¡y también las gamnas. ¡Prueba y nos comentas!

Cómo perder peso tras los excesos de las Navidades y Reyes

Por fin. Después de arrancar a mediados de diciembre con las comidas familiares, las cenas de empresas y los reencuentros de todo tipo que han acabado con el último gran exceso calórico en forma de roscón de Reyes, llega el momento de recuperar la normalidad. Antes, eso sí, sería aconsejable ponerse a plan para bajar esos entre dos y cinco kilos más de media que hemos incorporado a nuestro cuerpo y que actúan como una mochila de peso que tenemos que quitarnos de encima cuanto antes.

En esta empresa vamos a tener que seguir dos caminos en paralelo en el que no deberíamos permitir que ninguno de ellos nos fallara si queremos llegar a San Valentín con nuestro peso anterior… e incluso con algo menos de lo que iniciamos este carrusel de comilonas: El deporte y la dieta.

En cuanto al primer punto, el del ejercicio físico, no pasa precisamente por apuntarnos a correr una maratón, pero sí por dedicar al menos media hora diaria a andar, patinar, nadar o algo más si es la bicicleta nuestro medio preferido para hacer deporte. Si por cuestiones de la vida diaria no podemos cumplir cinco salidas y tenemos que quedarnos en tres o cuatro, deberemos andar rápido, patinar algo más veloces o aumentar el paso por piscina si nadamos.

En relación al segundo punto, el de la dieta, los distintos nutricionistas consultados por este portal nos han apuntado a las cada vez más recurridas y recurrentes dietas detox de depuración, ya que gran parte del peso ganado se ha debido a los excesos con el alcohol, lo que no ha salido gratis mermando gran parte de nuestro interior a cada trago.

Así pues, vamos a empezar por eliminar de nuestra dieta durante este próximo mes las frituras, los alimentos grasos como los lácteos, los duces y las bebidas carbonatadas. El alcohol, lo dejaremos para el sábado y restringiéndolo únicamente a una copa.

En el capítulo de alimentos recomendables encontramos las verduras al horno, las cremas o purés, las sopas poco grasas, los hervidos, las legumbres y las frutas de temporada. Si somos capaces de aguantar cuatro o cinco semanas sin saltarnos esta dieta, estaremos en el camino de la reducción rápida de peso en nuestro cuerpo.

Deporte + comida sana = pérdida de peso

Si nos centramos en las verduras, el brócoli, la col, la rúcula o las judías pueden ser ideales, mientras que si ponemos el foco en la fruta el tomate, la piña, la papaya, el mango o la naranja y la mandarina pueden ser algunos de nuestros mejores aliados en esta difícil empresa de perder peso.

Por último, e igual de importante de lo expuesto anteriormente, es recomendable dividir estas comidas en cinco, y recudir las raciones al menos en un cuarto en relación a lo que lo hacíamos previamente a todo este cúmulo de excesos que nos ha traído a esta situación. Sé honesto y no te la saltes si de verdad quieres hacerlo. La pérdida de peso, siguiendo estas recomendaciones, está garantizada.

Banquetes alternativos para tu boda

Nadie dice que los banquetes de boda tradicionales no estén bien. De hecho, como casi siempre, acaba dependiendo del gusto de los novios y el gasto que estas decidan establecer a la hora de elaborar un menú desde sus tentempiés en el piscolabis de recepción hasta el último bocado de la tarta.

Sin embargo, cada vez son más los novios que optan por una alternativa. Los banquetes de siempre están muy vistos para muchos de los novios más modernos que buscan una boda diferente en todos los sentidos, y también en lo que se refiere a la parte gastronómica, tan importante para una celebración de boda.

Es por eso que en este post vamos a tratar de mostrar algunas de las alternativas que mejor están funcionando y que más llaman la atención de los novios que buscan ‘un banquete diferente’ para el día más importante de sus vidas.

Aunque cueste un poco más que la mayoría de menús prefijados por los lugares de celebración de estos eventos, si hay una alternativa al banquete tradicional que está triunfando en los últimos meses y que lleva camino de convertirse en una tendencia que llega para quedarse es la conocida como ‘Cooking on demand’. Esto no es nada más que una cocina abierta u ‘Open kitchen’ en la que un cocinero y sus distintos ayudantes elaboran, siguiendo una carta con distintas posibilidades, el plato que desee el comensal al momento, lo que convierte el banquete en toda una experiencia que, además, incita a los corrillos entre invitados y a seguir tomando mientras se espera a que el plato esté finalizado en mesa o en una barra contigua.

Una derivada de esta primera opción es la que pasa por llevar a profesionales de distintos tipos de comida con un pequeño stand. De esta manera, podemos tener un cortador de jamón cortando sin parar a modo de aperitivo por un lado, a un japonés elaborando sushi en otro stand, a un cocinero con un hornito sacando piezas de carne por otro y a un barman elaborando cócteles por otro. Una propuesta divertida que, si es variada, acaba resultando todo un éxito.

Cocina al aire libre, tendencia de 2017

Seguro que muchos de ustedes ya han estado en alguna boda en la que el banquete se ha personalizado haciendo uso de las cada vez más famosas ‘food trucks’ o caravanas de comida. En espacios grandes y abiertos, cada vez son más los organizadores de bodas los que ofrecen a los novios la posibilidad de incorporar hasta cinco propuestas distintas a sus invitados como la comida japonesa, la carne, la italiana, la vegana y la dulce, por ejemplo.

Por último, son cada vez más los novios que deciden importar un catering de altura al espacio alquilado para la celebración, con chefs de renombre, que ofrecen en bandejas entre los invitados que están entre de pie y en taburetes y mesas altas disfrutando de una comida elaborada ‘en miniatura’ para ser consumida de uno o pocos bocados sin que por eso se pierda la calidad y la elegancia de un plato principal.

Cuál es la dieta idónea de un runner y cómo debe ser el desayuno previo a una carrera

Qué difícil es, hoy en día, no haber sucumbido a la excelente moda de cuidarse y estar corriendo de vez en cuando en alguna de las carrera populares que inundan todas las ciudades de España o, como mínimo, tener a familiares y amigos cercanos que son todos unos ‘adictos’ a correr.

Si este es vuestro caso, o lo es de vuestra pareja, o vuestro hijo, seguro que os habéis preguntado cómo debe ser la alimentación de una persona con un nivel de gasto energético por encima de lo normal, es decir, por encima de las 1.500 calorías en el caso de las mujeres y de alrededor de las 2.000 en el de los hombres.

Pues bien, lo cierto es que lo ideal para estos, como para el resto, es seguir la dieta mediterránea que está compuesta por un 50 por ciento de hidratos de carbono, un 30 por ciento de proteínas y un 20 por ciento grasas, que extraeremos mayoritariamente de la fruta, la verdura y del arroz y la pasta que combinaremos con carnes, pescados y legumbres y que regaremos con agua y zumos recién exprimidos.

Así pues, un menú ideal, perfecto para cualquier persona que se quiere cuidar y hace deporte podría empezar con un desayuno con una tostada con aceite de olvida y una lonchita de pavo o jamón, un poquito de muesli, una manzana o una naranja y un café.

Ya a media mañana podríamos tomar una segunda pieza de fruta a elegir y que será el último bocado previo a la comida. En cuanto a la comida, ya se sabe, hay que comer de todo, pero si por ejemplo tenemos una carrera al día siguiente podríamos empezar el acopio de hidratos comiendo algo de arroz, pasta o patatas, combinándolo con verduras y finalizando, en el postre, con otra pieza de fruta, la tercera del día.

La merienda, sí, han adivinado, volverá a contener una pieza de fruta que regaremos con agua o zumo, nunca con bebidas carbonatadas, completamente descartadas a la hora de hacer deporte, sobre todo si estamos cerca de una competición. Ni que hablar de que el alcohol está completamente prohibido.

Ya para la cena, una ensalada, un trocito de pechuga a la plancha con un golpe de aceite de oliva y, si corremos mañana, una patata hervida, o de nuevo un poquito de arroz o pasta blanca, sería ideal para irse a la cama, no sin antes volver a tomar la quinta pieza de fruta diaria.

El desayuno perfecto de los corredores

Como estamos partiendo en la elaboración de este menú en que tenemos una carrera cercana, el día de la carrera no variaremos el menú del desayuno. Sólo nos aseguraremos de que la fruta sea un plátano y podremos variar el muesli por gelatina si nos espera una carrera muy larga en kilómetros y horas. Es importante que los días de antes, y también hasta el inicio de la carrera, se vaya bebiendo agua constantemente, pero en pequeños tragos, para llenar las reservas de líquidos del cuerpo antes de que lo pongamos al límite.

Opciones de menú para Nochevieja para todos los bolsillos

Si bien a estas alturas, casi todo el mundo tiene claro si va a cenar en casa o lo va a hacer fuera, y en el caso de los primeros qué hacer, más o menos, para los anfitriones más rezagados y para aquellos que tengan dudas sobre el menú ideal para esta Nochevieja 2017, vamos a dejarles algunas propuestas para todos los bolsillos que esperemos les gusten.

Menú Gourmet Nochevieja 2017

La opción para los bolsillos más pudientes y menos dañados comenzaría con un pequeño piscolabis para tomar de pie, antes de sentarse en la mesa, y arrancaría con unos canapés de caviar iraní, salmón noruego ahumado y unos pequeños platos de Joselito o Cinco Jotas con los que empezar a abrir boca con un martini o con champán, al gusto.

Ya una vez sentados, como primero, sopa de mariscos nobles con centollo, gamba roja de Denia y moluscos al gusto. También se podría ofrecer una mariscada con percebes, ostras, langostinos de Huelva y otras delicias del Atlántico si se quiere ir a lo grande.

Como plato principal, cordero lechal al horno (de menos de tres años) o lubina al horno con verduras de temporada maridadas con un buen Ribera o Rioja tinto en el primer caso y con un Albariño o un buen blanco del Pendés en el segundo.

Ya de postre, trufas de cochocolate y maracarons son el complelento perfecto para antes del café y del brindis con Moët Chandon o Veuve Cliquot, si no con un buen cava catalán, que los hay que son auténticas delicias para el paladar.

Menú económico Nochevieja 2017

En esta opción, que pretende ser vistosa pero no especialmente cara, arrancaremos con pinchos de ensaladilla rusa con angulas por encima y de tortilla de gambas antes de sentarse en la mesa.

Ya como primero, abriremos con una ensalada de cigalas en las que saldremos a dos piezas por persona, siendo el resto de la fuente verduras salteadas para decorar un plato vistoso y gustoso que aliñaremos con vinagre de módena.

En cuanto a los principales, de nuevo dos opciones, la carnívora será paletilla de cordero. Si en la carnicería sale por encima del presupuesto, en los supermercados de confianza las están vendiendo ya a poco más de 15 euros listas para calentar en el horno y agregarles la guarnición. En la opción de pescado, recurriremos al rape o la merluza, en función de los precios, que haremos con una salsa verde con perejil, aceite de oliva y ajo frito que le queda de muerte.

Para acabar, como postre, se puede intentar ponerse manos a la obra con una tarta tres chocolates que sólo nos pedirá tres tabletas y lo necesario para que aquello suba o recurrir a alguna de las que ya están preparadas en los supermercados que salen muy bien de precio.

Para brindar, un buen cava valenciano o catalán de los más comunes se antoja como el final de fiesta perfecto sin que la cena se acabe de llevar por delante lo que resta en la cuenta corriente.

La Liste: Los mejores restaurantes del mundo de 2017

Ya se conocen los integrantes de la reputada ‘La Liste’, la Lista de Los 1.000 Mejores Restaurantes del Mundo 2017. Un ranking de restaurantes que se elabora a través de la información extraída de más de 300 guías gastronómicas de los cinco continentes y que, a diferencia de la The World’s 50 Restaurants, echa manos de la opinión de los clientes en distintos foros reconocidos como TripAdvisor, blogs gastronómicos, periódicos digitales, chefs o críticos gastronómicos. En cuanto a los españoles, el primero en la lista es El Celler de Can Roca de Girona, en quinta posición.

La Lista de los 100 mejores restaurantes del mundo de ‘La Liste’:

1- Guy Savoy – Paris (Francia)
2- Kyo Aji – Tokyo (Japón)
3- Le Bernardin – New York (Estados Unidos)
4- Alain Ducasse au Plaza Athénée (Francia)
5- El Celler de Can Roca – Girona (España)
6- Jean-Georges – New York (Estados Unidos)
7- Osteria Francescana – Modena (Italia)
8- Kyubey – Tokyo (Japón)
9- Restaurant de l’Hôtel de Ville (Suiza)
10- Joël Robuchon – Yebisu Garden Place (Japón)
11- Cheval Blanc – Hôtel Les Trois Rois – Basel (Suiza)
12- Régis et Jacques Marcon (Francia)
13- L’Assiette Champenoise – Reims (Francia)
14- Da Vittorio – Brusaporto (Italia)
15- Auberge du Vieux Puits (Francia)
16- L’Ambroisie (Francia)
17- Martín Berasategui – Lasarte-Oria (España)
18- Schwarzwaldstube – Baiersbronn (Alemania)
19- Lameloise – Chagny (Francia)
20- The Capital – Beijing Hong Kong Jockey Club – Beijing (China)
21- Kitcho Arashiyama (Japón)
22- Maison Troisgros (Francia)
23- Pavillon Ledoyen – Yannick Alleno – Paris (Francia)
24- Hertog Jan (Bélgica)
25- L’Arpège – Paris (Francia)
26- Schauenstein (Suiza)
27- Le Calandre – Rubano (Italia)
28- Azurmendi – Larrabetzu (España)
29- Le Louis XV – Alain Ducasse – Monte-Carlo (Monaco)
30- Le Pré Catelan (Francia)
31- Flocons de Sel – Leutaz (Francia)
32- Eleven Madison Park (Estados Unidos)
33- De Librije – Zwolle (Holanda)
34- Nahm (Tailandia)
35- La Vague d’Or – St-Tropez (Francia)
36- Huai Yang Fu at Andingmen – Beijing (China)
37- Attica – Melbourne (Australia)
38- Robuchon au Dôme 天巢法國餐廳
39- Les Prés d’Eugénie – Michel Guérard (Francia)
40- The French Laundry (Estados Unidos)
41- Gordon Ramsay – London (Reino Unido)
42- Blue Hill at Stone Barns (Estados Unidos)
43- La Pergola – Roma (Italia)
44- San Pau (España)
45- Central (Perú)
46- La Yeon (Corea del Sur)
47- Aqua (Alemania)
48- The Restaurant at Meadowood (Estados Unidos)
49- Georges Blanc – Vonnas (Francia)
50- Vendôme – Bergisch Gladbach (Alemania)
51- Hof van Cleve – Kruishoutem (Alemania)
52- Victor’s Fine Dining by Christian Bau (Alemania)
53- Arzak – Donostia – San Sebastiàn (España)
54- Waldhotel Sonnora (Alemania)
55- Bareiss (Alemania)
56- Gaon (Corea del Sur)
57- Pierre Gagnaire – Paris (Francia)
58- Maison Pic – Valence (Francia)
59- L’Epicure – Paris (Francia)
60- Alinea (Estados Unidos)
61- Geranium (Dinamarca)
62- Vue de Monde – Melbourne (Australia)
63- Le Cinq – Paris (Francia)
64- Obauer (Austria)
65- The Fat Duck (Reino Unidos)
66- Kikunoi – Minato (Japón)
67- Bing Sheng Gong Guan (China)
68- Auberge de l’Ill (Francia)
69- La Vie (Alemania)
70- Simon Taxacher (Austria)
71- Maison Bras (Francia)
72- Astrance – Paris (Francia)
73- D.O.M (Brasil) Mibu – Tokyo (Japón)
74- Quintessence – Tokyo (Japón)
75- Maaemo (Noruega)
76- La Grande Table Française (Marruecos)
77- Gästehaus Klaus Erfort (Alemania)
78- Akelarre – Donostia – San Sebastiàn (España)
79- Sepia (Australia)
80- The Table (Alemania)
81- Dulce Patria (México)
82- Piazza Duomo – Alba (Italia)
83- Matsukawa – Tokyo (Japón)
84- Comme Chez Soi (Bélgica)
85- De Leest – Vaassen (Holanda)
86- Alain Ducasse at The Dorchester (Reino Unido)
87- Dal Pescatore – Canneto Sull’Oglio (Italia)
88- Le Grand Véfour (Francia)
89- Didier de Courten (Suiza)
90- Blue Sky by Meir Andoni (Israel)
91- Steirereck (Austria)
92- Domaine de Châteauvieux (Suiza)
93- Seehotel Überfahrt Christian Jürgens (Alemania)
94- Brae (Australia)
95- Daniel (Estados Unidos)
96- 8 1/2 Otto e Mezzo – Bombana (Hong Kong)
97- Nihonryori Ryugin – Tokyo (Japón)
98- Quay – Sydney (Australia)
99- Hyo-tei (Japón)
100- Saison (Estados Unidos)